Puzzles #DIY

IMG_20141207_204825

Hoy traigo una idea perfecta para hacer en estas tardes de frío y lluvia para los reyes de la casa. Vale para todas las edades, al menos, desde que sean capaces de reconocer ciertos conceptos o personajes en fotos.

Mi hijo tiene 21 meses y aún es algo complejo para él, pero es una buena forma de experimentar y aprender la idea que esconden los puzzles, porque están protagonizados por aquello que le encanta en estos momentos. He hecho varios, unos más complejos que otros y con más o menos piezas, así que tenemos ejemplares para rato. Además, el concepto final, armar el puzzle, es el último eslabón de la cadena, en medio hay todo un mundo de opciones por descubrir.

No se si esta idea tenga mucho que ver con la pedagogía Montessori, pero creo que podríamos justificar un poco sus ideas: fomenta la imaginación, la resolución de conflictos, el ensayo-error con lo cual el niño puede autocorregirse, el reconocimiento de imágenes-objetos, etc. De todas formas, no lo he hecho con esa intención, sino por entrar en el mundo de los puzzles a ver qué piensa el rey de esta casa. Así que si alguien quiere encajarlo en la pedagogía o no, lo dejo a libre elección.

Además, aclaro que la idea no es mía, pues la encontré hace tiempo navegando por internet, pero no conozco autor original.

Supongo que viendo la imagen podrán comprobar que no tiene nada de complicación. Incluso si eres negado/a total para esto de las manualidades, seguro que te sale bien. Más, si lo haces con cariño para tus hijos.

Sin más, vamos a ver el paso a paso.

Paso 1 – Elección de las fotos.

Este paso es fundamental para que nuestro puzzle tenga éxito, sobre todo considerando la edad e intereses de nuestros hijos. Mi Terremoto no ha tocado un puzzle nunca, poco entiende del concepto, así que lo simplifiqué un poco utilizando imágenes de personajes y elementos que ya conoce: sus personajes Disney favoritos, una lavadora, un zapato y un caballo, es decir, conceptos que nombra a todas horas.

Los elegí sencillos, para no necesitar demasiadas piezas y que el resultado final no fuera complicado.

En mi caso las saqué de Internet, y las ajusté al tamaño necesario.

Paso 2 – Los materiales.

IMG_20141207_134639

Imágenes elegidas (se pueden sacar de un cuaderno de colorear viejo, de láminas infantiles, de revistas, o de Internet, como es mi caso).

Ordenador, impresora y folios (si las vamos a sacar de Internet).

Tijeras, pegamento y cinta adhesiva.

Palos de polo/helado (de venta en bazares chinos).

Regla (para conseguir la medida necesaria según el tamaño de los palos que tengamos).

Paso 3. ¡Empezamos!

1º-Medimos los palos para conseguir una imagen que nos valga tanto en largo como en ancho. En mi caso, los palos miden 15cm de largo, así que todas las imágenes tienen un tamaño de entre 13 y 14cm. El ancho depende del tipo de imagen, pero los palos tienen 2cm aprox., y los puzles tienen 4, 5 y 6 piezas, así que el más grande mide unos 10-11cm aprox. de ancho. Pero vamos, que estas medidas son a gusto del consumidor.

Yo encontré las imágenes en Internet, así que antes de imprimirlas las ajusté con ayuda de Paint y les hice un recuadro alrededor para no torcerme mucho al recortarlas.

Una vez tengamos el resultado que queramos las imprimimos.

2º-Recortamos las imágenes. Podemos dejarles el recuadro o quitarlo, eso a gusto de cada uno.

IMG_20141207_135901

Imágenes elegidas

3º-Uno a uno localizamos la cantidad de palitos que necesitamos y los vamos pegando. Para ello utilizamos pegamento de barra y mucha paciencia.

Es preferible pegarlos todos de una vez, así cuando terminemos ya con el último, el primero se habrá secado y podremos pasar al siguiente paso.

Calculamos la cantidad de palos necesarios...

Calculamos la cantidad de palos necesarios…

IMG_20141207_140244

Añadimos pegamento a toda la foto por detrás y pegamos los palos uno a uno sujetando bien

IMG_20141207_143418

Los pegamos todos primero para dar tiempo a que se sequen antes de separar las piezas

4º-Una vez hayamos pegado todos y esperado a que sequen bien (algo muy importante, porque si el papel está mojado aún se nos irá todo al traste en este paso), pasamos a cortar para separar las piezas.

Este paso se puede hacer con un cutter, pero si no tienes, que no cunda el pánico. Si doblamos los palos uno a uno dejando la foto por el interior, podemos meter un cuchillo “boca arriba” entre palo y palo, y cortar despacio pero firmemente para conseguir un corte limpio. Pero espera, que una imagen vale más que mil palabras…

IMG_20141207_211906

Separamos las piezas con un cutter o un cuchillo bien afilado (si pela papas, es ideal)

El puzzle va tomando forma...

El puzzle va tomando forma…

5º-Cuando tengamos todas las piezas sueltas vamos a forrarlas con cinta adhesiva una a una, con mucha paciencia. ¿Porqué? Porque 1-ayuda a rematar esos bordes que no se pegaron bien y evita que se levante la foto, 2-hace el puzzle más resistente a manos pequeñas y deditos curiosos, 3-protege las manitas de nuestros peques de alguna posible astillita que se pueda levantar con el roce entre palo y palo, y 4-le da un brillo y un toque profesional que no veas.

Así que, aunque este paso sea pesado y monótono, tenemos cuatro motivos para no saltarlo, así que, al lío.

Si tenemos un dispensador de cinta adhesiva (¿se llama así?) será más rápido y sencillo, si no, nos llevará un poco más de tiempo, pero no nos complica la existencia. Si lo tenemos, metemos la pieza donde normalmente ponemos el dedo índice para desenrollar cinta, pegando bien para que no queden bolas de aire. Estiramos un poco más de cinta, calculando que por los dos extremos quede más o menos el mismo ancho que tiene la pieza (aunque tampoco nos vamos a morir si nos dejamos un milímetro más, seamos sinceros…), y cortamos. Pegamos los extremos por la parte trasera de la pieza (sería ideal que quedara uno encima del otro para hacer más resistente la pieza), y listo.

IMG_20141207_145015

Primero la cara delantera…

IMG_20141207_145032

…cortamos y pegamos los extremos por detrás

 Y ya tenemos nuestro puzzle terminado.

6º-El último paso es el más importante, y el más imponente: la prueba de fuego. Como evaluación final se lo presentamos a nuestro peque, armado, y comprobamos su reacción.

IMG_20141207_145131

Presentación: Terremoto – puzzle, puzzle – Terremoto

IMG_20141207_145141

Empezamos a investigar…

IMG_20141207_145156

Algo no cuadra, el pato está raro, pero lo seguimos intentando…

¡PRUEBA SUPERADA! Aún no sabe armarlos, pero ya aprenderá. Le gustan y con eso me quedo.

Y tú, ¿te animas a hacer puzzles personalizados para tus peques? Se puede hacer todo lo complicado que se te ocurra, sólo hay que echarle un poco de imaginación.

Anuncios