¿Cómo hacer para llegar a todo? Limpieza, cocina y ahorro.

we-can-do-it

(Imagen de Google Imágenes)

Hace más o menos un año volví a la universidad para hacer un año más con el que adaptar mi título a la nueva ley. Además de todo lo que conlleva estudiar (preparar trabajos, informes, proyectos, exámenes; ir a clase; estudiar…), debía cumplir con todas las funciones que ya tenía: sacar tiempo para revisar y organizar la economía familiar exprimiendo el sueldo al máximo, darle mantenimiento a la casa, cuidar a mi hijo y jugar con él, hacer compras, y encargarme de la alimentación familiar.

La única forma de llegar a todo sin volverme loca es la organización.

Desde que soy madre me doy cuenta que vamos avanzando en la vida por etapas, y que toca adaptarse a ellas y reinventarse para no morir en el intento. Por eso, al tener una función más que implicaba estar fuera de casa un tiempo considerable, no me quedó otra que modificar mi organización.

Hoy vengo a contarles algunos detalles que me sirvieron para mantener la cordura y que aún mantengo, por la comodidad que me suponen en el día a día.

LIMPIEZA Y ARREGLO DEL HOGAR

He cambiado mi forma de hacer las cosas para hacerlas en el menor tiempo posible y de forma práctica. Para ello, opté por probar a hacer la limpieza con toallitas húmedas. Pese a mi rechazo inicial a esta opción, he de reconocer que debía haberlo probado antes.

Las que yo compro son de Mercadona, en concreto estas tres aunque hay algunas más. Cada paquete ronda el euro (algunos un poco por arriba, otros no llegan) y me duran bastante haciendo limpieza tres veces en semana.

IMG_20150829_144656

Rosada: 0,95 € – Marrón: 1,25 € – Azul: 1,35 € (Imagen propia)

La rosada es para cristales y espejos, pero yo que soy muy mía para las marcas en los espejos, no me quedo contenta con el resultado que veo, así que los espejos los limpio con multiusos y un trapo, como siempre. Pero sí es cierto que la mampara de la ducha (de cristal) la deja como nueva. Así que la uso sólo para eso, y a una toallita por vez, imagínense cuanto cunde (trae 30).

La marrón es para muebles. De esta sí uso bastantes, a veces 4 por sesión, porque siento que se secan rápido, y por ejemplo para la cocina necesito dos. Lo que me tiene enamorada de este paquete es que borra la marcas de bolígrafos y lápices de cualquier superficie, así que si tienen algún pequeño pintor en casa como yo, les recomiendo que la prueben.

La azul es de baños, aunque yo también las uso para azulejos. Con una sola pasada todo queda brillante y oliendo de maravilla. Utilizo dos para el baño (una para la vasija y otra para azulejos y lavamanos) y una para los azulejos de cocina.

¿Lo positivo? Limpieza rápida, porque no necesitas pasar nada detrás, y con una sola pasada, a otra cosa, mariposa. No es una opción muy cara ya que trae bastantes toallitas. Estas tres que he probado tienen muy buen olor, así que el baño huele a limpio durante un rato. Al ser un formato cómodo, los peques de la casa nos pueden ayudar cuando quieren colaborar con nosotros, y poniéndoles guantes no hay ningún problema. Aunque yo las uso sin guantes, a mi hijo le pondría. Evito estar ensuciando trapos, con lo cual también se ahorra al no tener que lavarlos. El tamaño, porque son toallitas bastante grandes y la superficie que limpia, lógicamente, es mayor.

IMG_20150901_172216

Compara el tamaño con mi mano… (Imagen propia)

¿Lo negativo? Todavía no lo veo. Quizás eso, que la rosada no me deja bien el espejo, pero tampoco es que tarde horas en limpiarlo de la otra forma.

NOTA: Si las han probado o han probado alguna otra de la gama, cuéntenme qué les parecen las que no he probado.

Además, en el tema de la limpieza, he sustituido el cepillo y la pala por la aspiradora. Desde siempre, tanto en casa de mi madre como en la mía, la costumbre ha sido barrer el piso, pero he descubierto mi amor por la aspiradora en estos últimos meses. En pocos minutos tengo el piso libre de porquería, y lo mejor de todo es que me ahorro hacer montoncitos de basura que mi hijo me pisa y esparce de nuevo, con lo cual, menos tensiones.

Para la cama, aprovechando el calor y que dormimos destapados, he hecho un cambio. La tengo vestida solo con el protector de colchón, la sábana bajera y por encima un nórdico sin relleno (es decir, la sábana-forro sola) a modo de cobertor. Es más rápida de hacer por las mañanas y se mantiene más fresca. La cama-cuna del peque y la cama de su habitación las tengo de la misma forma.

COCINA

Estuve mucho tiempo en bloqueo mental con respecto a la comida. Cierto es que hace unos meses que abrazamos el vegetarianismo (aunque comemos pescado) y tocó adaptarse a nuevas opciones, pero además, estuve un tiempo sintiendo que siempre cocinaba lo mismo y me quedaba sin ideas. Por eso, la mejor opción fue hacer menús semanales en papeles sueltos (para ir alternándolos) y adaptar la compra mensual a los ingredientes necesarios para prepararlas. Fue algo que me recomendaron por Facebook, y aunque siempre me había negado, reconozco que es mi mejor opción. Me toma un rato hacer la lista de la compra, porque además de mirar lo que queda en la despensa hay que ver lo que se necesita para cada plato, pero es una comodidad adaptarse a cocinar lo que toca hoy y ya, sin pensar mucho.

IMG_20150901_164930

Planificación del menú de 4 semanas (almuerzos y cenas) (Imagen propia)

Tengo pendiente contarles algunos truquitos de ahorro que tengo en la cocina, tanto de tiempo (por comodidad) como de dinero, así que en próximos post les contaré.

GASTOS

Este siempre será un tema interesante, porque es fundamental en todo hogar que se precie. Si controlamos lo que tenemos entre manos, vivimos más tranquilos. En este terreno también han cambiado las cosas, ya que el plan de ahorros que ideé hace un tiempo no terminó de cuajar por reducción de sueldo, así que tuve que optar por otras alternativas que les quiero contar en próximamente, para que este post no quede tan extenso.

El ahorro sigue en pie, por supuesto, pero lo que he hecho en estos últimos meses, de forma más estricta es vivir con un plan organizativo a largo plazo. Ver cuánto tiempo queda para pagar el seguro del coche, cuánto tiempo nos queda para reyes o para un cumpleaños, cuánto tiempo nos queda para las próximas vacaciones, ayuda mucho a poder planificar todo económicamente en los tiempos que corren.

Aunque me llamen exagerada, desde ya estoy pensando en la lista de regalos de reyes, haciendo el ahorro “escolar” para el próximo año cuando mi hijo empiece al colegio, y apartando un poquito todos los meses para los seguros de los coches que llegan en enero y febrero.

Además de ello llevo todo el año haciendo un plan de ahorros a rajatabla, a parte del ahorro general, y que está destinado a las vacaciones del año que viene. Esta idea se las contaré más adelante para que, si no la conocen, puedan llevarla a cabo si tienen algún gasto grande que quieren (o tienen que) hacer a largo plazo pero no se lo pueden permitir tan fácilmente, o simplemente, como ahorro general.

En unos días lo hablamos 😉

Anuncios