Ahorrar dinero con el cambio de talla en los niños

Tener hijos es un gasto, eso es cierto, pero también lo es tener un coche, comida en la nevera o agua en casa. El dinero nunca debe ser un impedimento a la hora de decidir tener hijos, porque tú eres quien pone las condiciones, y créeme, un niño va  a agradecerte más tu atención y tu cariño incondicional, que tener ropa de marca en cada temporada.

Yo compro barato, lo he dicho siempre y no me avergüenzo de ello, porque vestir más  caro no significa necesariamente vestir bien. Siempre lo he dicho, la elegancia y el saber estar van en la persona, no en la ropa, y quien es elegante, lo es hasta en pijama.

Tener una situación económica ajustada te obliga a muchas cosas, entre ellas, a pensar con cabeza y entender que cantidad a veces es mejor que calidad. Por eso, yo me niego a pagar 19€ por un pantalón vaquero si en otro sitio puedo conseguir uno a 13€. Y eso lo aplico a todo.

Pero aunque compres barato, hacer un cambio de armario completo se lleva su dinero y, cuando los niños cambian de talla,los padres temblamos.

No te apures, es posible hacer un cambio de armario sin que suponga una nueva cuesta de enero o septiembre, si lo haces con cabeza.

Aquí mis trucos:

Revisa todo lo que puedes aprovechar de la talla anterior. Los pantalones cortos generalmente se pueden reutilizar un año más si no se nota mucho la diferencia de altura, los vestidos no muy amplios pueden reutilizarse con leggins debajo, y la ropa que aún está en buenas condiciones se puede dejar para estar en casa.

Yo tengo ciertas referencias para que mi hijo deje de utilizar las prendas. Por ejemplo, las camisetas, aunque a simple vista le queden bien, desde que llevante los brazos y se le vea un poco la barriga, pasan directamente al cajón de estar en casa. Con las camisetas de manga larga tengo también la referencia del huesito de la muñeca, así que cuando se le empieza a ver es signo de que le va quedando pequeña. Los pantalones igual, cuando le quedan demasiado estirados, o se le ven los calcetines (él usa pantalones con elástico en el talón, porque duran más que los otros 😉 ), ya deja de usarlos en la calle.

Este es mi criterio, en ese momento la ropa se nota que está pequeña y no me resulta bonita a la vista, pero la puede seguir utilizando para estar en casa.

Nosotros tenemos ropa de calle y ropa de estar en casa, así que nada más entrar por la puerta nos cambiamos. Por esa razón, cuando mi hijo llega del colegio se pone ropa de estar en casa, que son prendas de la talla anterior a la actual. Como no se ha exprimido la talla, sino que se ha sustituido con los primeros signos de necesitar un cambio, es ropa que aún le vale, sólo que no me gusta para salir a la calle. A mí, que visiblemente se note que la ropa está pequeña me parece un horror (en niños y también en adultos), por eso estoy siempre pendiente.

Haz una lista. Es imprescindible ante un cambio de armario saber qué es lo que necesitas comprar. Por eso, apunta lo que necesitas y lo que ya le tienes guardado si alguien le regaló algo demasiado grande. Así será más fácil comprar con cabeza y hacer combinaciones para poder utilizar bien toda la ropa.

Compra ropa siempre que tengas oportunidad, aunque no la necesiten, pero de la talla siguiente. Este es mi gran truco. Si vas a una tienda y ves ofertas coge varias piezas de la talla siguiente (aunque la suya le quede perfecta aún) y guárdalas. Cuando llegue el cambio de tallas lo agradecerás.

Por este motivo me gusta comprar en Primark, porque tienen pequeñas secciones “descuento”, con mucha ropa de la temporada anterior o que no se ha vendido, súper rebajada.

De esta manera, durante el curso pasado le fui comprando a mi Terremoto ropa a precios muy bajos de la sección “descuentos” de Primark de la talla 5-6 años, pese a que la anterior, la 4-5, le iba bien: hoy un suéter de 10€ rebajado a 3€ y un pantalón deportivo de 8€ rebajado a 2€, el próximo mes un puñado de camisetas todas a 1€, camisetas de manga larga a 1,50€ que suelen costar 5€, y así.

Todo lo fui guardando, y cuando llegó el cambio de talla, en septiembre, con la vuelta al cole, mi hijo tuvo ropa para vestir bien sin necesidad de ir enseñando el ombligo por la vida, y sin grandes desembolsos económicos de golpe.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Toda la ropa que ves en esta presentación fue adquirida poco a poco, sin necesitarla, para ir guardando, y a día de hoy es la que está utilizando mi hijo. El coste total no supera los 70€.

Cuando alguien les regale dinero aprovéchalo para este fin, y para su cumpleaños o Navidad pide que les regalen ropa especificando la talla que necesitas.

Acepta ofrendas. Pasarse la ropa entre hermanos y primos es algo que ha solucionado muchas papeletas a las familias desde siempre. Si tienes esa oportunidad, aprovéchala, siempre y cuando la ropa esté perfecta, claro.

Guarda para los hermanos o dona la ropa. Si tienes hijos más pequeños o piensas tenerlos, guarda todo lo que puedas para ellos cuando los mayores cambien de talla. Revisa la ropa y, todo lo que puedas aprovechar, te encantará descubrirlo dentro de unos años cuando vayas a hacer repaso de lo que le tienes guardado para su cambio de talla.

Yo me paso el año con este tema en mente, es algo que no quiero que me coja por sorpresa porque como ya dije antes me parece horroroso que se note que la ropa está pequeña, más en los niños, que no paran quietos y todo se nota. Respeto a quien este tema no le importe y exprima la ropa de sus hijos hasta el final, pero no es mi estilo y es algo que no me gusta para los míos.

Para mí, dar a mis hijos lo que necesitan pasa por cubrir también temas como estos, aunque no me sobre el dinero. Hacer las cosas con cabeza y consciencia nos soluciona muchas papeletas a la hora de gastar dinero.

Y tú, ¿cómo afrontas el cambio de talla de tus hijos?

Anuncios