12 meses

Sin título

¡Qué número tan bonito!

12 meses de locuras, de llantos, de felicidad, de ahogo y de gritos de alegría. 12 meses que han pasado volando… Pero hemos cerrado una etapa, así que les cuento cómo ha sido este último mes.

PERSONALIDAD, CARÁCTER

Las rabietas siguen formando parte de nuestro día a día. Llantos, gritos y hasta lanzamiento de objetos cuando Príncipe no consigue lo que quiere (por poner un caso, se zampa el biberón de leche con gofio sin dar ni las gracias, y dos minutos después te ve haciendo comida y viene a pedir, como no se le da, fiesta asegurada). Tiene un carácter fuerte, ya he dicho que tiene a quien salir, pero no está siendo nada fácil sobrellevar el día a día. Tenemos de todo tipo, días que la mañana o la tarde van como la seda y da gusto estar con él y días que se pasa las 24 horas enfadado por todo, nada le convence y se lo regalaría al primero que pasa. Pero bueno, con un poco de filosofía y un mucho de paciencia, van pasando los días. Es listo como él sólo, porque de nada que le ignoras una rabieta, se le ilumina la cara, saca una sonrisa y un “a ta!” y se marcha a jugar. Y tú…con los nervios por dentro…

Algo que sigue sin gustarme es que se pega manotazos en la cabeza si no está de acuerdo con la situación. (¿A alguien más le pasa o le pasó?)

Cuando se va a enfadar por capricho de algo, le miro seria y como ve que no le va a funcionar empieza a reírse. A veces cuando empieza con los lagrimones me empiezo a reír y enseguida le cambia la cara, se ríe a carcajadas y hasta se revuelca de risa. Al terminar suele taparse la cara con las manos y decirme “mama mama mama”. Mala idea sí que tiene.

APRENDIZAJE, AVANCES, DESTREZAS

Ha aprendido a bailar cuando oye cualquier música, así sea un anuncio, y en las últimas semanas le está dando por el zapateo cual bailaor. Me recuerda mucho al bailecito que hacía el pingüino de la película Happy Feet  (pueden verlo en este enlace, más o menos en el minuto 1:19). Es decir, como si corriera a toda velocidad pero sin moverse del sitio. Como me ve reír, más lo hace riéndose él también.

Perfecciona el espionaje, metiéndose por un lateral del sillón y reptando hasta salir por el otro lado, o bien bajo mi cama o bajo la mesa del comedor. Usando esto le hemos enseñado a que se baje del sillón de esta forma, reptando de espaldas hasta la orilla y cayendo de pie, a ver si así reconoce el vacío y el peligro. Aún así, sólo lo hace si se lo recordamos, por sí solo aún no tiene la iniciativa.

Se comunica mucho mejor, señalando lo que quiere, y viniéndote a buscar y llevándote hasta el baúl para que le saques el juguete que se le fue al fondo o bajo la cuna para que cojas el juguete que se le cayó.

Camina corre mucho mejor (veo avances en lo del arqueo de las piernas, y hasta mi padre, que siempre lo había dicho, notó mejoría, pero seguimos pendientes de ir al traumatólogo). No se cae, tan sólo cuando tropieza con los juguetes que riega por toda la casa o los pisa y se resbala con ellos.

Tiene gran fuerza. No se cuál sea la media, ni si eso se puede saber, pero levanta hasta su cabeza sin ningún problema los correpasillos, y ya nos ha sorprendido en más de una ocasión trayéndonos el baúl repleto de juguetes para que juguemos con él. O_O

Sube escalones con ayuda y por sí mismo intenta subirse a los baúles de los juguetes, se cuelga de la cuna estando por fuera sólo con los brazos y se levanta del suelo-se sienta-se vuelve a levantar con una facilidad y agilidad dignas de mención.

Ha aprendido a dar besos “de los nuestros” es decir, con succión. Me da uno, me gira la cara y me da otro por el otro lado. Yo me derrito.

Ayuda a recoger los juguetes uno a uno aunque se cansa rápido (porque tira todo lo que tiene y más), pero bueno, va aprendiendo.

SOCIABILIDAD, HABLA

Parece que empieza a asustarse menos de los desconocidos. Ha tenido la oportunidad de experimentar con ello estos días que han venido técnicos por los problemas que tenemos con el ADSL en casa y ha ido detrás de ellos al ritmo de “este es?” y les ha llevado juguetes. Aún así, tienen que darle su espacio, y todo va mucho mejor si en el primer encuentro está en brazos de mamá o papá.

Se pasa el día con abrazos y besos donde le cuadre. Si le pides un beso te lo da en la mejilla, pero si nace de él, te lo estampa donde sea: si estás agachada en el suelo y se te levanta un poco la blusa por detrás, beso en la espalda; si tienes una blusa de manga corta, beso en el brazo; si tiene tu cara cerca, beso en la nariz (supongo que porque yo siempre le he dado besos por todos lados y lo repite ahora que sabe). Muchos traen mordida incluida, sobre todo cuando se emociona demasiado, pero más o menos lo controla.

En cuanto al habla, ha aprendido a decir su apellido “atana” (Santana), y el nombre de su padre a su manera. El mío le cuesta. Controla perfectamente algunas letras: a, e, t, p, m (se le resiste aún), k, y está empezando con la i. Las combina y hace variantes como le place y se pasa el día sin callar un segundo. Dice “papá” cuando se lo recuerdas, y “mamá” cuando se lo recuerdas y quiere hacerlo. Se está haciendo muuucho de rogar en este tema jajaja. También dice “abu” o algo parecido cuando oye a mi madre por teléfono. Como dato curioso: “papá” lo dice más en sueños que en la vida real.

Ha aprendido el sonido que hace la oveja (“e e e e e” te dice simulando una tos), y el del burro haciendo ruidos con la garganta que me es difícil explicar por aquí. Podría explicarlo diciendo que hace como el acto de coger y soltar aire por la nariz, pero con el ruido de garganta que hace alguien cuando se atraganta y se está asfixiando. No se si me explico. Ambos los hace con sonrisa y cara de pícaro que dan ganas de comérselo.

Sabe lo que es la luz, intenta decirlo aunque se le resiste y la señala si le preguntas por ella. Nada más ver una botella grita “¡aaba!” con los ojos como platos y una sonrisa, y cuando el perro se le escapa de su vista lo llama abriendo y cerrando la palma de la mano. En este sentido, se pone nervioso si lo ve mucho tiempo en la terraza (orinando o cogiendo sol) y empieza a llamarlo con lloriqueos para que entre.

Para interactuar con el que esté sentado en el sillón con él se tapa la cabeza con una manta o lo que tenga cerca y se queda esperando a que le destapes. Si no le haces caso, tapado y todo empieza a decir “a ta!” “a ta!”, como quien dice “¡oye que estoy aquí!” 😀 .

Como sabe que me molesta que me toquen los pies, es lo primero que hace si me ve sin calcetines.

En su línea…se pasa el día preguntando por cada cosa que ve señalando con el dedo y diciendo “este es?”.

ALIMENTACIÓN Y SUEÑO

Sigue comiendo a trozos aunque acepta cucharadas y comida con el tenedor. Ya está comiendo leche de vaca y le va fenomenal. Ha probado nuevas cosas, como el cilantro en caldos, el ajo, la mantequilla, la vainilla, platos con algo de mayonesa como la ensaladilla rusa, algo de chocolate, frutos secos y fresas. Se vuelve loco por los Petit Suisse (el día que los probó se zampó 4 de golpe). Y tan bien como siempre.

En cuanto al sueño sigue durmiéndose con nosotros, ya sea en el sillón o en la cama y ya luego le pasamos a la cuna. Vamos teniendo, más o menos, un horario cada vez más decente: él se acuesta alrededor de las 23-23:30 y nosotros tratamos de habituarnos a dormir a la misma hora más o menos, aunque la casa se quede patas arriba, mañana será otro día.

En este sentido todo va más o menos igual, tirando a mejor.

CARACTERÍSTICAS FÍSICAS

Sigue siendo delgado, alto y con energía inagotable. De peso y altura no tengo datos porque tiene pediatra el día 17, así que actualizaré en cuanto sepa.

Y bueno, con todo esto cerramos nuestro primer año juntos y nos preparamos para la segunda etapa.

Tengo pendiente la celebración del cumple, que aún no sabemos cuándo será. Como MaridoBello libra sólo los miércoles va a ser difícil poder programar algo con la familia, pero veremos qué y cuándo lo podemos hacer. Informaré debidamente, así sea dentro de 3 meses.

¿Cómo era o es tu bebé de 12 meses?

Anuncios