Niños y baños públicos

Siempre he tenido este dilema, y es que ser madre de un varón conlleva que en algún momento tendrán que entrar solos a un baño diferente al tuyo.

Sinceramente, me siento como si fuera a enviar a mi hijo a la selva. Llámenme loca, exagerada, irracional, pero se oyen muchas cosas, los niños son muy nobles, y separarme de él por unos instantes y que esté en un lugar donde yo no puedo entrar o verle me produce ahogo desde ya.

Mi hijo mayor tiene 4 años, y el momento en que ya no entre conmigo a un baño de mujeres se acerca. No se cuándo llegará, pero con 7-8 años probablemente quiera entrar solo, quizás a los 6.

Y es normal, es un paso que hay que dar, aunque a mi me aterre que llegue.

Desde siempre, bien por ir con el carrito o porque entramos todos juntos, hemos usado los baños adaptados para sillas de ruedas. Evidentemente son más espaciosos, y cuando voy sola tengo que llevarme el carrito conmigo. Y ahora con la combinación carro + dos niños, es imposible meterse en muchos baños públicos.

Sólo hay dos lugares que conozco que tienen 4 tipos de baños, para hombres, para mujeres, para sillas de ruedas y para familias o niños. Y es una gozada.

En casa no tenemos problema con eso y nunca cerramos el baño, solemos entrar cuando hay otro sin problemas. Así que este tipo de baños nos viene genial porque entramos todos, papá, mamá, los niños y el carrito.

Uno de estos baños que comento es para familias, es grande y tiene WC para adultos y otro para niños, uno al lado del otro, de forma que pueden sentarse dos a la vez. El del otro centro comercial es para niños, igual que cualquier otro baño, con su fila de lavamanos y varios WC individuales con puertas para los niños, adaptados a su tamaño. Este me gusta mucho menos que el anterior porque sólo pueden usarlo los niños, así que si quieres usarlo también tú no puedes porque el WC es muy pequeño, aunque bueno, es un intento.

Yo se que pedir más opciones en un restaurante es complicado por las dimensiones del local, pero desde aquí hago un llamamiento a los ingenieros para que pongan baños familiares en los próximos centros comerciales del mundo, y que tanto papá como mamá puedan cambiar a su bebé y entrar con sus hijos al baño sin problemas.

Por lo pronto seguiremos utilizando el baño adaptado a sillas de ruedas, aunque me sienta mal por ello y corra como el rayo cuando estoy dentro, porque es un servicio que no me corresponde utilizar. Aunque cierto es que muchos de ellos son los que tienen también el cambiador, y en ese sentido sí puedo utilizarlo, pero como jamás utilizo los cambiadores nada limpios de los baños públicos, igualmente me siento mal. Lo que yo voy a hacer lo puedo hacer en cualquier otro baño y ese podría quedar libre.

Como siempre, los seres humanos del mundo que más debemos cuidar, los niños, no son tenidos en cuenta en algo tan básico como esto, y muchas familias tenemos que apañarnos como podamos.

Se que cuando mis hijos sean mayores y quieran entrar solos al baño, lo pasaré realmente mal si van al de los hombres, pero siempre que las circunstancias lo permitan creo que seguiremos utilizando el baño adaptado para sillas de ruedas, aunque entren solos y yo les espere tras la puerta. Al menos así sabré dónde y cómo están.

Y ustedes, ¿cómo se organizan con los niños en los baños públicos? ¿Tienen cerca baños para las familias? ¿A qué edad pidieron sus hijos entrar solos al baño?

Anuncios