#AZdelaMaternidad… Con la Q: “Quiqui”

Él se llama Micky, pero tú le llamas Quiqui. Fue una de tus primeras palabras (Iqui le decías).

Es nuestro perrito, nuestro Yorkshire fiel y cariñoso que no puede ver una lágrima brotar de tus ojos porque le falta casa para correr a ti y quitártela a lametazos. Tu amigo fiel, tu compañero de juegos, tu almohada en las siestas, tu compañía en las batallas de cada día… Tu sombra. No te deja solo allá donde vas, y no pasan muchos minutos de un beso al otro, de un abrazo a una caricia.

Nada más despertarte de tu siesta buscas a Quiqui desesperadamente; si sale a la terraza cuando está el sol fuera, enseguida le llamas para que entre. No te gusta separarte de él. Te gusta ser tú quien le da sus barritas de golosina, esas que tanto le gustan y que de tus manos le saben mejor.

2013-12-23 00.35.40

Te veo caminar por la casa en su compañía, compartir juegos con él  y momentos de ternura y me viene a la mente mi niña del ayer. Esa niña que deseaba a toda costa tener un perrito para compartir aventuras porque no tenía hermanos, un perrito que siempre le negaron porque “vivíamos en un piso y no se podía”. Nunca lo entenderé, los vecinos tenían perro, la casa era nuestra, no hacía falta un espacio extra para él, presumían de tener una hija responsable que siempre sacaba 10… pero aún así, por más que suplicaba, nunca llegó.

Llegó porque lo compré yo, con 17 años, en el peor momento de mi vida, y fue la balsa que me sacó a flote, los lametones que secaban mis lágrimas, la alegría de ver una colita ondeando el aire en lo alto de la escalera feliz por verme llegar. Decidí llamarle Micky, por sus orejitas tan graciosas como las del famoso ratón, pero 6 años después llegaste tú para cambiarle el nombre, para robarle su trono de “hijo único”, para ponerte delante de sus necesidades y de las de todo el mundo, para hacerle compañía y crecer juntos.

Me siento orgullosa de haber tomado esa decisión, de tenerle con nosotros, de darte a ti esta experiencia maravillosa y esta oportunidad que a mi me negaron. Me siento feliz de saber que un día entenderás que pase lo que pase, siempre tendrás a tu lado alguien que te acompañará en todas tus aventuras, que te querrá aunque metas la pata, que te consentirá cuando te sientas mal, que estará a tu lado siempre sin juzgarte, que te recibirá con alegría y te esperará cuando te vayas, que será tu sombra a cada esquina que dobles y que dará todo lo que tiene por protegerte cuando sienta que es necesario. Sí, ya tienes dos así, papá y mamá, pero quiero que, el día de mañana, sepas y valores que tienes un peludito de cuatro patas dispuesto a dar su vida por ti.

Y eso, no hay Visa ni MasterCard que lo compre…

– – – – –

230b1-embarazadasilla2

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

Anuncios