20 meses

Ya hace bastante que cumplimos los 20 meses, de hecho en nada llegamos a los 21, pero no me da la vida para todo!

En este último mes mi hijo ha dado un gran avance general. No sabría decir qué en concreto, pero se le ve más mayor, más desenvuelto, más consciente de sí mismo y de lo que le gusta. El habla mejora a pasos agigantados y ya se comunica mucho mejor, si cabe, pero vamos por pasos…

**Carácter, personalidad…
Le encantan las personas, y de eso no hay duda. Ya hasta con los extraños mejora intentando enfrentarse al miedo que le producen, pero no todos los extraños, sino aquellos que son conocidos pero extraños para él. En la calle solo le interesan los niños.

Cuando llega alguien a casa se cohíbe y se sube encima de mi encontrando cobijo, pero muy bajito empieza a señalarlos preguntándome quienes son y yo le voy diciendo: ella es X, tía de mamá, y él es Y, tío de mamá… así varias veces hasta que se va soltando y empieza a hablar contando sus locuras.

Eso si, quien no le gusta no le gusta, y ya.

Es un niño libre, que quiere ser independiente a toda costa y aprender, de eso no tengo dudas. Si quiere un zumo tiene que ser él quien le pinche la pajita; si hay que vestirle él quiere participar, si hay cambio de pañal, se limpia él; si alguien se baña y se le ocurre meter la ropa sucia en la lavadora, la tenemos, tiene que hacerlo él; si vas al baño la tapa del WC la baja él; y así con todo. Yo le dejo siempre que no suponga peligro para él, por un lado no quiero cortarle las alas de aprender, y por el otro me ahorro mil rabietas al día.

Aún así, no siempre es fácil, tiene las cosas muy claras y está dispuesto a echarte un pulso a ver quien gana, siempre. Eso me mata. Se pasa el día dando portazos, cerrando ventanas y queriendo meter llaves que no se como alcanza a coger, donde no van. Y claro, hay que decirle que no unas 4 veces pero por más que lo digas él sigue. Y eso al final del día agota mucho. Pero bueno, lo vamos llevando. A empujones, pero ahí vamos.

Por otro lado los enfados y las rabias son pan de cada día, porque no hace caso y se empeña en hacer lo que quiere, con lo cual o cedes o tienes pataleta asegurada. No siempre se puede ceder así que no queda otra que aguantar el chaparrón.

**Destrezas, habilidades…
Salta perfectamente y corre por los pasillos a la vez que salta. Es como el conejo blanco de Alicia, salta y corre todo el rato. Da vueltas en círculos al son de sus gritos hasta marearse. En torno a la comida mejora sus habilidades: pincha pajitas en los zumos, trocea galletas o pan, come con cubiertos con mejor destreza, maneja mucho mejor el vaso y ya no suele bañarse con el contenido (vasos sin asa)…

Quiere aprender a vestirse solo, y aunque no siempre coordina bien y mete las dos piernas en la misma pata del pantalón o se mete la blusa en la cabeza y como no recuerda que tiene que meter los brazos se la vuelve a sacar, cada vez que tiene oportunidad lo intenta. Lo que si controla bien (aunque cuando no está por la labor de colaborar misteriosamente se le olvida como hacerlo), es ponerse los calcetines y los zapatos. Y quitárselo, eso sí. Se quita toda la ropa sin problema porque sabe que vamos a meterla en la lavadora y eso le encanta. Por eso, antes de ponerla tengo que revisar qué ha metido dentro, y ponerle peso en la tapa (porque tiene la puerta por encima) para que no la abra en el lavado y meta algo más.

**Montessori..
Practicamos la filosofía de María Montessori en todo lo que podemos, encontrando la forma de verle el lado educativo y pedagógico a todo lo que le rodea.

No le he hecho nuevas actividades por falta de tiempo, aunque tengo algunas que no he contado todavía y espero poder preparar el post en breve. Lo que si estoy haciendo es observando mucho, viendo lo que le interesa, lo que le gusta ahora y las destrezas que está a punto de lograr para hacerle la carta a los Reyes Magos con esos materiales que necesitamos para hacer nuevas actividades. Desde que la tenga se las muestro.

**Habla
Todo lo quiere saber, todo lo pregunta y todo lo repite. Se sabe todas las partes de su cuerpo: ojos, mano, boca, orejas, nariz, rodillas… y las localiza en cuerpos ajenos señalando y repitiendo: “oyo” (ojo), “oto oyo” (otro ojo), “naní” (nariz), “oca” (boca), “osella” (oreja)… pero también añade a quien pertenece: “oyo di mamá” (ojo de mamá), “oyo di papá” (ojo de papá), “oyo di ate” (ojo de Dante)…

Como verán, mi niño me salió italiano, está empezando a incluir “de” en las frases pero dice “di”. Es muy gracioso preguntarle en el coche “nene, a donde vamos?”, y que responda “cássa di aaabu” con tono italiano. De donde lo saca no lo se, pero es para grabarlo.

Hace mini frases cada vez mas complejas pero se traba cuando la lengua le va antes que la mente, y es muy gracioso escucharle apurado hablar a media lengua. Una de las frases que dice, aunque no es una muletilla que repita siempre, sino que la adapta al contexto demostrando que entiende lo que significa es: “soshe di mamá a calle di abu”, es decir, que el coche de mamá está en la calle de abu. Otra: “abu ta a shilla, oto abu a shillón, mama a febo”, abu está sentada en la silla, el otro abu (mi padre) en el sillón y mamá en el suelo. Es decir, aprende a hablar de localización, de donde están las cosas. Sabe donde están, pero ahora aprende a verbalizarlo.

También ha introducido tres verbos que usa constantemente: “poma” (toma),  “aye” (abre) y “tayó” (cayó). Los dos primeros los usa solos o los combina al darme algo para que lo abra, como por ejemplo mi estuche de clase cuando estoy estudiando o preparando un trabajo, diciéndome: “mamá poma yita yita a mamá, aye”, traducción: “mamá toma los pinta pinta de mamá, abre” (para que le abra el estuche y jugar a tapar y destapar los bolígrafos). Los pinta pinta son bolígrafos, lápices o cualquier cosa que permita escribir con ella. Y “tayó” (cayó), para informar de que algo se cae, como por ejemplo “tayó zapapo di ate” (se cayó el zapato de Dante).

Como le encanta todo lo relacionado con ropa se lo ha aprendido: “tananó” (pantalón), “fuba” (blusa), “citines” (calcetines) y “zapapo” (zapato).

Es decir que se comunica muy bien, enseñarle cosas es sencillo, sobre todo porque quiere saber todo lo que ocurre a su alrededor y comunicarlo.

El otro día le conté que tenía un examen, y ahora todos los días que me ve salir a clase cuando mi amiga me recoge dice “mamá a shane naninia a shoshe” (mamá tiene un examen y se fue con Davinia en el coche), y se lo dice a todo el que ve, aunque yo esté al lado.

Todo lo que oye lo repite.

Ha aprendido canciones, como la de “caracol, col, col saca tus cuernos al sol…” y se pasa el día gritando “ayacó co co”. Y le encanta la canción de Enrique Iglesias “Bailando”, cuando la escucha la canta: “ayato o o, ayato o o” y en la parte que dicen “oh oh oh ooooh..” el canta “no no no noooo”.  El mejor pasatiempo es ver el videoclip en el movil y lo pide diciendo “mama, ayato o o aqui?”.

Escucharle es un show y cada invento que se le ocurre es motivo de risas y alegría, y él encantado lo repite.

**Dentición…
Tiene un colmillo a medio camino y el otro asomando, los nuevos del equipo.

El diente dañado está aquí todavía, roto, se mueve, pero por lo pronto vamos a dejar que la naturaleza siga su curso y cuando tenga que caerse que se caiga. Él hace vida normal, así que en eso nos quedamos.

Y bueno, algo me quedará por ahí, pero en nada me tengo que ir a clase y tengo que dejarlo aquí. Una pregunta que me surge, en estos mes a mes, qué les gustaría leer de los avances que va teniendo? Porque quizás hay algo que no comento y les gustaría saber.

Besos!!

Anuncios