Juegos para salir de un apuro

Seguro que a ti también te ha pasado que tu peque se aburre y no sabes con qué entretenerle, ya sea en un restaurante, en una sala de espera o en casa cualquier tarde.

Yo esta semana la he tenido bastante dura porque las náuseas del primer mes me tienen completamente revuelta y, aunque no llego a vomitar, si necesito estar acostada para que se me pasen. Y además tengo una muela que me está dando lata desde hace ya mes y medio, y me tumba por completo. Todo eso estando sola 8 o 9 horas con un Terremoto repleto de energía de 3 años, no es sencillo.

Es por eso que éstos días he tenido que tirar de mucho ingenio para poder pasar las tardes de una forma más o menos agradable sin tener que recurrir a la tele (aunque lo he hecho más de lo que me gustaría, pero es inevitable).

Así que hoy quiero compartir contigo los tres juegos que me están viniendo genial para dedicarle tiempo a mi Terremoto y que, además, son educativos.

1. Veo, veo

El mítico juego de entretenimiento es el favorito de mi hijo. Lo mejor es que se puede adaptar aunque aun no conozcan las letras y no nos sirva eso de “una cosita que empieza por la E”.

Podemos jugar al “veo, veo” de colores o incluso de formas.

Por si no lo conoces, el “veo, veo” es un juego de adivinanza en el que uno da una pista de algo que está viendo (que tiene delante en ese momento) y el otro tiene que adivinarlo.

El juego original consiste en los nombres de los objetos y si has elegido “ver” una lámpara, dirías “veo, veo una cosita que empieza por L”, pero para niños que no conocen aún las letras puedes decir el color de la lámpara, la forma, o alguna característica que se decida previamente.

Es una forma genial de trabajar la lógica, el razonamiento, los conceptos, el vocabulario y de ayudarles a que se expliquen mejor.

2. Descubre lo que pienso

Esta opción es perfecta para trabajar el interés que nuestros hijos tengan en determinadas etapas.

Mi hijo tiene pasión por los animales, así que este juego es una buena forma de aprender sobre ellos. La mecánica es sencilla: uno piensa un animal y el otro, a  través de preguntas, tiene que adivinarlo.

Preguntas de ejemplo: ¿puede volar?, ¿qué come?, ¿dónde vive?, ¿puede correr?…

Lo mejor es que se puede adaptar a los intereses del peque o los que nosotros tengamos con ellos. Por ejemplo, se me ocurre como forma de acercar a la comida a aquellos peques a los que les cuesta aceptar muchos alimentos. Puede hacerse con transportes, con lugares, con cuentos, con personas, con monumentos… con lo cual, también puede ser útil para jugar con niños algo mas mayores que ya conozcan algunos temas más.

3. Conceptos

Al mas puro estilo “lluvia de ideas” este juego tiene la finalidad de aportar vocabulario y nuevos conceptos a nuestros hijos.

Por ejemplo, “hablemos de comida”, y por turnos cada uno tiene que ir diciendo algo de comida o bebida.

-Chocolate

-Leche
-Café

Puede hacerse con todos aquellos temas que se nos ocurran y que tengan bastantes elementos que mencionar, pero que nuestros hijos conozcan, claro está.

Como todo en esta vida, todos estos juegos mejoran con la práctica. Al principio es posible que les cueste pillar la mecánica, pero con paciencia y todas las explicaciones necesarias se consigue.

Es una forma muy bonita de divertirte con tus hijos, sobre todo si entre semana no tienes mucho tiempo para sentarte largo rato a jugar con ellos.

Es algo a lo que se puede jugar mientras vas en coche de camino al cole, mientras te acompaña a hacer los recados o mientras te ayuda a preparar la cena.

A nosotros nos encanta y pasamos ratos preciosos que me hacen olvidar un poco mi malestar.

Si los pones a prueba, te aseguro que aprenderás un montón de tus hijos, de su razonamiento, de su forma de pensar y de su creciente vocabulario que pasa desapercibido en el día a día.

Un ejemplo de hace dos días jugando al juego de los conceptos (comidas).

-Él: yogur
-Yo: fresa
-Él: yogur de fresa. ¡Claro mami! Con la fruta se puede hacer mucho yogur, ¿te acuerdas que abuela me dio un yogur de fresa en su casa? Estaba muy rico y me gustó mucho.

Para comérselo a besos…

¿Pones a prueba algún juego de palabras con tus hijos? ¡Cuéntamelo!

Anuncios