Mi diabetes insípida (II). Y llegó el día…

Para entender mejor este post es mejor que leas la primera parte. Aquí te la dejo.

. . . . .

Y llegó el día. Mañana por la tarde ingreso en el hospital para hacerme las pruebas que me darán por escrito lo que ya se, que tengo diabetes insípida como el resto de mi familia, y por fin podré conseguir que un médico me prescriba el medicamento que tanto me facilita la vida, sin tener que gastar dinerales o pedir una receta a mi familia.

Ayer al mediodía me llamaron para darme la noticia, y empecé como loca a organizarlo todo:

Lo primero fue hacer comida “suficiente” para que MaridoBello tenga en casa. Él se maneja perfectamente, pero como muchas veces suele llegar tarde y buscando comida como perro hambriento no quise que llegara sin encontrarse nada, así que le hice algunas cosas y las congelé, para que tenga algo preparado en caso de necesitarlo.

Segundo, preparar mi ropa. Pijamas y una muda de ropa “de calle”, porque podré salir de la habitación, pero tampoco voy a estar vestida de gala para estar, la mayor parte del tiempo, sentada en una cama. Un libro, neceser personal y el cargador del móvil, que no puede faltar.

Tercero, preparar las cosas del peque. Se quedará con mis padres el tiempo que yo esté en el hospital porque MaridoBello estará trabajando (ahora incluso más tiempo que antes 😦 ) y como el tiempo varía tanto, le envío una cantidad decente de ropa de todo tipo, por si acaso. Productos de higiene, juguetes y poco más.

Cuarto. Avisar a mi familia de “diabéticos insípidos”, porque llevan tiempo en alerta para ver cuándo me toca entrar al “matadero” (porque lo sentimos así) y estaban desesperados por saber (ellos y yo). Se que el grupo familiar del whatsapp echará humo en esos días desde primera hora. Ya me dieron ánimos, todo su apoyo y oye…quieras o no, es una bocanada de aire fresco saberte querida en estos momentos.

Y quinto, por supuesto venir aquí y contarles la noticia. Hacerles saber que tendré poco movimiento en el blog, con lo cual leeré todo lo que pueda pero estaré ausente unos días. Realmente no se cuánto tiempo, porque todo depende del tiempo que tarde mi cuerpo en responder y dar la voz de alarma. La prueba consiste en poner mi cuerpo “bajo mínimos”, esto es, llevarme al borde de la deshidratación. Estaré sin comer y sin beber nada de nada, me sacarán sangre cada ciertas horas y analizarán mi orina. Con lo cual, depende de mi cuerpo el tiempo que estemos en esta situación, y tan pronto como me deshidrate, me pongan el medicamento y vuelva todo a los valores “normales”, demostrando así que tengo la enfermedad, volveré a comer y beber. Esto puede ser un día, dos, cuatro….no se sabe. Por eso no puedo dar fecha de vuelta, aunque espero y deseo que sea lo más pronto posible.

Por eso, les cuento que por aquí, leeré lo que me pongan, pero posiblemente no responda porque lo haría desde el móvil, y el mío es tan básico que no siempre me permite responder comentarios de forma decente. Donde sí estaré más “a mano” será en Twitter (para quien no la tenga, esta es mi cuenta), podré responder y comentar cualquier cosa sin problemas, porque por suerte la aplicación en el móvil me funciona bien 😀 .

Lo dicho, las leeré seguro, incluso más que hasta ahora, porque tendré muuuucho tiempo libre y la tranquilidad de que mi hijo está en buenas manos, pero no puedo garantizar que comente. Cualquier cosa que necesiten, ya saben cómo encontrarme.

Por lo pronto, el blog, en cuanto a nuevas entradas se refiere queda, por lo pronto…

CERRADOPor en

¡Hasta pronto!

Anuncios