El papel del hermano mayor

Dentro de muy poco mi Terremoto va a convertirse en hermano mayor, y lo está deseando.

Este papel lo viviré por primera vez con él porque, como ya saben, soy hija única y no tengo idea de lo que se siente tener un hermano. Ni siquiera con mis primos tengo un lazo tan fuerte que me haga imaginar el rol, aunque supongo que no tendría nada que ver por mucho que se pareciera.

Yo siempre quise tener un hermano, pero no pudo ser, y aunque aprendí a manejarme sola hubo muchos momentos de mi vida que ahora veo que lo necesitaba. Como diría mi madre “burro cargado busca camino”, y así fue, me adapté y aprendí a entretenerme sola, y a buscar diversión en cualquier cosa. Pero me hubiera venido genial un compañero de juegos, sobretodo cuando miro atrás y me veo año tras año, durante un mes de vacaciones, completamente sola con mis padres. Padres que ya he comentado que rara vez jugaban conmigo porque no les emocionaba la idea. Y tampoco las vacaciones eran en un sitio fijo donde pudiera conocer a alguien, pues estábamos pocos días en un mismo sitio.

En definitiva, que siempre me sentí una niña feliz pero ahora con perspectiva me doy cuenta de que no lo fui tanto.

Esa es la principal razón que tuve siempre para no tener un solo hijo. Yo quería que mi hijo tuviera un hermano al menos, con quien compartir juegos, locuras, aventuras, recuerdos, pero sobre todo, ese idioma que sólo logras con un igual. Por mucho que te entiendas con tus padres, por mucha unión que tengas con ellos, tener un igual que sienta y piense similar a ti es un plus.

Y así será dentro de muy poco tiempo.  Voy a poder vivir a través de mis hijos eso que yo nunca tuve, y lo voy a disfrutar de lo lindo.

El papel de hermano mayor es fundamental, no para añadir presión al hermano ni mucho menos, sino por todo lo que ello implica para el pequeño.

Mi Terremoto ya tendrá un rodaje hecho de casi 4 años cuando llegue su hermano, y tiene una gran cantidad de cosas que aportarle. Él está deseando enseñarle cosas a su bebé y yo estoy deseando ver esos momentos, pero sobre todo pienso en el gran maestro que mi pequeño guerrero va a tener en la vida y muero de amor.

Mi Terremoto es puro nervio y energía, no para quieto ni callado nunca, pero a su vez es el vivo ejemplo de la templanza y la madurez. A sus casi 4 años demuestra una responsabilidad y una facilidad de comprensión y aprendizaje que, aunque las conozco, me asombran cada vez que las saca a relucir. Y se que todo eso son ventajas también para mi pequeño.

Ir de la mano de su hermano por la vida descubriendo juntos va a ser una experiencia espectacular, y se que va a ser un regalo para ambos. Este embarazo está siendo desastroso para mí, pero imagino todo lo que vendrá en unos años y me compensa enormemente todo lo que estoy viviendo ahora. Un hijo siempre compensa, pero cuando lo ves todo tan claro, lo hace mucho más.

Para mi un hermano mayor debería ser una guía, una compañía, un apoyo constante, y así me gustaría que fuera mi Terremoto. Y se que lo será.

Me gustaría ver en mis hijos unión, un lazo irrompible pese a los desajustes que puedan surgir, confianza, lealtad y admiración. Quisiera poder lograr que se valoren sólo por el hecho de tenerse, y que el día de mañana tengan un gran recuerdo de su infancia donde piensen, “con mi hermano todo era mejor”.

No se cómo lo lograré pero quiero esforzarme en ello. Aunque no lo he vivido en mi piel, siento que un hermano es el mejor de los tesoros que puede tener un niño, y así quiero que lo sientan mis hijos desde el primer momento.

Sólo con lograr eso me sentiré satisfecha de por vida.

Y para ti, ¿qué significa tener un hermano?

Anuncios