Recetas para congelar: crema de verduras

¡Hola a todos!

Ya saben que el congelador es mi gran aliado en la cocina, tanto por practicidad como por ahorro. Porque recurro mucho a él, hoy les traigo una de las recetas base de esta casa, de las que siempre tenemos en el congelador y que nos saca de un apuro cuando no tenemos nada más que preparar.

Ya verán que es una receta socorrida, muy fácil y rápida de preparar y que te va a ayudar mucho cuando no tengas tiempo de meterte en la cocina.

INGREDIENTES

Las cantidades son orientativas, porque depende de si algo te gusta más o menos, pero yo le echo más o menos la misma cantidad de todo.

  • Papas
  • Calabaza
  • Zanahoria
  • Calabacín
  • Cebolla
  • Pimiento rojo
  • Pimiento verde
  • Ajo (opcional, y en caso de ponerle, sólo le pongo un diente de ajo pequeño)
  • Nata de cocina (yo siempre suelo usar un tetrabrick de 300ml). Es opcional, pero queda mucho más ligera si se la pones. Si no tienes puedes sustituirla por leche.
  • Una pastilla de caldo deshidratado de carne o sal

Estos son los ingredientes que yo le pongo, pero puedes sustituir alguno o añadir otros que no te gusten tanto. Incluso, puedes omitir alguno si no tienes. Eso sí, la papa yo no la quitaría, porque le da una suavidad al sabor final que se echa mucho de menos cuando no la pones. Te garantizo que el sabor final va a ser buenísimo le pongas lo que le pongas.

PREPARACIÓN

1.Pelar toda la verdura, cortarla en trozos y lavarla bien. No te esmeres mucho, córtala en trozos grandes porque luego los vamos a batir.

2. Pásalo todo a un caldero y añade agua casi hasta tapar las verduras.

3. Añade la pastilla de caldo de carne deshidratado, o sal si lo prefieres, y ponlo al fuego.

Crema de verduras 1

4. Deja cocinar hasta que las verduras estén tiernas.

5. Retíralo del fuego y tritúralo todo con ayuda de la batidora (de mano o de vaso, la que tengas). En este paso, tienes dos opciones: batirlo todo directamente o sacar toda la verdura a un bol aparte, batirla y luego ir añadiendo el agua de la cocción hasta que tenga la densidad que tú quieras. Esto lo hacía yo al principio para que no se me quedara muy líquida (y el agua que sobraba la congelaba para futuras recetas de este tipo), pero ahora le tengo la medida cogida y lo bato todo directamente.

Crema de verduras 2

6. Una vez hayas batido todo y tenga la textura que más te guste, añade la nata (o leche) y vuelve a batir hasta que se integre todo perfectamente.

Crema de verduras 3

7. Pruébala para que rectifiques de sal si es necesario y déjala enfriar.

Crema de verduras 4

8. Una vez fría solo te falta pasarla a un recipiente que puedas cerrar herméticamente y que admita congelador, y congelarla hasta que la vayas a usar.

Algo que te recomiendo es que la congeles en varios recipientes pequeños para que puedas descongelarlos de uno en uno cuando lo vayas necesitando. Por ejemplo, yo compro en Lidl yogures de un litro, y cuando se acaban, guardo el envase para congelar tanto esta crema como potajes, porque se que con un litro comemos los tres y no suele sobrar. Así, sólo descongelo la que vamos a consumir.

OJO. Por supuesto, esta receta se puede hacer para consumir al momento, pero también se puede preparar en grandes cantidades y congelar para hacer una pequeña reserva a la que recurrir cuando no tengas tiempo de preparar nada o cuando se te vaya vaciando la despensa.

¿CÓMO AHORRO CON ESTA RECETA?

Esta receta se puede preparar en cualquier momento, pero se convierte en un plato con el que puedes ahorrar si compras la verdura en el momento clave. Por ejemplo, si compras en el día de la fruta y la verdura, o en mercados destinados a estos productos seguro te sale más barato, e incluso puedes aprovechar las ofertas del supermercado y comprar más cantidad para preparar bastante y congelar.

Otra opción es, si tienes conocidos que te dan verdura de sus terrenos, puedes aprovechar esta receta para que no se te eche a perder si no la gastas toda. En mi caso, mis suegros me suelen traer, y cuando me dan, por ejemplo, 10 calabacines, recurro a esta receta para que no se me estropeen.

Y por supuesto, puedes hacer de ella una receta de aprovechamiento, haciéndola con toda esa verdura que tienes en la nevera a punto de estropearse y no sabes en qué emplearla. ¿O no te pasa que compras calabaza para un potaje y si te sobra ya no sabes en qué más gastarla? Este tipo de recetas es ideal para eso.

Porque todo lo que no vaya a la basura, también es ahorro.

¿CÓMO CONSUMIRLA DESPUÉS DE CONGELADA?

Si optas por congelarla, cuando la vayas a consumir sólo tienes que dejarla descongelar a temperatura ambiente, descongelarla en el microondas o al baño maría, elige tú la opción que mejor te vaya. Yo suelo dejarla descongelar de un día para otro, pero si no tengo tiempo o recurro a ella en último momento, la descongelo en el microondas.

Cuando esté bien descongelada, ponla al fuego y déjala hervir unos minutos. Luego pásala por la batidora nuevamente para que recupere su textura inicial. Y listo.

Recomendación de consumo: añádele unos picatostes (o pan de molde cortado en daditos y tostado en la sartén), y unas lonchas de queso en tiras que se irán fundiendo con el calor.

¡Riquísimo!

¿Conocías esta receta? ¿Cómo la haces tú? Si la pruebas, cuéntame qué te pareció en los comentarios.

Anuncios