#AZdelaMaternidad… con la J: “Jaque Mate”

Jaque es lo que se dice en ajedrez cuando realizamos un movimiento que pone en peligro la figura del rey, obligando a ponerlo en otro lugar. Cuando no hay salida posible y el rey está acorralado se dice “jaque mate“, de forma que se considera muerto y el contricante gana la partida.

Pues bien, “jaque mate” como sinónimo de rendición, de perder la partida, de morir, es lo que mi hijo me provoca cuando me mira con su sonrisa pícara y sus enormes ojos alegres.

Cuando riega los juguetes por la casa, las garrafas y trozos de papel dejándolo todo como un vertedero en las afueras de una gran ciudad, me enfado con él y le digo que recoja, me mira con su carita de “yo no fui” y me rindo por completo. Lo oculto, él no se da cuenta, pero lo hecho hecho está. Jaque mate.

Es curioso el poder que tienen los hijos sobre nosotros, esa capacidad de conquistarnos con una sonrisa, de enamorarnos cuando nos cogen el dedo entre su puñito por primera vez, de encogernos el corazón cuando nos llaman mamá. Quien dijo que tener un hijo es aceptar que tu corazón viva en otro cuerpo eternamente tiene toda la razón. Cualquier cosa que tenga que ver con ellos, sea buena o mala, va directa al centro de nuestros sentimientos, directo al corazón.

Es curioso como una personita tan pequeña, tan frágil, tan indefensa, entra en nuestro mundo como un meteorito, dispuesta a poner todo patas arriba y revolucionarnos la vida. Desde el día en que le conocemos nada va a ser como antes, ni por asomo. De seguro nos esperan muchas aventuras, situaciones nuevas, sentimientos diversos y ocasiones en las que perderemos la partida a su favor.

Mi hijo me conquista a cada paso que da, bueno o malo, por eso, me rindo ante él y su sonrisa pícara, sus ojos maravillosos y su dulce inocencia. Sin duda, mi hijo me gana la partida. Jaque mate.

– – – – –

230b1-embarazadasilla2

Anuncios