Expresiones a los 3 años

PicsArt_03-30-09.17.10

Me planteé mucho si escribir sobre esto porque no tengo claro que pueda ser de interés, pero tal y como he ido plasmando el crecimiento de mi Terremoto en la sección “mi bebé mes a mes” hasta los 3 años, no quiero que quede en el aire a partir de ahora. Además que es algo que no quiero perder, y releer sus avances en unos meses va a ser genial. Así que, como ya no hago avances mes a mes, quiero ir contando su avance de forma esporádica, a través de logros, de expresiones al hablar, y de momentos que quiera recordar.

Es por eso que hoy traigo este especial de expresiones a los 3 años, puesto que mi Terremoto está en una etapa interesante en lo que a expresión y conversación se refiere, y suelta algunas perlas que no tienen desperdicio. Lo mejor es que te las suelta entre conversación, así que tengo que ir anotándolas para que no se me olviden.

Vamos a verlas 😉

  1. Así porque sí, en un momento cualquiera…
    -¿Sabes papá?, yo queo (creo) que me estoy haciendo pequeño
    -No mi niño, estás creciendo para ser grande
    -¿Estás segulo? No se, pelo yo queo que soy pequeño…

    Nuestra cara fue épica

  2. Tras la cena, y al terminar por fin un duro día, papá suspira…
    -¿Estás muy cansado papá?
    -Si mi niño
    -Oh, poecito, necesitas un buen descanso

    Ver cómo se preocupa por nosotros e intenta cuidarnos es lo mejor del mundo

  3. Una frase que me dejó tan perpleja como muerta de risa, y aún sigue siendo su principal motivo para no comer kiwi.
    -El cuibi (kiwi) no me gusta, sabe a pestaña

    Que alguien me lo explique 😀

  4. Mientras hablamos de qué preparar de cena, me dice con urgencia:
    -Mamá, necesitamos comer ya, ¡rápido!
    -¿Y eso porqué?
    -Es que me está entando muchíiiisima ambe (hambre). Mira mira (se levanta la blusa y se señala el ombligo) ¡me está entando ambe po aquí!

    Lo mejor de todo es que lo tengo grabado en vídeo, porque estaba hablando con tanta soltura, sentado en la encimera de la cocina, que no quería perder el momento. Lo guardo como oro en paño 😀

  5. Mientras hago la cama y él juega con el perro en su habitación viene corriendo a decirme muy contento:
    -¡Mamá le di un besito a Micky! (Y cuando se da la vuelta para irse, se va suspirando) Ay, ay, ay, ¡qué caiñoso soy!

    La verdad es que estos momentos son de agradecer, porque sus juegos bruscos con el pobre perro son desesperantes a veces.

  6. Almorzamos él y yo, y cuando termina de comer se baja de la mesa y pone sus cosas en el fregadero. Mientras se va al baño a lavarse las manos sin que tenga que recordárselo me dice:
    -Mami, ha sío un placé comé tu comía. Gacias po todo.

    Y se va tan pichi el tío. Me quedé con cara de tonta y de seguro con la boca abierta. ¿Pero dónde aprende a decir estas cosas?

  7. Durante un paso en coche, papá para hacer la gracia le dice a Terremoto imitando la voz de Darth Vader:
    -Nane, ¡yo soy tu padre!
    Y el tío va y le contesta imitando la voz:
    -Papi, ¡yo soy tu niño!

    Esta ha sido la más épica de todas. Todas las recordamos entre risas, sobre todo porque las tengo apuntadas y recordamos el momento, pero con esta nos reímos a carcajada limpia y hasta con lagrimilla. Nos encantó el desparpajo y la respuesta que le dio.


    Hasta aquí las que tengo apuntadas. Decidí empezar a anotarlas hace como dos semanas, y no he conseguido muchas, pero como tampoco quiero que la lista sea eterna, las próximas las dejamos para un siguiente post.

    ¿Qué te ha parecido? ¿Tienes algún momento en que tus hijos te hayan hecho reír con sus ocurrencias? ¡Compártelo con nosotros para reírnos un rato!

Anuncios