Planificar las vacaciones familiares a bajo coste

Pues sí, en esas ando. Por primera vez en los más de 4 años que llevamos en LaEmpresa, sabemos con antelación cuándo tendremos las vacaciones (un mes antes, tampoco tiremos demasiados cohetes…). El caso es que, como buena organizadora familiar y responsable de la distribución económica del hogar, estoy en busca y captura de unas vacaciones low cost para mi familia.

Ya lo tengo casi todo atado, así que es posible tener un descanso sin mucho presupuesto. Si buscas ideas para poder planificar tus vacaciones al menor coste, este post te ayudará.

Lo primero es tener en cuenta el tiempo que dispones para planificar tus vacaciones. Si puedes saber con antelación en qué mes tendrás vacaciones, aprovecha esta oportunidad y apúntate a boletines de ofertas de vuelos, cruceros, hoteles, o el tipo de viaje que quieras, de forma que puedas aprovechar los mejores precios. Además, es buena opción ir ahorrando desde meses antes para tener un presupuesto que destinar a tus vacaciones, y así poder disfrutar de tu tiempo libre sin que tu economía se resienta tanto.

Si no puedes planificar meses antes, o te avisan de las vacaciones con poco margen de tiempo, que no cunda el pánico, será más ajustado, pero todo es posible.

PRESUPUESTO PARA EL VIAJE

Establece un presupuesto para las vacaciones y respétalo. Si tienes intenciones de visitar lugares donde haya que pagar entrada, mételos en el presupuesto, así como alojamiento, comida, medio de viaje y transporte en el lugar elegido. No está de más que dejes un porcentaje para imprevistos. En base a él, decide a dónde ir, qué hacer en destino y cuántos días va a durar el viaje.

MEDIO DE VIAJE

Escoge la forma de viaje: por carretera, aire o agua. En caso de que tengas que elegir entre aire o agua, compara precios entre barco + tu coche / avión + coche de alquiler (y sillas infantiles si vas con niños)  y ve cuál de las dos opciones se ajusta más a tu bolsillo. Por supuesto, valora el tiempo que dure el trayecto, pues quizás te conviene más gastar 30 euros más pero tardar menos en llegar a destino.

Si vas en avión no olvides medir bien tus maletas para que cumplan con los estándares de la compañía y puedas llevarlas contigo. En caso de que lleves equipaje de más o que tus maletas no tengan la medida necesaria, recuerda considerar el precio de la facturación de la maleta.

Hablando de equipajes, te dejo este post que seguro te ayudará a preparar las maletas para no llevar demasiadas cosas si viajas con niños.

COCHES DE ALQUILER

Si escoges la opción de alquilar un coche, es buena idea mirar por encima el coste del combustible en el lugar al que vas a ir, y en base a ello, elegir un modelo de coche u otro, puesto que un coche de motor más potente gastará más, pero hará lo mismo que uno más modesto.

Considera también las condiciones de combustible que pone la empresa. Algunas te dejan elegir entre cogerlo con el depósito lleno (y devolverlo lleno) o llevártelo casi en reserva y devolverlo igual. Si vas ajustado la segunda opción es la mejor.

Piensa también en la posibilidad de un chófer adicional si te interesa esa opción, porque sube los costes. Además, si vas con niños, debes considerar el coste extra que suponen las sillas infantiles en el coche de alquiler.

ALOJAMIENTO

A la hora de escoger alojamiento, ten en cuenta la modalidad que quieres, decidiendo entre hotel (donde te den la comida o tengas que comer fuera) o apartamento, casa rural, bungalow, casas de alquiler vacacional…que tienen cocina y tú puedes preparar las comidas. En la primera opción valora qué es lo que realmente ofrece el hotel para comer, pues si es un buffet no hay problema, pero si es menú establecido quizás alguno de los dos se pueda quedar con hambre. Además, el hecho de tener la comida pre-paga, te exige estar en el hotel a esas horas, y si pretendes conocer el lugar y hacer kilómetros, puede no ser la mejor opción. Todo esto puede parecer rentable pero, hay ocasiones en las que, bien estudiado, no sale tan a cuenta.

Mi consejo, si tu problema es el dinero, es que escojas alojamiento comparando entre varias webs. Hay páginas que te lo hacen al momento, como Kayak, Trivago, Rastreator… y también tienes la opción de reservar desde la misma web de muchos hoteles. Comparar precios te puede ayudar a ahorrar bastante, porque muchas veces es incluso más rentable reservar directamente en el hotel que en webs ajenas (es algo que también pasa con los vuelos y con los coches de alquiler). Dedícale tiempo y valora todo esto con tranquilidad. Además, te recomiendo que filtres por precios de más barato a más caro, y vayas descartando opciones baratas hasta dar con una que se ajuste a tus necesidades.

Escoge alojamientos que estén un poco alejados de la zona turística (en la localidad de al lado por ejemplo) o al menos, algo lejos de la playa o de zonas de interés turístico como centros comerciales, miradores y museos. Suelen ser más baratos 🙂

LA COMIDA

Es uno de los factores a tener en cuenta escojas el tipo de alojamiento que escojas. Si te decides por un alojamiento donde el precio incluye la comida, no tendrás mayor problema, salvo que quieras saltarte alguna de ellas y hacerla en sitios cercanos. Pero si tu opción de alojamiento no incluye la comida y tienes que cocinarla tú o comer fuera, busca qué tipo de locales hay cerca de tu alojamiento. Un tip muy recomendado y que uso siempre que planifico algo es utilizar Google Earth (si no lo conoces te dejo para descargar la versión PC y la versión APP para móvil) para saber qué restaurantes locales o cadenas conocidas hay cerca, si hay supermercados de mi confianza, etc.

Por ejemplo, tranquiliza mucho saber que hay un Lidl o un Mercadona (por decir algo) y podrás comprar al mismo precio que compras para casa, o que hay un Mc’Donalds, un Burger King o una pizzería cerca de donde te estás quedando. Eso no significa que tengas que usarlos sí o sí, pero te sacarán de un apuro si los necesitas.

¿Para ahorrar en comida? Si vas a cocinar tú, escoge ingredientes para hacer ensalada dos días seguidos, haz alguna sopa, tortillas, un día a base de sandwiches y fruta, salteados de carnes y verduras, arroz y pasta… La alimentación es importante, pero en vacaciones siempre podemos hacer un poquito la vista gorda y pasar un día a base de bocadillos (o dos) y no pasa nada por ello 😉 Intenta comprar lo necesario para los platos (por ejemplo, 10 papas a granel en lugar de un saco de 3kg que no vas a gastar).

De hecho, para mi la comida y el alojamiento es algo que van de la mano. Porque suelo escoger alojamiento en función de los sitios para comer o los supermercados que tenga cerca. De esta forma, puede venir muy bien dar un paseo y de vuelta pasar por el super a comprar unas ensaladas para la cena sin tener que sacar el coche 😉 .

CONOCE LA ZONA

Tal y como digo en el paso anterior, utilizo mucho Google Earth para ubicarme cuando tengo que ir a un sitio que no conozco, o busco un comercio determinado y no se dónde queda (me manejo mejor que con Google Maps). Es por eso que aplicar su función de “vista a pie de calle” puede ayudarte mucho en tus vacaciones, a la hora de escoger alojamiento, para conocer la zona y tener más o menos una idea de cómo son los apartamentos y hoteles de la zona, si suele haber aparcamiento (o si es parking de pago) en la calle de tu hotel, si hay farmacias cerca, para ubicar el centro de salud, para ver qué tipo de tiendas hay en una zona peatonal

Parece mentira, pero he descartado muchos sitios porque no me han convencido al verlos a pie de calle, y es que ayuda mucho ver el aspecto del lugar, no sólo la vista aérea. Además, si no te gustan los sitios con mucha pendiente, las calles estrechas o los cascos antiguos, puedes evitarlos de esta forma.

También es buena opción buscar webs específicas del lugar destinadas al turismo, para tener claro qué cosas hay que ver, qué atractivos turísticos tiene el sitio o, incluso, si recomiendan determinadas zonas más que otras.

Todo esto puede ayudarte a escoger bien un sitio dónde quedarte sin llevarte muchas sorpresas después.

¿QUÉ HACER?

Ir a un sitio que no conoces a ciegas no es muy buena opción si cuentas con pocos días o quieres aprovechar el tiempo. Si vas con niños, con más razón. Por eso, es bueno que establezcas una ligera planificación de lo que quieres hacer durante tu estancia en este sitio. No me malinterpretes, todos huimos de los horarios y no es plan de tener prisas también en vacaciones, pero tener claro más o menos lo que quieres hacer ayudará a evitar los tiempos muertos.

Por ejemplo, si vas a quedarte cinco días puedes establecer: un día para visitar algún parque temático, un día para ir a la playa, un día para hacer una visita rural por pueblos cercanos, un día para visitar sitios turísticos de la zona en la que te hospedas, y otro día para improvisar. ¿Que el día amanece nublado? Hacemos la visita rural. ¿Que hace un calor infernal? ¡Día de playa!

Zoo, picnic, parque acuático, museos, playa, senderismo… No se trata de cumplir obligaciones, pero sí tener más o menos un esquema establecido de lo que te gustaría hacer para aprovechar el tiempo, y también el dinero.

EXTRAS

Es aconsejable tener un presupuesto para imprevistos, así como gastos que puedan surgir al momento como la posibilidad de alquilar bicicletas para pasear en familia, dar un paseo en camello o comprar algún recuerdo.

COMPARA PRECIOS, BUSCA OPCIONES Y DECIDE TENIENDO CLAROS TODOS LOS ASPECTOS QUE NECESITAS SABER Y QUE HAGAN DE TU ESTANCIA UNA BUENA EXPERIENCIA.

Y UNA VEZ LO TENGAS TODO ATADO, ¡A DISFRUTAR!

¿Cómo planificas tus vacaciones? ¿Añadirías algo más a la lista?

Anuncios