Se acerca el Día de la Madre: ideas de regalos

PicsArt_04-25-06.04.45

Soy partidaria de demostrar sentimientos por nuestros seres queridos día a día, con lo cual no creo necesario esperar a que llegue un día en concreto en el año para tener detalles con esa persona a la que adoras. A tu pareja, a tus hijos, a tus hermanos, a tus padres, a tus amigos… día a día puedes tener un gesto con alguno de ellos, ya sea una llamada inesperada simplemente para hablar, aparecerte en su casa con sus dulces favoritos o ir a una tienda y comprarle porque sí esa blusa que sabes que le gustaría.

Sin embargo, no puedo negar que hace mucha ilusión tener un día especial para ti durante el año, un día en el que te dediquen atenciones en especial porque te lo mereces y sentirte halagada por un día. Creo que eso a nadie le sienta mal, ¡para que nos vamos a engañar!

Por eso, hoy quiero recoger algunas ideas para el Día de la Madre, cosas que no necesariamente supongan un presupuesto económico o que tal vez sí. Si no tienes ideas de qué regalarle a la tuya, o qué quieres para ti, espero que este post arroje un poco de luz en tus dudas. ¡Vamos allá!

1. Libra a tu madre de obligaciones por un día. Todos tenemos obligaciones, independientemente de a qué te dediques en la vida, pero una madre se merece desconectar por un día. Por eso, llévala a comer a un restaurante o pide comida a domicilio, o si no te lo puedes permitir económicamente, prepara tú la comida y preséntate en su casa. Por supuesto, encárgate tú de los platos. La idea es que salga de la rutina que llevamos día a día de cocinar-lavar los platos-limpiar la cocina, y que se siente en la mesa para que le sirvan.

2. Hazle una carta. Muchas veces nos cuesta decir lo que sentimos, más si pensamos eso de “es mi madre, ¿cómo no la voy a querer?, ella ya lo sabe”. Pues sí, lo sabe seguro, pero nunca está de más hacérselo saber y que se sienta querida. Aunque no es algo que se deba hacer sólo este día, si no lo has hecho nunca, es un buen momento para empezar. Nada mejor que mostrar tus sentimientos tal cual son. Simplemente coge papel y bolígrafo, y déjate llevar.

3. Muestra tus sentimientos con fotos. Si te cuesta expresarte en palabras, puedes hacerle un collage con fotos que tengas con ella, o uno de fotos de tus hijos si los tienes. Algo tan maravilloso como ser madre es convertirse en abuela y disfrutar de tus nietos sin la presión educativa que tuviste con tus hijos. Es por eso que, si tu madre ya es abuela, seguro que le hace mucha ilusión recibir algo con sus nietos. De hecho, puedes ponerte de acuerdo con tus hermanos y hacerle algo especial con fotos de todos sus nietos: un cojín para la cama, un bolso o cartera (para el dinero y las tarjetas, no se cómo se llame en otros países), un cuadro para el salón, o una manta para que duerma la siesta cada tarde arropada por su familia… Lo mejor será imaginar su sonrisa cada vez que mire ese objeto tan especial.

4. Sorpréndela. Haz algo que normalmente no haces, o que sabes que a ella le gusta pero que no suele tener fácilmente. Por ejemplo, si le gustan los dulces pero no tiene una pastelería cerca, preséntate en su casa con una bandeja de sus favoritos, o directamente llévala a que elija ella su favorito. Si le gusta el maquillaje pero le da apuro gastarse dinero en eso, regálale un neceser con un surtido de productos diferentes, todo dentro de tu presupuesto, claro está. Si tiene un perfume favorito pero ya se le ha gastado, vuelve a comprárselo, o regálale ese que tantos recuerdos le trae pero que no se compra por el precio. La intención de esto es que ella reciba el mensaje que enorgullece a toda madre: saber que su hijo haría cualquier cosa por verla feliz.

5. Regálale algo que le gusta y que lleva tiempo esperando. Un factor común en la mayoría de las madres es que solemos pensar en nuestros hijos (y a veces también en los maridos) antes que en nosotras mismas. ¿O soy la única que va de compras buscando ropa que necesita y lo gasta todo en su hijo? ¿A que no? Por eso, siempre agrada saber que tus hijos (o tu pareja si tus hijos son pequeños) te escuchan y saben de eso que hace tiempo que quieres comprarte pero llevas tiempo posponiendo. El último libro de su escritor favorito, un microondas para calentar la comida en un día de pereza o si ella suele tener una agenda apretada y va corre corre a todos sitios, un bikini con el estampado que tanto menciona últimamente, esa película que adoró en el cine y que ya está en DVD, el último CD de su cantante favorito

6. Cosas que hagan su día a día más fácil o alegre. No soy partidaria de regalar cosas para la casa a una mujer, siempre y cuando no lo haya pedido ella en especial. Pero hay excepciones. Por ejemplo, mi madre adora decorar su casa, y fue ver un jarrón en especial en una tienda y no parar de mencionarlo a diario. Aunque no fue un regalo que yo hubiera escogido para ella, sabía que iba a hacerle feliz, y eso es lo que importaba. Otra cosa que le regalé fue un juego de sartenes. No me gusta ese tipo de regalos porque odio cosificar a la mujer, pero siendo sincera, estaba cansada de verla sufrir con sus sartenes viejos porque se le pegaba siempre la comida y era un completo desastre. Al fin y al cabo es ella la que cocina siempre, ¿qué menos que facilitarle un poco esa tarea? Es decir, no se trata de regalar cualquier cosa para la casa o las tareas del hogar por salir del paso, sino de algo que, aunque entre en la categoría, sabes que a ella le gustaría tener o que realmente necesita.

7. Bonos-regalo / experiencias. Aunque no es un regalo precioso, puede ser un buen complemento a otros regalos si se hace con originalidad. No se trata de ir a una tienda y comprarle una tarjeta de 20€ y ala, problema resuelto. Dale vuelta al tema. Mejor vete a su peluquería habitual y déjale pago un tratamiento especial para el cabello, una sesión de manicura/pedicura, un tinte, unas mechas, algo que la consienta y la haga sentir mejor. Y si vas con ella y lo conviertes en una experiencia juntas, mejor que mejor. Cómprale un bono para dos en un spa donde pueda relajarse y reponer fuerzas, para que vaya con quien ella quiera, con su marido, con una amiga, con una hermana…o llévala por sorpresa y disfruta de la experiencia con ella. Regálale entradas de cine, de teatro, de concierto, para que disfrute de eso especial que tanto le gusta: una película que le interesa, una obra que quiere ver, o un concierto de su artista favorito, así sea dentro de meses.

8. Y si la tienes lejos y no puedes verla físicamente, hazle un vídeo con un mensaje especial tuyo y con tus hijos si los tienes, hazle un post en tu blog si tienes uno y envíale el link por sorpresa, haz una videollamada larga vía Skype o por donde prefieras para hacerla sentir querida y acompañada en su día, dedícale una canción en la radio que suele escuchar o envíale un ramo de flores que le entreguen justo en ese día. Intenta que la distancia no se interponga en lo que sientes por tu madre.

Por último, pero básico para cada regalo que quieras hacerle, es que transmitas en tu detalle lo que sientes por ella, que la hagas sentir especial, que el día sea diferente y que lo recuerde con felicidad, porque al fin y al cabo, de eso se trata. Quiérela, abrázala si puedes, consiéntela porque es tu madre, y se lo merece.

Espero que este post haya servido de ayuda si tenías alguna duda, o al menos, para descartar opciones. Si tienes alguna otra idea, o ya tienes planificado tu regalo, no dudes en contármelo en los comentarios. Cuantas más ideas tengamos, ¡mejor!

Aunque anticipado, ¡Feliz Día de la Madre!

Anuncios