Mi mejor regalo de Reyes

El mejor regalo

Tenía otro artículo preparado para hoy, pero la magia y la sorpresa de la Navidad han afectado también al blog.

La mañana de Reyes, como muchos de nosotros, me desperté con regalos bajo el árbol, pero también con un regalo en mi buzón de correos. Me había acostado la noche antes dejando a mi marido en la habitación de al lado preparando mis regalos. Lo que yo no sospechaba, ni de lejos, es que mi MaridoBello iba a sentarse delante del ordenador, pasada la 1 de la madrugada, a escribir un artículo para mi blog.

Ese ha sido, sin duda, mi mejor regalo en este día tan especial.

Cuando tienes un proyecto, una ilusión y un objetivo, hay que luchar por él día a día, pero la lucha y el camino se vuelven más sencillos cuando sabes que tienes a tu lado un compañero de viaje que siempre está ahí para apoyarte, que se convierte en tu colchón cuando te sientes caer, y que tiene el don de darte la palabra adecuada, en el momento exacto, para animarte a seguir.

Es por eso, pese a la vergüenza inmensa que me da que hablen bien de mi, que hoy le cedo el blog a él. Hoy les dejo descansar de mis historias, y publico ese artículo que él hizo para mi, para el blog y, en definitiva, para todos ustedes.

Es un artículo personal, pero quiero compartirlo porque para eso está creado, porque se que le hace ilusión y porque necesito tener esas palabras aquí, en mi segunda casa, para el día en que todo se nuble y necesite inspiración para seguir. Además, servirá para que conozcan un poco mejor a esta que les escribe, que nunca viene mal.

Sin más que añadir, les dejo con MaridoBello, espero que les guste tanto como a mi. Y nosotros, nos leemos el martes 😉


¿Quién es MadreMaya? Por Maridobello.

Todos pensarán al leer esto… “claro, este señor está diciendo estas cosas sobre ella porque es su mujer, ¿qué va a decir?” Pero sinceramente, estoy siendo lo más objetivo posible, porque ella es como es y así como yo la veo, que me levanto con ella, duermo con ella, como con ella y demás… en resumen, comparto mi vida con ella.

Es una persona excepcional. Desde que la conocí, lo más profundo de mí decía que tenía que seguir conociéndola más a fondo, que era ella la razón de mi existir, por muy exagerado que a alguien le parezca. Fue su sencillez, su forma de ver las cosas, la capacidad que tiene para fijarse en los detalles, y muchas cosas más. Con el tiempo fui descubriendo más cosas, su forma de manejarse con los problemas que en nuestra vida iban surgiendo, en nuestros primeros pasos como pareja, al irnos a vivir juntos, al nacer nuestro hijo…

Me impresiona cada día a su lado, es una mente inquieta que siempre está innovando, buscando hacer cosas nuevas, es como el agua que necesita siempre estar fluyendo, y eso me encanta. A veces tengo que reconocer que la envidio, pues eso me gusta, pues no es buena la rutina, lo dice alguien con un trabajo la mar de rutinario y mecánico. Es impresionante la capacidad que tiene de llevar la casa, de estar con nuestro Terremoto las 24 horas del día y no volverse loca, de atender su blog y todo lo relacionado con él y otras cosas del día a día. Como todo hay que decirlo, tiene un carácter fuerte, eso tengo que admitirlo, pero no es una característica de ella que no me guste, porque me doy cuenta que es necesario a veces para enfrentarte a ciertas personas que piensan que este mundo les pertenece. Pese a su fuerte carácter, tiene un gran corazón y no lo duda un segundo cuando ve que alguien necesita ayuda, implicándose al cien por cien.

Aunque es triste que pasemos tantas horas separados por las obligaciones laborales, que después de la jornada de trabajo llegue cansado y sin ganas de hacer nada, ella tiene la cualidad de recargarme de ánimo en un segundo, porque desde que entro por la puerta la veo y se me olvida todo cansancio y apatía, pues su emoción es contagiosa. La verdad puedo decir que en mi vida hay un antes y un después desde que la conocí, fue como dar la vuelta a mi existencia 180 grados, empecé a ver la vida de otra manera, con otra perspectiva. Fue como con el tiempo, me di cuenta que mi vida iba tomando un rumbo, una dirección.

Y aquí seguimos, más de cinco años después, con muchos proyectos en común, muchos momentos por vivir, buenos y malos, porque todos ellos forman parte de la vida y cada uno nos enriquece en mayor o menor medida, compartiendo el amor que desde un principio nos unió y que cada día que pasa, aumenta más y más.

Aquí dejo esta pequeña reseña que escribo con mucho cariño, que sentía que tenía que hacerla al ver el empeño y dedicación que día a día mi mujer pone en el blog, un pequeño granito de arena que espero guste al que lo lea y sobretodo pueda imaginarse la gran persona que está detrás de cada artículo que leen, y ya no extendiéndome más, un abrazo a todos los seguidores de “MadreMaya”, los mejores deseos de Maridobello para todos.


Anuncios