17 meses

image

Aunque estando todo el día metida en casa no tenga esa sensación, el tiempo ahí afuera vuela, y sin darme cuenta hemos llegado a los 17 meses.

Sigo diciendo que mi hijo no corresponde a la edad que tiene. Por su actitud, por las cosas que hace, muchas veces me olvido que aún no tiene un año y medio siquiera, y me veo exigiéndole cosas que luego analizo y veo que son irreales. Por ejemplo, que entienda que no puede agitar juguetes pesados cerca de mi cara porque el porrazo no me lo va a quitar nadie, o que tiene que quitar los juguetes del medio del paso para no caerse. Pero bueno, entre batallas, hemos cumplido un mes mas. Veamos los cambios.

CARÁCTER, PERSONALIDAD

Es un niño nervioso e impaciente por naturaleza, no tiene un ápice de espera, no escucha el “espera un segundo que ya te lo doy” y enseguida monta en cólera. Como tal, me llama infinidad de veces al día, como ya comenté en el post de los 16 meses. Es algo que no tiene pinta de remitir, sino ir a más.

Es poco tolerante a la frustración, si algo no le sale a la primera enseguida pide ayuda en lugar de volver a intentar, y ya a la segunda o tercera, se enfada y lo lanza lejos. Aún así le gusta aprender, no sólo palabras sino acciones, pero le gusta aprender a su ritmo.

Creo que será buen autodidacta (como la madre), porque no le gusta que le digas cómo hacer algo. Enseguida da muestras de enfado, y si sigues se va. Es un niño libre hasta para eso, le gusta aprender a su aire, y si algo no le sale lo deja y no le pone más interés para irse a otra cosa. Pero si te ve hacer algo que le gusta te hace repetirlo las veces que sea necesario hasta cansarse, pero no lo intenta él, es como quedarse con la idea base, y a otra cosa.

SOCIABILIDAD, HABLA

Es sociable por naturaleza, pese a estar todo el día en casa. Saluda a todo el mundo por la calle, llama a los niños y los perros que ve, y se ve que le gusta estar entre gente. Eso si, con su gente bien controlada, que no se le pierda nadie ni se le aleje mucho. Sobre todo si alguien le devuelve el saludo y le habla, eso aún le asusta y se cohíbe.

El habla da para otro post, porque es asombroso todo lo que dice, sabe y entiende con la edad que tiene. Me he encontrado con gente por la calle que me rebate la edad del niño y hasta me han preguntado si este año entra al colegio. O_o

Ya saben que yo le hablo mucho, le explico mucho las cosas y llamo todo por su nombre. Es muy gratificante ver los resultados y los beneficios que tiene esto para él. Es una de las cosas que más me enorgullecen de haberle enseñado.

Repite más palabras o lo intenta, pero lo que sí es curioso es que se queda con muchas cosas y busca la forma de hacerse entender. Eso facilita mucho.

Por poner un caso, él me da un beso y un abrazo porque le nace, y luego le hace lo mismo al perro. Asimila que si él lo hace, el perro lo debe hacer también y le pide él al perro que me de un beso y un abrazo a mí. Al perro le llama “agg”, cuando quiere darte un beso tira besos al aire, y cuando te está abrazando dice “annnn”. Así que al perro le dice: “aggg (besos al aire) annnn a mamá”, señalando en mi dirección. Como el perro no le entiende se lo pido yo para que me de un beso, y después él se agacha, se señala y le dice “a ate” (a Dante), para que ahora le de el beso y el abrazo a él.

Esto se puede repetir varias veces en función de la gente que haya en la casa: “a mama”, “a papá”, “e abu”….

Ya le llaman la atención los dibujos completos, es decir, el capítulo, no solo la música, y él pide lo que quiere ver: “papú” (Peppa Pig), “mau, nini, she she” (Mickey Mouse, Minnie, Pluto, es decir, La casa de Mickey Mouse) o levantando los brazos y moviéndolos sobre su cabeza te pide a los “Cantajuegos”. Por ahora son sus tres favoritos.

Le encanta hablar con mi madre por teléfono, y como ella siempre le pregunta qué comió, él sea lo que sea siempre le dice lo mismo: “adilla” (ensaladilla), “a vevo” (huevo), “atin” (atún), “mumu” (zumo), “teti” (Peti – Petit Suisse).. Y toda la conversación, cual grabadora, la repite con su teléfono de juguete o con el mando de la tele, lo mismo da.

Y otra curiosa es que, cuando se da un golpe ha entendido que yo le consuelo y le doy besos. Así que cuando se da, así sea lo más mínimo, como que la pelota al rebotar le roce un pie, viene corriendo con el pie en alto y pidiendo besos, para que le des un beso en la zona en que se dio el golpe. Se nos ha dado el caso de ir subiendo escaleras cargados como burros y tener que agacharnos a darle un beso en el pie porque se rozo el dedo gordo con el escalón.

SUEÑO, ALIMENTACIÓN, DENTICIÓN, TAMAÑO, PESO

Ya llevamos una buena racha durmiendo la noche entera, salvo alguna que otra noche en la que sueña o se despierta por el calor. Basta con traerlo a nuestra cama y se vuelve a dormir en segundos.

Eso si, siempre se duerme acompañado, por los dos o por uno de los dos en el sillón, y cuando se duerme le llevamos a la cuna.

Se duerme alrededor de las 23:00 y se levanta a las 8:30-9:00. Y hace una siesta al mediodía de una o dos horas.

En cuanto a alimentación, come de todo, a trozos y cucharadas, depende lo que haya, y con tenedor y cuchara. Yo se lo cargo y él se lo lleva a la boca. Ha aprendido también a pincharlo él pero si no puede se desespera y te pide que lo hagas tú.

Cuando no le veo por la labor de comer y son ya las 5, le digo: “nene vamos a comer?”, me responde “no”, y yo le digo “pues yo voy a comer”, me siento y enseguida aparece gritando “abuba!” para que le suba a él también. Cuando ya no quiere más me pide que le baje diciéndome “apá!”.

Los dientes han dado un gran avance en este último mes. Le han salido dos muelas abajo y el primer diente al lado de la paleta izquierda, abajo. Estos hacen un total ahora mismo de 11 piezas dentales que me dan mucha más tranquilidad para ya darle las galletas enteras, trozos mayores o trozos de carne por ejemplo. No es que antes no lo hiciera, pero ahora me siento más segura porque confío más en sus posibilidades.

En cuanto a tamaño/peso, mide 87cm y pesa alrededor de 12kg.

INTERESES, HABILIDADES, DESTREZAS

Definitivamente es un niño activo, no para quieto y no gusta mucho de actividades de pequeño movimiento, como armar legos. Lo suyo es a lo grande, llevando cosas de aquí a allí, corriendo, con el correpasillos por la casa… aunque tiene episodios de entretenerse metiendo juguetes dentro de otros, o rompiendo papeles y etiquetas de garrafas, una afición que incrementa con el paso del tiempo. En mi casa no hay garrafa de agua de 8L que conserve su etiqueta.

Últimamente también le llaman los dibujos y se sienta a verlos, eso si, siempre con un juguete en la mano para hacer algo más. Lo malo es que ahora me tiene todo el día sentada en el sillón echando culo viendo dibujos, y si me voy me llama o me va a buscar: “mamá, ete qui, a yióm!” (“Mamá, aquí, al sillón”).

Se pone a cuatro patas y nos mira por el hueco de entre sus piernas, camina y corre de puntillas, sube las escaleras sin ayuda y casi sin agarrarse (bajarlas le cuesta más, aunque un escalón solo si se atreve), sube y baja de la cama y el sillón a la velocidad del rayo, y sigue mostrando su lado cooperador llegando incluso a avisar de que algo no esta en su sitio y lo trae.


Creo que me pasé escribiendo (para variar), así que aquí lo dejo. Estos son nuestros avances a los 17 meses, cómo son o eran tus hijos en esta etapa?

-Perdón por la edición, post escrito desde el móvil-

Anuncios