S.O.S. Mamás! Etapa del NO

Hola a todas. Este no va a ser un post de ideas, de opinión, de manualidades ni mucho menos de trucos de educación. Hoy les habla una Maya desesperada, que se siente arrinconada en una esquina sin saber cómo actuar. Lo publico porque necesito ayuda, y quizás pueda ayudar a otras mamás.

Estamos inmersos por completo, de pies a cabeza, en el mar del “no”. Mi hijo como saben tiene 18m y ya lleva unos meses que todo es “no”. El problema es que últimamente se ha vuelto un “no” más seguido, más rabioso, presente mil veces cada día y aunque suene raro, un “no” controlador.

Cualquier cosa que le pregunte la respuesta es “no”. Quizás opinen que es muy pequeño para entender o que tiene un vocabulario escaso y no se sabe expresar, y quizás sea así, pero por eso les invito a que lean el el post de los 18 meses para que se hagan una idea de como es. Se queda con todo, todo lo repite, todo lo dice, sabe un montón de palabras y se comunica bastante bien. Por eso, tengo la sensación de que estamos en un “tira y afloja” constantemente, porque él sabe lo que le pido (me consta), pero no lo hace, me dice que no y monta la pataleta si le insisto. Así decenas de veces al día. Y qué le pido? Pues que recoja algo que acaba de tirar en medio del paso y me puedo caer (supongamos que estoy cocinando), que deje de coger paños porque ha gastado 3 en sobar el suelo y no me deja ninguno limpio en la cocina, que no escupa (ahora le da por escupir en el suelo o donde sea y sobarlo a manotazos o coger paños para limpiarlo), que no le pegue al perro, y así diablura tras diablura. Evidentemente no se entretiene con nada y llega a un punto en que se le ocurre todo lo que no debe.

El “no” controlador llega cuando su padre y yo estamos cerca y me toca o yo a él y empieza a gritar “no mamá/papá” y a meterse en medio o dar manotazos para separarnos, si pongo algo en algún sitio y no está de acuerdo me grita “no mamá”, chilla hasta quedarse morado, se enfada y se tira al suelo, incluso si es tal la rabia, me pega. Tengo claro que eso no de lo voy a consentir, así que la situación empeora.

Nos pasamos el día de pataleta en pataleta. No quiere comer comida como tal, pero me pide galletas, cereales… tras semanas así le digo que no, que tiene que comer comida y otra pataleta. Si llegados a un punto no me opongo y se lo doy, no se lo suele comer, muerde una galleta y la pasea por la casa hasta que se cansa y se la da al perro (y si este no la quiere va a la basura), me pide cereales pero los riega en el suelo (gracias a que el perro generalmente los quiere), me pide zumo y haciendo el tonto, que no bebiendoselo, lo tira en el sillón o en el suelo, tras varias advertencias de que se lo beba que lo va a tirar… me pide un yogur y nada más abrirlo me dice que no y me lo tengo que comer yo…

En fin, tantas y tantas cosas que me agotan la paciencia y los recursos que ya no se por donde seguir.

Me aconsejan por un lado que le deje que es pequeño, por el otro el típico de la torta a tiempo…, pero no quiero uno ni otro. Aunque a veces se me vaya el grito por puro agobio, no soy partidaria de la educación con golpes, y tampoco creo que dejarle sea la opción. Mi obligación es educarle, ponerle límites, pero no es nada fácil. Intento mantener la calma pero no consigo que me dure un rato, la verdad es que no me lo está poniendo nada fácil.

Ni intentando explicarle algo de forma sencilla, ni enfadandome… muchas veces hasta que no llega el grito no hace caso, otras, ni eso. Y ya no se qué más hacer…

Mamás del mundo que se vean reflejadas en mis palabras, mamás a las que todo esto les suene de algo, necesito ayuda.

Cómo se sobrevive a la etapa del “no”?

Anuncios