Trucos para acabar con las pulgas de tu perro

Sin pulgas

Los que me leen por aquí o por allí saben que en casa tenemos un perro, aunque para nosotros es un miembro más de la familia que nos acompaña a todos lados. Hay sitios en los que no podemos entrar con él, así que o directamente no vamos, o si es absolutamente necesario, como el supermercado, uno de los dos se queda fuera con él.

Por eso es que, muy a mi pesar, siempre trae alguna pulga a casa. Se pasa temporadas en las que no tiene ninguna, pero otras, sobre todo en verano, en que tengo que revisarle varias veces al día. En sus ocho años de vida nunca hemos tenido pulgas en casa, porque siempre las tenemos bajo control, así que hoy les cuento mis truquitos para mantenerlas a raya.


¿LO PRIMERO?

PREVENCIÓN


Por supuesto, el primer paso es evitar que tu perro coja pulgas cuando sale de paseo. Esto es algo sumamente difícil, porque los que tenemos perros sabemos que se van a los sitios más sucios (cubos de basura, esquinas marcadas de pis por otros perros…) además de que a muchos les gusta correr o revolcarse en la tierra, y ya si se encuentran con otros perros por el camino, las pulgas están aseguradas.

Lo que puedes hacer es intentar llevarle por sitios menos transitados, por zonas donde no hayan muchas flores o cubos de basura cercanos, y sobre todo, evita llevarle muy seguido a terrenos de tierra. Y entonces, ¿dónde? Un aparcamiento grande que esté vacío los domingos, una avenida para pasear, una playa de piedras… No digo que no le lleves nunca a sitios donde van otros perros, pero sí que hagas diferentes rutas para evitar que coja muchas pulgas.

Recuerdo cuando pasé mi embarazo en casa de mis padres, que mi madre se lo llevaba a tirar la basura, y cerca de los cubos hay además un terrenito de tierra y plantas. Cada vez que iba con ella traía pulgas, así que cambiamos su paseo a otro sitio y la cosa mejoró mucho.


¿CÓMO PUEDO QUITARLE

LAS PULGAS A MI PERRO?


En primer lugar, observarle. No siempre que se rasca es porque tiene pulgas, recuerda que a ti también te pica el cuerpo. Pero si le ves rascarse varias veces en el mismo sitio, o con desesperación, revísale. Mi perro además me avisa. Cuando se pasa largo rato rascándose y le sigue picando me ladra para que le ayude. Así que lo principal es captar sus señales.

Para quitarlas a mano hay que hacerlo rápido, y tener cuidado de que no salten para que no se nos pierdan por la casa. Puedes utilizar un peine rígido que se vende para eso, pero es un peligro si lo haces dentro de casa, porque pueden saltar fácilmente. Después de varias pruebas, mi mejor truco es poner agua y jabón en un vaso (que tengo exclusivamente para esto), y quitárselas a mano con mis dedos. En cuanto tengo una la lanzo directamente al vaso y al intentar nadar para salir se van al fondo y se ahogan. Además es un buen recurso para controlar cuántas le has quitado, y ver si los cambios que haces en su entorno están funcionando o no.

Y por supuesto, algo que hablando con la gente he visto que muchos desconocen, cuando revisas a tu mascota y ves que tiene pulgas y unos granitos negros como arena, ¡no los dejes pasar! Mucha gente piensa que es la caca de las pulgas, pero no, son HUEVOS. Y de nada te sirve quitarle las pulgas si dejas sus huevos atrás…


¿CÓMO EVITAR QUE LA CASA

SE LLENE DE PULGAS?


Recuerda que las pulgas se bajan de tu perro y pueden poner huevos por la casa.  Es muy importante tener su zona limpia, su cama, el sillón donde se sube, sus comederos… Intenta lavar estas cosas con frecuencia, al menos una vez en semana. Si ves que tu perro tiene mucha pulga, que por más que le quitas sigue teniendo, evita que se pasee por todos los rincones de la casa hasta que tengas el tema bajo control. Mantén la limpieza para evitar las plagas.

Algo que yo hago desde hace años en casa es tener siempre aroma a lavanda, porque es un perfume que las pulgas detestan. Por eso, cuando hago las camas por las mañanas y cuando cambio las sábanas, siempre rocío colonia de lavanda entre las sábanas de las camas. Cuando pongo la lavadora utilizo suavizante con olor a lavanda para la ropa.

Y mi casa huele a lavanda, porque le echo colonia al suelo cuando lo limpio, y porque cuando pongo quemadores de olores con velas utilizo aceite de lavanda. Por supuesto que voy cambiando los olores porque el mismo siempre me cansa, pero cuando veo que mi perro trae pulgas volvemos a la lavanda unos días.


¿QUÉ PUEDO HACER

SI YA TENGO PULGAS EN CASA?


Una cosa que viene muy bien cuando sospechas que puedes tener pulgas en casa, o para quedarte tranquila cuando tu perro ha paseado por algún sitio determinado (terrenos de tierra, campo, césped, flores…) es oscurecer al completo la habitación donde el perro duerme y poner un plato con agua y jabón, y una vela encendida en el centro. Las pulgas irán en busca de la luz pero quedarán atrapadas en el agua con jabón. Esto es algo que puedes repetir una o dos veces en semana, y en todas las estancias que creas necesarias.

Además, como ya te he dicho, rocía todo lo que puedas con aroma a lavanda porque las pulgas repelen este olor. Algo bueno que puedes hacer es conseguir una botella con la que puedas pulverizar colonia de lavanda. Así puedes rociar todos los rincones en los que tu perro pasa más tiempo.


MI DOS TRUCOS ESTRELLA

PARA QUITARLE LAS PULGAS A MI PERRO


Cortarle el pelo. Aunque parezca una tontería es todo mucho más sencillo cuando tienen el pelo corto, porque si a que las pulgas son rápidas le unes capas y capas de pelo largo o semi-largo (y posibles nudos) corres el riesgo de no encontrarlas todas y que las que se queden atrás se sigan reproduciendo. Por eso, yo siempre intento que mi perro tenga el pelo cortito, y si estamos en épocas de frío lo que hago es ponerle sus abrigos. Estoy segura de que él agradece más tener el pelo corto y un abrigo calentito, que tenerlo largo y con las pulgas mordiendo por todos lados.

Bañarle con Fairy. Pues sí, como lo oyes. No me funciona igual con cualquier lavavajillas porque aunque quitan algunas, dejan muchas atrás. Por eso, mi producto estrella en esto de las pulgas es el Fairy, porque ¡es un gustazo verlas caer una a una cuando le empiezas a aclarar el jabón! Desde hace ya unos cuatro años le baño siempre con él, una vez por semana aproximadamente. Le pongo jabón dos veces, suavizante que compro para mi, y al secarle le pongo colonia de lavanda. Y cuando se seca del todo le reviso y no hay ni rastro.


Espero que te sirvan estos trucos y que puedas mantener a estos molestos bichitos a raya. ¿Tienes algún truco que debamos conocer?

Anuncios