#FotoFinde (1)

Después de unos días de parón en el blog, más por necesidad de tiempo para mí misma y para mi vida 1.0 que por otra cosa, vuelvo con un carnaval que llevo tiempo viendo y al que no me animaba a sumarme por no tener fines de semana especiales. Ya saben que MaridoBello trabaja y yo, normalmente, los paso en casa.

Excepto en verano, que mis padres se van el fin de semana de acampada con la autocaravana que tienen y yo voy y vengo con mi cochito y mis peques (niño y perro) a pasarnos el sábado y el domingo con ellos. Por eso, ahora puedo sumarme y armar mi #FotoFinde particular. Pero seguiré, porque según he visto en el post-origen del carnaval, quienes trabajen el fin de semana pueden publicar las fotos de su día libre. Así que, cuando no sea #FotoFinde será #FotoMiércoles o algo así, jajaja. Pero bueno, el caso es que veo que puedo sumarme, y hoy empiezo.

Y lo hago con dos imágenes. Así, a lo grande. Según ha dicho la creadora, por haber sido un fin de semana largo por la Semana Santa se permiten dos fotos, sólo por esta vez, así que allá van las mías.

FotoFinde1b

La primera no es el mejor momento del fin de semana, pero es nuestra primera herida de guerra y la recordaré toda mi vida. Ocurrió cuando papá limpiaba el patio con agua y lejía y el peque tocó el agua en un descuido. Se lo llevó al baño a lavarle las manos y en otro descuido ¡metió el dedo en el desagüe! Al sacarlo se dejó un trozo atrás. Nada grave, se pasó el día jugando con piedras y ni se enteró, de hecho ya ni se queja, pero imborrable es el susto que nos llevamos al pensar que no fue nada y ver al peque con la cara, la mano y la ropa llena de sangre. Claro, se metió el dedo en la boca…y lo regó todo. ¡Ay madre, qué susto!

(Perdón por la calidad de la foto, pero capturar un solo dedo de un terremoto de 13 meses que no para quieto no es fácil)

FotoFinde1

Sin duda, esta es la mejor imagen del fin de semana. Cada imagen que ellos protagonicen es inolvidable, pero esta aún más, cuando vieron llegar a MaridoBello y los dos se pusieron como locos esperando que se bajara del coche para recibirlo como se merece. Aunque no se ve en la imagen, la velocidad que tenía el rabito de MiMascota y los gritos de mi Terremoto, reflejaban la alegría por ver a papá. Están apoyados en una “puerta especial” que hizo el abuelo para que ninguno de los dos se saliera de la autocaravana: el peque por pisar en falso y salir rodando por las escaleras, y el perro por salir corriendo al ver a otro y pillarle algún coche o llevarse una mordida sin necesidad. Por eso está hecho a la altura del peque para que vea la calle y con una ventana a la altura del perro para que también pueda verla. Todo un invento. Sólo por eso, por verlos compartir momentos juntos, todo merece la pena.

Este post pertenece al carnaval #FotoFinde iniciado por Mami Futura. Si te animas a participar, siguiendo el enlace a su blog encontrarás las normas.

Anuncios