Noticias que lo cambian todo

Hace unos días hemos vuelto a casa de nuestro viaje de vacaciones, y lo hemos pasado genial. No solo descansamos, reímos, paseamos, descubrimos cosas nuevas, montamos en avión por primera vez juntos, chapoteamos en la piscina y vimos animales, sino que también hemos aprendido a llevarnos mejor entre todos y cuidar la armonía del hogar un poquito más. Y eso es maravilloso.

Pero lo mejor de nuestro viaje, lo que ha hecho que esos 5 días se graben a fuego en nuestros corazones para siempre es haber despertado el jueves 23 con la gran noticia de que vienes en camino.

Cuando nos fuimos llevaba una falta de una semana, pero como con tu hermano fue de tres meses no me quise ilusionar, aunque papá lo tenía totalmente claro y desde mucho antes sabía que venías. Antes de irnos me había hecho un test en el que no salió nada, ni si ni no, nada. Siete euros tirados a la basura. Así que decidimos comprar uno allá y llegó la gran noticia.

No puedes imaginar la felicidad que sentimos al saber que ya eres real, que estás con nosotros. Llevo tanto tiempo imaginando cómo será nuestra vida a tu lado que no me puedo creer que sólo queden nueve meses para hacerla realidad.

Aunque confieso que tengo un poco de miedo a que algo no salga bien, pero creo que cualquier mujer que va a ser madre pasa por ello: las ganas de ver las ecografías para comprobar que todo marcha bien, y las ganas de que avance el tiempo para que llegue su bebé. Es algo normal, así que toca vivir con ello.

Por lo pronto en casa estamos muy ilusionados con tu llegada. Tu hermano tiene ahora 3 años y 3 meses, pero tendrá 4 cuando le conozcas. Ha sido el primero en saber la gran noticia, después de papá y yo claro, y se ha puesto como loco de contento. Está deseando que llegue su bebé para enseñarle cosas, para enseñarle su cole (al que por cierto aún no va, empieza en septiembre, pero ya es suyo y quiere enseñártelo), para cantarle canciones, para enseñarle su tractor y su camión y para cambiarle el pañal. Se nos cae la baba escuchándole hablar de ti.

Se que habrá momentos difíciles a veces, pero estoy inmensamente feliz de que tú seas su mejor regalo. Se que va a disfrutar mucho de la vida a tu lado. ¿Y tú? Ay, mi bebé. Te vas a enamorar de él a primera vista, ya lo verás. Te espera un compañero de juegos y de vida imposible de mejorar, cariñoso, atento, responsable en todo lo que hace y loco de remate. Se van a divertir muchísimo juntos, eso ya lo se, y a mi se me caerá la baba de verlos jugar.

Papá está como loco por conocerte, por cuidarte, por volver a pasar noches en vela y por verte avanzar en la vida, igual que yo. Aunque quizás no sea fácil, llegamos a una parte nueva de nuestra vida, un nuevo sendero que nos traerá cosas maravillosas y que estamos deseando descubrir.

Cuídate mucho aquí adentro mi bebé, que yo te cuido desde fuera. Pronto nos veremos en la primera eco.

Te quiero.

Anuncios