Resumen del blog: Noviembre de 2016

Hemos terminado un mes más y ya no queda nada para cerrar este año 2016 que tanto nos da traído, tanto bueno como no tan bueno. Ya sólo nos quedan 31 días para quemar los últimos cartuchos del año y lograr aquello que nos propusimos y sigue a medias. ¡Aún es posible!

Yo este mes de Noviembre me lo he pasado entre pañuelos, botitos de suero y botellas de agua, y es que llevo con resfriado desde finales de octubre. Tan sólo me ha dado tregua unos días para volver a caer, y ya voy por el tercero.

Ayer tuve cita con mi tocóloga y me recomendó que me pusiera la vacuna de la gripe, porque visto lo visto me puede venir peor, con fiebre y demás. Y como no estoy en el privilegio de tirarme en cama a descansar si cojo una gripe seria, ayer mismo aproveché y me la puse. Sólo espero que si me tiene que venir un resfriado más, que sea leve.

Por lo demás ha sido un mes bastante positivo en el plano familiar, pues a finales de octubre mi MaridoBello tuvo un pequeño accidente laboral que resultó ser peor de lo que parecía, y estuvo de baja hasta mediados de noviembre. No es algo positivo, no, pero si tenemos en cuenta que la herida que se hizo no le hacía el mayor daño, que le permitía tener vida más o menos normal (fue en un dedo de la mano), y que eso hizo que estuviera 16 días libre de presiones y estrés, disfrutando de su familia sin mirar el reloj y que nos vino genial para hablar mucho y recuperarnos como pareja, fue bastante bueno. Por suerte ya está curado al 90% (solo falta que le salga la uña, que ya viene a medio camino), no le duele y puede hacer vida normal.

Así que compensando unas cosas con otras ha sido un mes memorable.

En cuanto al blog, ha habido publicaciones de todo tipo, y en líneas generales estoy bastante contenta con la aceptación y la acogida que sigue teniendo pese a que haya tenido meses de poca actividad.

Empezamos por cumplir un mes más como familia; mi Terremoto ha cumplido 3 años y 8 meses y se nota mucho el cambio con el niño que era. Esto ha venido acrecentado por la entrada al colegio, y últimamente estamos teniendo una etapa un tanto compleja de llevar. En el post La etapa de los 3 a los 4 años hablé de ello.

El peque crece y eso se nota en todos los sentidos, ya no sólo en su actitud sino también en sus gustos e intereses. Ya he comentado varias veces que en casa le dejamos utilizar el móvil de forma esporádica, porque es imposible negárselo. Ha nacido en la era digital y es algo que tiene ante sus narices a diario. Sin embargo hay que hacer un buen uso de ello. Por eso, hice una lista del top de APPS que tengo en mi móvil para él, todas de carácter educativo y que no sean un mero entretenimiento. Así me aseguro que no está desaprovechando el tiempo el rato que está frente a la pantalla.

Y, de cara a la inminente llegada de la Navidad, he hecho la lista de regalos para mi Terremoto en estas fechas. Como mi barriga crece cada día y con ella las incomodidades, necesité ponerme las pilas en cuanto pude, pues me apetece muy poquito pasearme por centros comerciales y hacer colas con el malestar encima. Así que aproveché el momento y de paso compartí nuestras ideas para regalar a niños de entre 4 y 5 años.

Entre las peticiones de mi hijo este año están los libros, cómo no, y aunque tenemos ya vistas algunas opciones seguimos contemplando ideas. Nos encanta conocer libros e historias nuevas y llenar su biblioteca particular de opciones totalmente diferente. Es por eso que cuando me ofrecieron conocer libros nuevos desde Sally Books (una editorial cuyos ejemplares nos encantan), no me lo pensé dos veces, y a los pocos días recibimos en casa dos propuestas de lectura muy interesantes. Son muy diferentes pero tienen un factor común,  una historia sencilla a la que se le puede sacar mucho aprendizaje a través de la conversación. Si estás buscando más ideas para regalar en Navidad, te los recomiendo.

Hemos hablado también de embarazo y bebés, y es que desde bien temprano tengo un síndrome del nido muy acusado,  y unas ganas tremendas de poner la casa patas arriba para renovar todo lo renovable. El dinero no ayuda, evidentemente, así que toca ir haciéndolo poquito a poco.

Unido a esto y a la necesidad de tener sólo lo necesario y no comprar por comprar, hubo también un post hablando de qué regalarle a un recién nacido. Una apuesta interesante tanto si tienes que comprar tú algún regalo o si eres tú la embarazada y no quieres terminar con tu salón lleno de cosas sin uso que no tendrás dónde meter.

Además, y hablando de bebés, revelé el nombre del nuestro y su porqué. Yo soy partidaria de que los nombres vengan a mi, que tengan una razón de ser casi por destino, y cuando nos enteramos de que íbamos a tener un niño y no una niña como creíamos nos tocó buscar nombre por primera vez.

Y por último, pero no menos importante, he lanzado una colaboración con Petit-Fernand en el blog. Se trata de un sorteo a nivel nacional (islas incluidas) donde podrás ganar un pack de etiquetas personalizables para identificar las cosas de tus hijos, ya sea para el colegio, la guardería, los campamentos o simplemente para distinguir las cosas entre hermanos. Si quieres conseguirlo sólo tienes que entrar al post y seguir los pasos que indica. Tan sencillo como eso.

picsart_11-23-05-44-29


Y listo. Hasta aquí ha llegado nuestro mes de noviembre, cargadito de temas y noticias varias. ¿Cómo ha sido el tuyo?

Te recuerdo mis redes sociales para estar más en contacto por ahí (Facebook, Instagram y Twitter), aunque reconozco que mi favorita últimamente es Instagram, donde estoy siguiendo el #Proyecto366 (una foto diaria durante 2016) y al que ya sólo le quedan días para llegar a su fin.

Sin más, nos vemos en diciembre, a ver qué sorpresas nos trae.

¡Gracias por acompañarme en esta aventura!

Anuncios