Receta: sopa de la abuela

Hoy les traigo una receta que quiero compartir desde hace tiempo, porque además de ser especial para mí, es un recurso ideal para cuando ya no te queda tiempo, para cuando no tienes muchos ingredientes, e incluso para una cena ligera.

Como decía es una receta especial para mí porque la aprendí de mi abuela, esa que alimentó a 8 hijos con lo poco que tenía y la que me enseñó que el valor de una persona no está en lo que tiene, sino en lo que da sin pedir nada a cambio.

Esta receta me recuerda a ella, porque tiene calor de hogar, es casera 100% y tiene ese punto de olor a domingos en familia que me remueve todo por dentro cada vez que la preparo, por los muchos recuerdos que me trae.

De vez en cuando me gusta traerles recetas sencillas, rápidas y con ingredientes sencillos de conseguir para aportar mi granito de arena en esos días complicados en que la despensa está casi vacía, o uno de esos tantos en que todo se acumula y no tenemos mucho tiempo de cocinar o de estar alrededor de los fogones.

Sin darle más vueltas, vamos a verla.

INGREDIENTES

  • Media cebolla
  • Un cuarto de pimiento rojo y un cuarto de pimiento verde (o medio de uno de los dos si lo prefieres así)
  • Un diente de ajo
  • Fideos (si no tienes, puedes poner espaguetis cortados en trocitos pequeños)
  • Un huevo
  • Pan (preferible el que te haya sobrado de ayer)
  • Una pastilla de caldo de carne deshidratado (o sal)
  • Hierbahuerto (opcional)

PREPARACIÓN

IMG_20151201_142857 copiar

1. Ponemos en un caldero la cabolla, el pimiento y el ajo, tapamos con agua, añadimos la pastilla de caldo o una pizca de sal, según tu gusto, y lo ponemos a fuego hasta que las verduras estén tiernas. No te esmeres mucho en cortar las verduras, porque luego lo vamos a pasar por la batidora 😉 .

IMG_20151201_143116 copiar

2. Cuando esté todo tierno lo trituramos con la batidora y lo volvemos a poner al fuego.

IMG_20151201_143307 copiar

3. En cuanto vuelva a hervir añadimos los fideos crudos o espaguetis en trozos pequeños y dejamos que se cocinen.

IMG_20151201_144343 copiar

4. Cuando los fideos estén hechos, bate el huevo en un bol aparte con un tenedor y añádelo a la sopa.  Remueve para que se reparta bien, deja cocinar unos minutos más y apaga el fuego.

IMG_20151201_144601 copiar

5. Finalmente, añade trocitos de pan y unas hojitas de hierbahuerto para darle mejor aroma, aunque este punto es opcional.

¡Y ya lo tienes!

IMG_20151201_144902 copiar

Como ves en la foto final la mía quedó bastante consistente porque en casa nos gustan los caldos y sopas bien cargaditos, pero si tú lo prefieres un poco más líquido sólo tienes que agregarle un poco más de agua y comprobar el punto de sal para que esté a tu gusto.

También puedes añadirle trozos de carne o pollo desmenuzado (ambos previamente cocinados, nunca crudos) al principio, cuando añades los fideos. Esta era la opción que yo escogía cuando quería un plato más cargado, pero desde que decidimos dejar de comer carne, ya no es una opción.

Lo que sí hago ahora es añadirle un puñado de garbanzos ya cocidos en el momento en que añado los fideos, y le da un toque totalmente diferente. En estas fotos no los usé porque no tenía, pero yo definitivamente prefiero la sopa con garbanzos. Yo los dejo en remojo desde la noche antes y cuando empiezo a hacer la sopa los pongo a cocinar en otro caldero aparte para que estén listos casi al final de la cocción de la sopa.

Y tú ¿tienes alguna receta casera que te traiga recuerdos en especial? ¡Compártela con nosotros!

Anuncios