Resumen del blog: Julio 2016 + Descanso

Ha terminado el mes de julio, un mes más desastroso de lo que me esperaba. No sólo volvimos a la rutina tras las vacaciones del mes de junio, sino que volvimos de forma intensa.

Por un lado, mi marido está haciendo entre 10 y 11 horas de trabajo cada día, horas extras que evidentemente no pagan, así que te podrás imaginar la ilusión que nos hace que trabaje de más. Pero no es sólo eso, sino que se va a las 10 de la mañana y no llega hasta las 8 o 9 de la noche, de forma que casi ni le vemos y el pobre no hace sino salir de la cama, comer e ir al trabajo para volver, comer y meterse de nuevo en la cama. Y así todo el mes.

Por otra parte, todos los síntomas de embarazo habidos y por haber me han venido en este mes. No he llegado a vomitar, pero estoy experimentando las náuseas y el asco por la comida por primera vez. Con mi hijo no tuve nada de esto, y me tomó todo por sorpresa. A las náuseas y el asco se le sumó un terrible dolor de muelas que me dejó tranquila más o menos a mitad de mes, pero que me tuvo arrastrándome por la vida a todas horas. Más el ácido que empieza a aparecer en estos días y el no encontrar el remedio que utilizaba con mi hijo y que era instantáneo, no ayuda. Me han dado un remedio similar, pero al ser pastilla y no efervescente como el otro tarda mucho más en hacer efecto, y éste dura mucho menos. A eso le sumo los pinchazos por el crecimiento del útero y el hambre a todas horas, que unida al asco que me produce ver comida y las náuseas porque el estómago se me vacía, soy un show constante. Y los gases, por supuesto. Esos no pueden faltar.

Así que, esta he sido yo durante el mes de julio, tirada en cama más tiempo del que me hubiera gustado, y limitándome a hacer lo justo en casa porque el calor y mis problemas de cervicales me traen mareos que no quiero que vayan a más y termine por desmayarme o darme un golpe. Un cuadro, vamos.

Ahora estoy bastante mejor, algunos de esos síntomas ya se han ido, pero con otros batallo cada día. Este ha sido el motivo por el cual ya dos jueves ha faltado post en el blog, porque no tengo energías ni cabeza para sentarme a escribir.

Es por eso que en el mes de agosto me quiero tomar un ligero descanso. Quizás publico, quizás no, pero no va a haber post cada martes y jueves de seguro como antes. Quiero dedicarme un poco de tiempo a mi misma, y también a mi hijo, y aprovechar las tantas horas que pasamos casi sin hacer nada en jugar con él y aprovechar el tiempo juntos, sin tener más en la cabeza que pasar el día con él.

No he parado el blog en todo el año y necesito un pequeño descanso para despejar la mente y cargar pilas. Quizás sea todo el mes, quizás sólo sean dos semanas, pero volveré por supuesto. Suscríbete si aún no lo estás para que te lleguen las últimas actualizaciones a tu correo electrónico y te enteres de cuándo regresamos a la carga. Puedes hacerlo en la parte baja de la página, introduciendo tu email en la casilla que dice “suscríbete al blog”.

Por lo pronto, te dejo la lista de temas de los que hemos hablado durante este mes, que aunque ha sido un mes un poco flojito, ha dado de qué hablar.

Pese a tener poco tiempo de embarazo, he podido hacer una pequeña comparación entre mi primer embarazo y este, no sólo en síntomas sino en las sensaciones que me produce. Y es tremendamente curioso comprobar que no todos los embarazos son iguales, pero hay ciertas premisas que sí o sí se cumplen. No es que necesite compararlos, ni mucho menos, pero me parece interesante relatar mis emociones y sensaciones en cada una de las experiencias.

Ha sido ahora en este segundo embarazo que hemos visitado por primera vez una tienda de bebés, y ha sido una experiencia que me ha dejado muchas reflexiones al respecto. Sólo con entrar a las diferentes tiendas que visité, pude comprobar que no todas tienen el mismo interés detrás, algo que yo valoro mucho cuando se trata de dar mi dinero. En el post te hablé de las diferentes tiendas de bebés que me encontré y lo que me inspiró cada una.

Dado que me pasé muchísimo tiempo tirada en cama sin energías para nada, y al cuidado de un niño de 3 años que, aunque es independiente me sigue necesitando para muchas cosas, tuve que ingeniármelas de alguna forma para dedicarle tiempo y que no se sintiera aislado. Es por eso que escribí un post con 3 juegos de palabras que me han sacado del apuro en estas semanas, y que te pueden venir genial para esos momentos en los que tus hijos te acompañan y hay que esperar, como en el banco, en la sala de espera del médico, o durante los viajes que hagas ahora en verano.

También estuvimos de sorteo. Durante este mes de julio este pequeño rinconcito cumplió 3 años online, y quise celebrarlo con ustedes en colaboración con dos marcas amigas geniales. Fueron regalos de familia a familia cuyas destinatarias seguro disfrutarán mucho. Si te lo perdiste o no tuviste suerte, no te preocupes, ¡habrán más! 😉

En casa seguimos con la alimentación vegetariana y ese está siendo otro de mis quebraderos de cabeza, el buscar diferentes formas de que mi hijo coma ciertas verduras que no le agradan. Mejoramos muchísimo en ese aspecto, y es por eso que poco a poco quiero ir dándoles mis truquitos y recetas para comer verduras de distintas formas. Este mes les di mi receta de croquetas de zanahoria, una opción perfecta para que comamos verdura de una forma atractiva.

Y por último pero no menos importante, un post sobre un tema del que hace tiempo no escribía. Como saben si me leen desde hace tiempo, en casa llevamos una educación y crianza respetuosa con nuestro hijo, y eso pasa por intentar acercarnos todo lo que podemos a la pedagogía de María Montessori. Digo “todo lo que podemos” porque económicamente no podemos permitirnos un colegio de este tipo ni materiales con los que trabajar en casa, con lo cual yo intento captar ideas de aquí y de allí para hacerle actividades diferentes con las que aprender y trabajar en casa los conceptos que a él le interesan, siguiendo las premisas de una actividad Montessori. Por ejemplo, una de ellas, que sean actividades autocorrectivas, en las que el niño pueda entender sólo cuál es el error y buscar la forma de solucionarlo sin necesitar ayuda de fuera. Es por eso que este mes quise compartirles tres actividades caseras que le hice para trabajar en casa siguiendo la metodología Montessori, y que están siendo todo un éxito días después de haberlas hecho.


Hasta aquí ha llegado el mes. No ha dado para mucho pero espero que alguno de los temas te interese y te ayude en algo.

Como cada mes, te recuerdo mis redes sociales por si aún no las tienes, donde sí estaré presente en este mes de agosto: Twitter, Facebook e Instagram.

En Instagram estoy siguiendo el #Proyecto366, que consiste en subir, al menos, una foto diaria durante este año 2016, y confieso que nunca antes había sido tan consciente de cada día del año en que vivo 😀 .

IG Julio.jpg

Además, si quieres ponerte en contacto conmigo para lo que sea, tienes el email del blog madremaya.contacto@gmail.com, las redes sociales o puedes dejarme un comentario en cualquier artículo del blog. Lo recibiré por donde sea, así que coge la vía que más te guste 😉

Nos leemos esporádicamente por aquí en el mes de agosto (quizás si, quizás no), pero nos leemos, con toda seguridad en el mes de septiembre. Hasta entonces

¡Disfruta todo lo que puedas del verano!

Anuncios