Mi hijo será una persona independiente

Mi hijo será una persona

Este post tiene relación con el tema que hablamos la semana pasada, el sexismo en los juguetes y la necesidad de que criar a nuestros hijos libres e independientes…

Hace cuatro años que vivo con MaridoBello, y desde que nos mudamos no paro de escuchar expresiones como “¡no sabes la suerte que tienes de que tu marido te ayude en casa!”, consejos tipo “ten todo recogidito para que cuando él llegue vea la casa bien” y preguntas como “¿ya tienes comida hecha para él?”. Y no puedo con ninguna.

Al principio me rebelaba y daba mi punto de vista, pero ya ni me molesto. No, porque por mucho que lo diga las mismas personas siguen con los mismos comentarios, así que lo doy por perdido.

Pero me molesta. Me molesta mucho que aún hoy se mantenga la mentalidad de que la mujer es la encargada de la casa y el hombre de trabajar.

Como madre de un varón, y como una de las tantas piezas de la sociedad que tiene el cambio en sus manos, no pienso permitir que mi hijo piense que por ser hombre tiene que sentarse a que le sirvan.

No lo voy a consentir, principalmente porque quiero que mi hijo sea una persona útil, independiente y capaz de sobrevivir sin depender de que nadie le haga las cosas.

Me supera, y mucho además, ver un hombre de cierta edad hoy en día que no sabe ni freír un huevo. Porque un hombre puede ser un empresario de éxito, pero si no sabe hacer nada que garantice su alimentación o lavar su ropa, para mí, pierde mucho como persona.

Porque el éxito exterior llegará en la medida en que tú te esfuerces por alcanzarlo, pero el éxito interior es algo muy diferente. Y sí, puede que tus padres no te hayan inculcado esos valores, pero cuando cumples una cierta edad, puedes aprender, por tus propios medios, todo lo que no te han enseñado.

Estos hombres, y hablo con conocimiento de causa porque viví muchos años con uno igual, que ni se molestan en retirar su plato de la mesa porque sabe que tú vas detrás a recogerlo, que no saben siquiera dónde tienen su ropa guardada, y que se niegan a poner una cafetera fardando de que “eso es cosa de mujeres”, me producen mucho rechazo. Y me cabrean mucho.

Ojo. Hablo de hombres porque es lo que me toca más de cerca por tener un hijo varón, pero si llego a tener una hija en el futuro los criaré igual: con la mentalidad de que cada uno tiene que hacerse cargo de sus propias cosas y no convertirse en sirviente de nadie, ni él ni ella. Y es que me daría de cabezazos contra una pared si alguna vez escucho a mi hijo menospreciar las labores del hogar como he escuchado a tantos hombres que conozco, e igualmente, sentiría que lo he hecho mal si mi hija no hace valer su persona y se convierte en sirviente de su pareja.

Como madre de un hijo varón me veo en la responsabilidad de enseñarle a valerse por sí mismo, y como tal, tiene que aprender a lavar y colocar su ropa, a ducharse, a fregar los platos, a aspirar los pisos, y a cocinar también. Y no para que ayude en casa el día de mañana, sino para que sepa manejarse en la vida y no delegue en nadie sus obligaciones.

Y no, a mi no me criaron con este pensamiento. Yo crecí muy feliz, pero en un hogar donde siempre vi a mi madre atender a mi padre en todo, y a día de hoy sigue sacando su yogur de la nevera para que él no se levante de la mesa. Además de que es ella quien me pregunta eso de “ya hiciste comida para él?”. Y me cabrea mucho, porque yo no soy sirviente de nadie, ni necesito que nadie me sirva tampoco.

Aquí en Villa Conciliación Imposible, yo me quedo en casa y mi marido trabaja, pero eso no quita que cuando hay que tender ropa, fregar loza o hacer las camas, por decir, algo, lo haga él. Porque sí, él trabaja fuera y se cansa, pero yo trabajo dentro y me canso también. Además, en esta casa ensuciamos los dos  y los dos tenemos el mismo número de obligaciones.

Eso no tiene nada que ver para que por las mañanas cuando vamos a desayunar tostadas, yo le prepare a él una antes que a mi, pero eso lo hago como un gesto de cariño, y porque seguramente él me dio la suya ayer o lo hará mañana. Son detalles recíprocos, que nada tienen que ver con servir a nadie.

Si el día de mañana se tornan los papeles y soy yo quien trabaja mientras él se queda aquí, seguiremos haciéndolo igual, y cuando yo llegue haré lo que él no haya podido hacer. Y no se me caerán los anillos por eso.

Mi hijo a día de hoy no hace mucho, porque sólo tiene 2 años y medio pasados, pero lo hará conforme sea capaz. Por ahora tira sus pañales sucios a la basura (porque son suyos, no tengo porqué hacerlo yo), recoge su plato y su vaso de la mesa y los mete al fregadero (porque son suyos, no tengo porqué hacerlo yo), intenta hacer su cama más como juego que como otra cosa, y pone la lavadora.

Sí, no me he equivocado. Con 2 años y 8 meses mi hijo pone la lavadora, cosa que hay hombres que jamás han hecho pese a picar los 50 (o más). Vale que mi lavadora es de estas electrónicas, que con encenderla y darle al botón “inicio” ella sola elige qué cantidad de agua necesita y hace todo lo demás, pero es que lavadoras como la mía hay miles en el mundo, no es exclusiva, y si puede hacerlo un niño, puede hacerlo cualquiera. Yo le pongo el detergente y el suavizante en el tapón y él sabe perfectamente dónde va cada producto, algo de lo que mi padre, por ejemplo, no tiene ni idea.

Y cuando la lavadora termina, él sabe que hay que tender la ropa, y es el primero en apuntarse a ponerle las pinzas.

Por lo pronto no puedo pedirle más, no más de lo que es capaz de hacer, pero conforme crezca lavará los platos y aprenderá a cocinar. Porque eso no es una ventaja y no es bueno para él, ES NECESARIO. Porque quiero que mi hijo sea una persona ÚTIL e INDEPENDIENTE.

¿Qué opinas? ¿Qué valores te inculcaron de pequeño/a? ¿Crees necesario que tanto niños como niñas aprendan a llevar la casa?

NOTA. Recuerda que seguimos de sorteo, si quieres conseguir medidores de temperatura en forma de pegatina para tener la fiebre de tus hijos bajo control, no dudes en apuntarte. Hay varias unidades, así que tienes muchas posibilidades de ganar. Aquí tienes toda la info.

Anuncios