Receta: Croquetas de atún para congelar

Llevo tiempo con las fotos de esta receta hechas pero no había tenido tiempo de sentarme a editar el post, así que hoy es el día. Les traigo mi receta para hacer croquetas de atún, que quizás ya todo el mundo la conozca y no aporto nada nuevo, pero con cantidades suficientes para congerlar y tenerlas a mano.

Las croquetas nos sacan de un apuro para un día ajetreado, una cena o un imprevisto en el que te viene visita a casa y no tienes nada para picar. Pero hacerlas es un engorro, porque tienes que buscar un hueco para dedicarlo solo a eso. Por eso, yo lo que hago es hacerlas una vez al mes, pero en cantidades industriales para congelarlas y sacar directamente a freír cuando las necesito.

Eso es lo que vengo a contarles hoy, una de mis tantas formas de sacarle provecho al congelador. Y no será la última receta, aviso…

Bien, ¡vamos allá!


IMG_20150924_162324 copiar

Sí, compro en Lidl 😉

Necesitamos:

1 lata de atún grande (900gr)

1 cebolla

Harina

Leche

Sal (opcional)

Nuez moscada (esta vez no le puse porque se me acabó, por eso no aparece en la foto 😉 )

-Para empanar: pan rallado y huevo


Como sale muchísima cantidad de masa, y es difícil de gestionar, yo divido todo a la mitad y la hago de dos veces. Así que todo esto que vas a leer ahora tienes que hacerlo dos veces:

-El primer paso es picar media cebolla

IMG_20150924_164332 copiar

-Con ayuda de una cuchara sopera saca media lata de atún a un escurridor de verduras para quitarles el aceite. ¡NO TIRES EL ACEITE DE LA LATA!

IMG_20150924_164308 copiar

-Pon un recipiente bastante grande y plano al fuego y cuando esté caliente ponle tres cucharadas soperas del aceite del atún. Esto le da más sabor que si usamos aceite normal.

-Cuando el aceite esté caliente añade la media cebolla picada y una pizca de sal (muy poquito). Remueve muy bien y deja que se cocine.

IMG_20150924_164754 copiar

-En el momento en que la cebolla empieza a dar olor echaremos la media lata de atún escurrido, y presionamos los trozos para desmenuzarlo todo lo posible. Añádele una pizca de nuez moscada y remueve bien durante un minuto (no es necesario más para que el atún no se seque).

IMG_20150924_164852 copiar

-Ahora que el olor ha cambiado, haz un hueco en el centro y añade tres cucharadas soperas de harina colmadas, y remueve todo bien para que la harina se cocine.

IMG_20150924_164950 copiar

-Cuando la mezcla se haya “comido” la harina, porque ya no la ves, empieza a echar la leche de poco en poco, y removiendo bien.

IMG_20150924_165050 copiar

Este punto, tanto de la harina como de la leche es a ojo, porque dependerá mucho de lo seco que sea tu atún. Cuando la masa se “beba” la leche, echa otro poco y remueve. Así hasta que puedas remover y la masa AL COMPLETO se despegue de los laterales y el fondo y se vaya con la cuchara. Así:

IMG_20150924_165220 copiar

La masa se despega fácilmente de las paredes y del fondo del recipiente

Es en este momento en el que hay que apagar el fuego y pasar la masa a un recipiente para dejarla reposar. Ponle un papel film por encima, bien pegado para evitar burbujas de aire (coge una cuchara para que no te quemes al aplastarlo) y dejalo templar. El film se pone para que el atún de la superficie no se reseque y no forme una costra dura.

IMG_20150924_165432 copiar

Ahora, toca hacer lo mismo con la segunda parte de la masa. Cuando termines puedes ponerla en el mismo recipiente donde está la primera parte, o en otro diferente. Si lo pones todo en el mismo, así es más o menos como te va a quedar. No olvides taparlo con el film.

IMG_20150924_171340 copiar

Masa final finalísima. Después de esto ¡viene lo bueno!

…Y toca esperar a que se enfríe…

Cuando esté frío, o templado si no puedes esperar más, prepara dos recipientes, uno con huevo batido (yo los pongo de uno en uno, y suelo utilizar 3), y otro con pan rallado. Con una cuchara pequeña, de las de postre, ve cogiendo porciones de masa, haciéndolas una bola (o alargadas, como prefieras) con tus manos, y empánalas en este orden:

Primero pan rallado – luego huevo – de nuevo pan rallado

Siempre así, para que queden más duritas y no se deshagan al freírlas. Ve poniéndolas en una bandeja, y ármate de paciencia porque salen un montón. Si puedes buscar quien te ayude, mejor que mejor. En mi casa, cuando hay noche de croquetas, pringamos mi marido y yo por igual, y porque mi hijo aún es pequeño, porque en cuanto sepa, ¡terminaremos antes!

IMG_20150924_212227 copiar

Provisión croquetil obtenida, unas 80

Cuando las tengas todas mételas en la nevera una hora para que se endurezcan, y luego pásalas a bolsas con cierre “zip” y marca la fecha en que las hiciste para tenerla controlada. Mételas al congelador, y listo. Te durarán unos meses en perfecto estado.

IMG_20150925_110534 copiar

Prueba gráfica de que he tardado en editar el post

Cuando las vayas a cocinar puedes sacarlas unos minutos antes del congelador o freírlas congeladas. Quedan buenas igualmente.

¡Espero que te ayude y te sirva el truco para organizar un poco más tus comidas!

Anuncios