Gracias agosto!

Últimamente he estado desconectada del blog y de las redes, pero realmente no se porqué. Supongo que necesitaba reencontrarme conmigo misma, pensar y dedicar un rato a analizar mi situación y mi vida.

Ya saben que me paso el día sola con mi hijo, que mi marido trabaja demasiado y mi único escape son los fines de semana que voy a pasarme los días con mis padres cuando se van de acampada. Pero este mes de agosto no fue así, ellos se marcharon de viaje como todos los agostos y yo me quedé aquí sola, más días aún.

Al principio no fue nada fácil, y creo que no lo fue del todo, pero poco a poco me fui dando cuenta de muchas cosas y aclarando mi mente.

  1. Siempre he sido una persona empática y que se preocupa por los demás. Si un ser querido está mal por algo me preocupo en saber cómo está aunque sea por teléfono o Whatsapp. Si alguien me necesita siempre estoy ahí.

Este mes me he dado cuenta de que no recibo lo mismo que doy. No he tenido un solo contacto con alguien que no fuera propiciado por mi. Me interesé en saber cómo estaba mi supuesta “mejor” amiga embarazada de su segundo hijo no deseado y que le supuso una enorme tristeza, pero ella jamás preguntó por mí. Me dijo que en agosto tenía tiempo libre (eso fue en julio) y que me llamaría para ir a la playa con los niños. Sigo esperando.

Pero para no cansar, mas conversaciones de ese tipo, que preguntas como están viéndoles en línea en Whatsapp y tardan dos horas en responder, o directamente se conectan varias veces más y nunca lo hacen.

De mi familia no he sabido absolutamente nada, ni de la mía ni de la de mi marido, tan solo de un tío mío que se quedaba en casa de mis padres el fin de semana para estar más cerca de la novia y venía a pedirme la llave. Nadie más.

He hecho la prueba durante días, de no comunicarme a ver si alguien se acordaba y ha sido muy triste comprobar la realidad. Lo curioso es que no he sido mala con nadie ni he tenido problemas o encontronazos con alguno. Jamás. Así que es una actitud que no entiendo.

Incluso mis padres, por estar disfrutando pasaban de responderme y me tiraba horas esperando un simple ok.

En conclusión. En este mes de agosto me he dado cuenta de que no puedo contar con nadie, ni debo esperar nada de nadie. Todos aquellos que me conocen, que saben mi situación, que muchas veces han comentado “lo difícil que debe ser”, no se han acordado un solo minuto de interesarse por mi sabiendo que estoy sola. A partir de ahora lo tengo claro, mi única preocupación va a ser mi pareja, mi hijo y mi perro. En segundo lugar, que mis padres estén bien. El resto de mis conocidos ha desaparecido de mi lista. Si alguien quiere saber de mi ya sabe lo que tiene que hacer.

(Ojo. Hablo de mi entorno, del mundo 1.0, esto nada tiene que ver con la blogosfera, donde el panorama es totalmente el contrario que en mi vida real. Siempre que necesito algo, tengo gente a mi alrededor. Así que no me puedo quejar de nada.)

  1. Tengo que trabajar la paciencia, mucho. Y estoy en ello. En este mes de agosto he tocado fondo, me he sentido fatal infinidad de veces y he decidido que ya no más. Cuando vea que estoy al borde del abismo y a punto de sucumbir a los nervios dejaré todo en manos de mi marido y me iré por ahí un  rato a desahogar mi rabia. No está siendo nada fácil, mi hijo no me lo pone fácil, y es una batalla continua, pero intento poner cabeza fría y pensar las cosas dos veces. Por el bien de todos.

Para esto me está ayudando mucho el libro de Rosa Jové, “Ni rabietas ni conflictos”.

  1. Necesito metas, retos, tener la mente ocupada y nuevas ilusiones. Por eso me he embarcado en una nueva aventura y poco a poco estamos instaurando la pedagogía Montessori en casa. Ya saben que siempre hemos fomentado la independencia de nuestro hijo, dentro de sus posibilidades claro está. Pero además de eso he hecho un cambio en sus juguetes y entretenimiento, he quitado todos sus juguetes musicales y cosas a las que no hacía caso y los he sustituido por materiales que siguen la pedagogía que promueve Montessori. Aún así me falta mucho por aprender, pero hablaré más sobre el tema en otros posts.
  2. Como decía hace unas semanas en mis reflexiones de un día cualquiera, me he reafirmado a golpe de nervios que no sirvo para vivir en casa todo el día. Siempre he odiado las tareas del hogar, y jamás podré identificarme como “ama de casa”, ni concibo la idea de que alguien pueda definirse como tal. Pero es que además me he dado cuenta, muy a mi pesar, que no sirvo para ser mamá 24h. A ver, si, lo seguiré siendo por mucho que cambien las cosas, pero soy incapaz de estar todo el día en casa con mi hijo sucumbiendo a sus nervios, sus quejas, sus cambios de humor que tanto me afectan…, y con una sonrisa en la cara, hoy, mañana, pasado y el otro…todos los días así, viendo como el vaso se va llenando cada vez más y no tengo distracción alguna. Mientras, veo como otras personas entran y salen, se comunican con amigos o compañeros de trabajo, se toman un café por ahí, hablan con el de la tienda, hacen recados….y yo aquí, limpiando cuando mi hijo me deja y si no sentada en el sillón. Es algo que me supera, lo siento si no cumplo las expectativas de alguien y no soy una mamá modelo, pero así me siento y debo hacer lo que me haga feliz. Por eso estoy deseando volver a la universidad y hacer algo más, algo productivo, y desde que termine me buscaré un trabajo porque así no puedo seguir.
  3. Necesitaba volver a sentirme mujer y no solo madre, así que he vuelto a Youtube a recuperar canales de recetas, de belleza, de peinados, uno de inglés… de cosas que me gustan en definitiva. Me esfuerzo por hacerme peinados, maquillarme cada día aunque sea para estar en casa y verme bonita ante el espejo. Es algo que me gusta, me hace sentir mejor y lo necesitaba mucho.

Si alguna se me queda en el tintero hablaré de ello más adelante, pero en resumen, estoy es lo que me ha traído la soledad del mes de agosto. No ha sido fácil, no ha sido agradable en muchas ocasiones, pero en el fondo ha sido productivo porque sin querer y a base de golpes de realidad, he aprendido mucho.

Así que…

image

Y ustedes, como han estado?

-Perdón por el formato y la edición, post escrito desde el móvil-

Anuncios