¿Cómo elegir colegio para mi hijo?

PicsArt_03-10-10.12.38.jpg

Increíble pero el momento de empezar al colegio ya está cada vez más cerca. Por un lado tengo sentimientos encontrados, porque siento que mi hijo aún es pequeño para ya tener horarios establecidos, pero por el otro pienso que entrará con 3 años y medio, y que es un buen momento para hacer amigos, y tener otras rutinas diferentes a la que llevamos en el día a día, que tan difícil se nos hace a veces. Es por eso que afronto esta etapa con ilusión, y es eso lo que quiero transmitirle a él.

En esta época muchas familias nos vemos en este camino: escoger un buen colegio para nuestros hijos. Son tantas y tantas las cosas a tener en cuenta que quiero recoger lo que, para mí, es importante a la hora de decidir uno u otro.

Es importante escoger qué opción queremos: pública, privada o concertada. En mi caso, si pudiera, optaba por una enseñanza alternativa a la tradicional, en concreto, escogería la educación Montessori sin lugar a dudas, pero económicamente me es imposible. No sólo están a 40 minutos en coche de donde vivo, sino que tengo que pagar una mensualidad de casi 400 euros que no tengo. Así que no me queda otra opción que optar por la vía pública, por ser lo que hay en mi entorno.

Es necesario valorar la cercanía, pues es importante valorar la cantidad de viajes que vamos a dar ida y vuelta al colegio diariamente y durante bastantes años. Es por este motivo que la cercanía debe tenerse muy en cuenta, sobre todo si económicamente no puedes optar a mucho más. En mi caso tengo coche, pero agradezco poder ir caminando si tengo la opción.

Una de las opciones que yo valoro mucho es ver el centro antes de inscribir a tu hijo. Hay a quien esto no le atrae, pero para mí es interesante ver la disponibilidad de aulas que tienen, el método de trabajo, conocer al personal del centro, visitar el comedor, y sentir el clima que se respira en el centro. Ver el centro físicamente puede ayudar mucho a anotar puntos en la lista. En mi caso, tener o no esta posibilidad ha simplificado mucho la lista.

Conocer el proyecto educativo del centro es clave para decidirse. Saber qué idiomas imparten, que proyectos siguen (nuevas tecnologías, idiomas, promoción de la salud, integración social…), qué extraescolares ofrecen, si hacen actividades para las familias

La política del centro también es importante, desde saber cuánto tiempo esperarán a que recojas o entregues a tu hijo fuera de horario, hasta tener conocimiento del funcionamiento del comedor o acogida temprana por si en algún momento necesitas recurrir a ella. Es importante saber si los niños tienen que llevar uniforme o no y si, en caso positivo es para diario o sólo para salidas. Si no tienes mucho presupuesto, esta opción es interesante valorarla.

Otra de las cosas que, para mí, es importante tener en cuenta es la forma en que el centro se comunica con la familia. Hoy en día existen infinidad de medios, desde blogs, grupos de Whatsapp, por papel, por email, e incluso los hay con apps que te puedes descargar en tu móvil. Yo tengo claro cuáles son las opciones ideales para mi caso, pero respeto la opinión y elección de cada uno. Sin embargo, es importante saber porqué medios te van a avisar de un imprevisto, como que mañana no hay clase por mal tiempo.

Si me lees desde hace tiempo sabrás que la economía para mi es fundamental y siempre estoy mirando al céntimo, no por gusto sino por necesidad. Es por eso que, si estás en una situación similar, estaría muy bien establecer una tabla de costes para cada centro, y tener en cuenta esta vía. Que no debería ser decisiva, pero si es importante tenerla muy en cuenta. Por ejemplo, hay centros en los que te piden una cantidad establecida a principio de curso y ellos gestionan el material que los niños necesitan, hay otros que directamente te van pidiendo lo que tienes que ir comprando durante el año, hay otros en los que el centro es quien pone los libros y tú sólo compras el material, e incluso hay centros que ofrecen descuentos y ayudas si cumples con ciertos requisitos y demuestras tener necesidad económica. Además el precio del comedor varía de un centro a otro, en algunos es obligatorio el uso de uniforme a diario, el coste de las clases extraescolares es diferente, y del AMPA también… Repito, no es que haya que escoger el centro más barato y ya, pero sí es necesario poner este punto también en la balanza porque para muchas familias es el eje de cada día.

Y por último, pero no menos importante, otro de los aspectos que yo valoro es la cantidad de niños en el centro. Aunque parezca una tontería, no es lo mismo que haya 20 niños por clase a que haya más de 30. Si ya es difícil llegar a todo con sólo 20, entre menos alumnos tenga que atender el profesor, mejor para todos.

Con todos estos puntos a valorar, yo me he hecho una tabla comparando los cuatro centros que tengo cerca de mi casa a pie, y aunque algunas cosas pesan más que otras, ya he tomado mi decisión y estoy muy contenta con ella. Es muy interesante enfrentar una opción a la otra y ver hasta qué punto te interesa cada aspecto.

Y tú, ¿estás buscando colegio para tus hijos? ¿Qué valoras a la hora de escoger uno u otro? ¿Añadirías algo a la lista? ¡Cuéntame en los comentarios!

Anuncios