Las tareas del hogar y los niños

Hace unos meses escribí un artículo hablando sobre la igualdad de responsabilidades con las labores del hogar, independientemente del sexo que tenga la persona, y la necesidad de educar a nuestros hijos de buena forma en este sentido.

Hoy retomo el tema a raíz de una imagen que hay dando vueltas por las redes sociales, y que pone el grito en el cielo de muchas personas. Es esta:

13221452_1102276329845295_7998389336691350019_n

Obtenida de la página de Facebook Famileando.es

No se el origen real de esta imagen ni su intención, puesto que la he visto suelta, no integrada en ningún post. Es por eso que yo la interpreto a mi manera.

Al ver esta imagen mucha gente se escandaliza porque se le asignan tareas a los niños, cuando éstos lo único que tienen que hacer es jugar. Yo en eso estoy totalmente de acuerdo, lo que no significa que esté en contra de la imagen.

Y es que cuando yo veo esta imagen no entiendo que un niño de 2-3 años tenga que hacer todo eso para estar realizado en la vida, lo que yo entiendo es que motóricamente están preparados para hacerlo. Es decir, que para mi es una orientación, no una exigencia de lo que los niños tienen que hacer.

Por ejemplo. Digamos que tienes un jardín y que a tu hijo le gusta estar contigo mientras tú lo arreglas, y que de repente un día quiere ayudarte. Si tiene 3 años y a ti se te ocurre pedirle que quite las malas hierbas probablemente no pueda hacerlo bien, porque le costará distinguir cuáles son malas y cuales no. Quizás con su edad sería más probable pedirle por ejemplo que trajera una manguera, o que lleve con un cubo de juguete las malas hierbas que tú vas arrancando hacia otro lugar, podría ser más o menos lo mismo que el “llevar leña” de la imagen. Pero si tiene 6 años por ejemplo, sí podrías pedirle que arrancara las malas hierbas, o que regara, porque estaría más capacitado para hacerlo. No se si me explico.

Para mí esta tabla no significa que vaya a decirle a mi hijo de 3 años que recoja sus juguetes porque es hora de limpiar los zócalos, pero si yo estoy limpiando y él quiere ayudarme, eso es algo que podría hacer. Limpiar las figuras de cristal será mejor dejarlo para otra etapa. 

Me parece muy bestia que los niños tengan obligaciones en las tareas del hogar, puesto que es algo que deben hacer los padres, los niños son niños y tienen que disfrutar del juego. Sin embargo, yo sí veo importante que mi hijo comience a ser responsable de sus propias cosas, de aquellas que le atañen de forma personal. ¿Como qué? Llevar su ropa sucia a la cesta cuando se cambia (esto es, no dejarla sembrada por la habitación ni pretender que yo la recoja por él, pues tiene capacidad suficiente para hacerlo y debe ser responsable de sus cosas). También, tirar cosas a la basura que él mismo ha tirado (como cuando le da por quitar todas las etiquetas a las botellas y garrafas de agua y cuando se cansa las deja tiradas por donde le cuadre. Es importante que sepa, tenga la edad que tenga, que eso tiene un lugar y no es tirado en medio de la casa). O por ejemplo, poner sus útiles en el fregadero cuando termina de comer (si su padre recoge lo suyo, y yo recojo lo mío, él perfectamente puede entender que tiene que recoger el suyo y no esperar a que nadie lo haga por él).

Yo quiero que mi hijo aprenda que las cosas de la casa no se hacen solas, que la ropa y los platos no se limpian por arte de magia, que la comida no crece en los supermercados y que la basura hay que sacarla de la papelera. Así como también quiero que aprenda que no tiene que esperar a que nadie venga a solucionar sus problemas porque debe ser responsable de ellos, y que cuando uno quiere algo en la vida tiene que ganárselo.

Evidentemente todo tiene su tiempo, pero por algo se empieza. Si mi hijo crece con la costumbre de quitarse los zapatos lanzándolos por la habitación y que caigan donde cayeron que no importa, ya mis padres los recogerán; de que como y me voy porque ya vienen mis padres detrás a recoger mi plato, y de que las cosas de mi habitación se recogen por arte de magia, mal vamos. Crecerá con una visión de la vida que no es la correcta, nadie es esclavo de nadie, y todo el mundo es responsable de sus actos, sean los que sean, y eso es lo que yo quiero que él aprenda.

Está claro que es pequeño, además que no se le obliga a hacer tareas del hogar, sino se le permite que colabore cuando él quiera, pero no le hace ningún mal.

Él tiene 3 años y sabe poner la lavadora perfectamente. Lo hace como un juego, en su día quiso hacerlo él por verme a mi y le expliqué como funciona (es de estas automáticas que enciendes e inicias el lavado y ella sola decide el programa que necesita). A día de hoy sabe hacerlo y si quiere ayudar es él quien lo hace orgulloso, desde separar la ropa de las toallas en dos montañas para lavar primero una, hasta ponerla en marcha y echar los productos cada uno en su sitio. Yo nunca le pedí que lo hiciera, nadie le obligó, pero él tuvo interés y aprendió, no le hace daño ninguno saber hacerlo. Cuando tendemos la ropa es él quien quiere poner las pinzas, y cuando la recogemos quiere aprender a doblarla y ayudar a colocarla, sobre todo la suya. Lo mismo, nadie le obliga, pero si lo aprende mejor que mejor.

Cuando me ve regar las plantas de mi suegra es él quien quiere hacerlo, cuando hay que subir la compra él sube el papel higiénico o las servilletas, alguna que otra vez ha querido aprender a hacer su cama y lo ha intentado sin éxito, en estos días por compartir tiempo con su padre le ayuda a fregar los útiles de la cena, y muchísimas veces quiere ayudar a cocinar. No se acerca al fuego, pero puede ayudar a lavar las verduras.

Para mí es importante que mi hijo aprenda a valerse por sí mismo, y todo esto es parte de esa valía. Cada cosa tiene su tiempo, pero conforme a su aprendizaje él mismo muestra interés en ir haciendo cosas, y siendo todo parte del juego igualmente se aprende.

En ningún momento le impediré jugar o hacer lo que esté haciendo para que ponga una lavadora, así como nunca le diré que no cuando me pida ayudarme porque es un niño y tiene que jugar. Hay muchas formas de juego, y jugar a ayudar a mamá y papá en sus quehaceres también enseña, y mucho.

¿Y tú que opinas? ¿Dejas a tu hijo que ayude en casa o lo evitas porque es un niño?

NOTA. Cuando hablo de niño, me refiero a ambos sexos, no al género masculino únicamente.

Anuncios