Mundo Montessori: nuestros materiales (II)

Esta entrada es la continuación de un primer post donde enseñé nuestros materiales Montessori, y que puedes volver a ver aquí.

Este post ve la luz cuando mi hijo está a punto de cumplir 21 meses, pero en él hay fotos desde los 18, así que son actividades que él ha hecho en el periodo de edad 18-21 meses.

TRASVASE DE SÓLIDOS

image

image

image

Esta actividad empezó a interesarle con 18 meses, y fue él mismo quien la descubrió. Como ven, fue todo muy brusco, nada de utilizar dos envases, garbanzos y una cuchara como he visto por ahí. Esa era mi idea, pero como siempre, él descubre el mundo a su manera y si algo le atrae de una forma, por mucho que se lo decores más bonito, él lo quiere como lo quiere. Así que nada, trasvase de sólidos con una jarra, legos y una caja. Y como ven, siempre con un atento espectador de fondo que lo sigue en todo lo que hace.

También tenemos una versión a pequeña escala, más compleja y que exige más precisión: trasvasar las fichas de casino de un cilindro de su medida exacta a un molde de cupcake de silicona y viceversa. Imaginación al poder!

image

image

No se si se ve mucho, pero es lo que conseguí capturar. Al menos espero que se entienda la idea.

RELACIONAR FORMAS Y COLORES
Habíamos dado un primer paso con este tema con las tarjetas que le hice con los diseños de la caja de plastilina, como ya comenté en el primer post.

Hemos dado un paso más con un material casero que le hice en una tarde cualquiera y que, para mi sorpresa, se merendó en pocos minutos.

image

image

image

El proceso de creación fue sencillo. Aprovechando las formas de colores de una casita de encajables de Ikea que terminé tirando con mucho odio, dibujé el contorno en un folio y pinté las formas con el color de la pieza. Luego, metí el folio en una de esas hojas adhesivas para hacer álbumes de foto (los que tienen nuestros padres de su juventud seguro), y pegué bien los extremos con cinta adhesiva. Et voilá!

TRABAJANDO CONCEPTOS

image

image

Este puzle del que se quedó maravillado nada más verlo, nos vino desde Ciudad Real de la mano de nuestra querida Patricia Vera, y cayó en esta casa como una bendición. Está en un periodo sensible por los transportes, todos los coches le gustan, las motos, los camiones… y este puzle los trae todos. No solo encaja sin problemas cada uno en su sitio, sino que además les da nombre a todos: el coche de mamá, el camión de papá, el tren de abu, el avión de abu, el barco de mamá…

Por si lo estaban pensando, no nos hemos ganado la lotería ni mucho menos, pero oye, el niño tiene esperanzas de que mamá tenga un barco y abu un avión, así que vamos a dejarlo, jajaja.

ENCAJANDO FORMAS

image

image

Estas cajitas que vienen llenas de chocolatitos y pensadas como adornos para el árbol de navidad han sido todo un éxito en casa. Son de lata, por tanto suenan al chocarlas, y encima sirven de encajables, así que la diversión está asegurada.

Si les interesan, las hemos conseguido en Lidl (árbol y estrella) y Mercadona (bola y muñeco de nieve), así que supongo que en cualquier supermercado se verán en estas fechas.

image

image

La estrella roja con la que practica no aparece en las fotos porque la olvidamos en casa de los abus, pero tiene el mismo tamaño que el árbol de navidad.

TRABAJANDO LA ORGANIZACIÓN EN  EL ESPACIO
Dado el afán frenético por los coches nos hemos hecho rápidamente con carreteras para trabajar la organización  del espacio sobre todo.

Le encantó la idea desde el primer momento, y no solo la utiliza como tal, sino como tapete de juegos. Además, hemos añadido un concepto de vida cotidiana, que es quitarse los zapatos para subirse a la alfombra. Se lo dije el primer día, pero lo ha aprendido por imitación al verme a mi.

image

Es de Ikea, 18€.

VIDA COTIDIANA
Además de trabajar las destrezas necesarias, hay que aprender cosas de la vida diaria.

Llegados a los casi 21 meses (faltan 6 días), el rey de la casa ya pincha con pajita sus propios zumos o batidos, abre el cajón de los cuencos donde le ponemos galletas o cereales y nos da uno pidiendo galletas (en casa de mi madre las coge solo porque están a su altura, y por eso esta todo el día comiendo. Creo que por ahora hay que restringir el acceso galletil), en el mismo cajón coge la pajita cuando es necesaria, coge solo su cuchara cuando quiere yogur, y si algo se derrama pide una servilleta (cuando no llega, si no la coge él) para secarlo.

Ha aprendido a pasear al perro, y aunque no nos fiamos mucho del peludo, porque ve otro perro y desaparece sin mirar atrás, en general le dejamos llevarlo por sitios donde no hay problema.

En la nevera le hemos puesto un estante solo para él a su altura, de forma que cuando quiere algo y se puede, yo se la abro y él lo coge. Se que no es el ideal de libertad que busca la pedagogía, pero aún no entiende el concepto “comer a la hora de comer”, y si es por él se pasa el día a base de zumos, galletas y yogures.

Ayuda a poner la lavadora, ayuda a tender dándome las piezas una a una, ayuda a hacer la cama estirando las sábanas (o arrugando, depende de cuanto tiempo le deje hacer), ayuda a colocar la ropa (al menos la suya)…

Además está aprendiendo a vestirse y no pierde oportunidad de experimentar. Nosotros le dejamos, por supuesto.

Como siempre, las tareas del hogar llegan cuando él muestra el primer interés y las iniciamos nosotros cuando vemos relación entre el periodo sensible en que se encuentra y la tarea a realizar.

Y ustedes, ¿cómo lo hacen en casa? ¿Cómo trabajan con sus peques las actividades del hogar?

¿Qué actividades hacen (o hacían) sus peques a poco tiempo de llegar a los 2 años?

¡Cualquier idea para aportarnos es buena!


Por si les interesan, les dejo la lista de posts sobre Montessori que hay publicados en el blog:

Anuncios