¿Qué regalar para un recién nacido?

En mi primer embarazo no pedí nada, directamente acepté lo que la gente nos quiso regalar, y fueron regalos muy realistas, tengo que decirlo. Sin embargo, también he de reconocer que hay cosas que nunca utilizamos.

Desde el embarazo tuve claro que mi hijo se alimentaría con lactancia artificial, y uno de los regalos que me hicieron fue un bolso térmico para llevar los biberones preparados, algo que jamás usamos porque nos manejábamos mejor preparándolos al momento.

Otro de los regalos sin uso alguno fueron las decenas de cremas y potingues que se juntaron en nuestra mesita de noche. Que si, que hay que bañar al bebé, protegerle de roces del pañal y demás, pero si todo el que conoces te trae cremitas para el bebé, al final tienes que usarlas tú, porque se caducan antes de ponérselas. Y si encima tu hijo es anti-cremas y “no me toquetees mucho” como el mío, con más razón. Y eso nos pasó, que terminamos usándolas nosotros o regalando.

La ropa. También muchas prendas se quedaron sin usar por no ser acordes a nuestro estilo o a nuestro hijo. Hubo quien nos regaló ropa de abrigo de talla 6 meses, es decir, para pleno septiembre (mi hijo nació en marzo) y que se quedó sin estrenar. O incluso ropas que no son cómodas para bebés como camisas de botones talla 3 meses o pantalones vaqueros para recién nacido (de verdad que hay cosas que no se porqué las fabrican..).

En nuestro caso no fueron tantas las cosas ya que la mayoría de los útiles para nuestro hijo la compramos nosotros, pero es una pena dejarlas sin usar porque es dinero que tienes aparcado en los armarios.

Por eso, ahora en este segundo embarazo sí que he pedido cosas. Indudablemente, la experiencia es un grado, y aunque cada niño es un mundo, ya tengo claro qué cosas me solucionaron la papeleta en un momento dado y se convirtieron en indispensables para mí.

Por decir una sola de ellas, mi hijo tenía un amplio surtido de biberones diferentes (al menos 8) y de tetinas, lógicamente. Sin embargo, algunos no los usábamos porque lavarlos luego era una lata, algunas tetinas eran incómodas, otros eran de cristal y los reservábamos para casa (y no se usaban..). Finalmente, cuando dimos con la combinación perfecta biberón-tetina nos quedamos con dos.

Así que ahora ya se qué opción es la mejor en este sentido y vamos a tiro hecho desde el principio. Y por eso, he pedido que no me regalen biberones porque ya se los que voy a comprar.

Además de que conservo casi todas las cosas de mi Terremoto y las compras son muy pocas, pero algo sí hay que buscar porque aunque se llevarán unos 15 días de diferencia (si se cumple la fecha probable de parto) mi pequeño nacerá en un clima diferente al su hermano.

Es por eso que he hecho una lista para saber qué es lo que tengo que comprar, y a los demás pedirle únicamente pañales.

Y ese es mi consejo.

Si estás embarazada y no sabes qué pedir que te regalen, ve a tiro hecho, y pide esas cosas necesarias que gastarás si o si, como los pañales (del tipo que quieras usarlos) y que no llevarán a equívoco a la gente.

Por lo general, quien regala lo hace por compromiso, y no se va a parar a pensar mucho en lo que te compra. Por eso, si mencionas una mochila de porteo de tal marca y tal modelo, probablemente no se quiera volver muy loco buscándola y tirará de una cestita de productos para el bebé y una caja de pañales.

Mi consejo es, que aquello que quieras de forma muy específica (de una marca en concreto o de un estilo determinado) lo compres tú, y lo mas sencillo déjaselo a los demás. Así te evitas hacerte con cosas que no te gustan o no encajan con tu forma de hacer las cosas.

Y si tu caso es que tienes que regalarle algo a un recién nacido y no sabes qué comprar, mi consejo es que preguntes a sus padres lo que necesitan. Probablemente creas que ese set de cremitas es muy útil para cuando salgan de casa, o que un muñequito de luces y sonido es una gran idea para un bebé, pero la realidad puede no ser esa. Quizás sus padres prefieren juguetes más naturales o quieren usar sólo productos de marca ecológica con su hijo.

No se trata de regalar por regalar, sino de ayudar con lo que regalas, así que lo mejor es que preguntes a esos padres qué es lo que necesitan. Quizás hay algo que se les sale de presupuesto y puedes juntarte a otra persona conocida y regalárselo entre los dos, o de repente lo tienen todo y prefieren el dinero para ir cubriendo las necesidades que surjan.

Con los bebés y niños tenemos un problema y es que todo lo que vemos nos gusta para ellos, pero en la realidad puede que lo que regalaste no sea útil para esa familia o que al niño no le guste ese precioso muñequito que a ti te pareció ideal.

Y esto aplica para otros momentos en que haya que regalar a un niño. No pierdes nada en preguntar a sus padres, todo lo contrario ganan todos, tú acertando con el regalo y los padres ahorrándose amontonar cosas que nadie usa.

Si ya eres madre, podemos dar unas ideas para quien lea este post buscando información. Si te apetece, dime:

¿Cuál fue el regalo que te hicieron y

que se convirtió en indispensable para ti?

A mí sin duda fueron las cajas de pañales (al menos 6) que se juntaron los primeros días de mi hijo. Fue un alivio ver que no nos teníamos que preocupar de eso durante semanas. Y también el esterilizador de biberones en frío, que aunque esto es algo que depende del tipo de crianza que decida la familia, si opta por alimentar a su bebé con biberón es el mejor regalo que se puede hacer, porque ahorra muchísimo tiempo, dinero y trabajo.

¿Nos cuentas el tuyo?

Anuncios