1 año…

d9288-2013-03-1416-41-08

Hoy cumples tu primer año de vida y a mí me parece una mentira. No se dónde se ha ido el tiempo, si hace nada yo estaba soñando con quedarme embarazada y verte por primera vez…

Para que el día de mañana puedas leerlo y sepas el gran amor que te tengo y de lo mucho que te necesito a mi lado aunque no siempre lo piense así, quiero enseñarte la carta que te escribí cuando sólo vivías en mis sueños, hace casi 2 años.

A mi pequeño sueño…

Tengo un sueño constante, un pensamiento que ocupa mi mente más de lo que imaginaba. Es una sensación que no logro explicar del todo, porque aún no eres real y ya te siento dentro de mí. Siento que te tengo, que te escucho, que te siento. Sueño con verte, acariciarte, abrazarte y susurrarte que te quiero, y que todo va a estar bien. Eres lo más bello que hay en mis mejores pensamientos, la mayor de mis ilusiones, y el más hermoso de mis anhelos.

No se cuánto tiempo tardarás en llegar, no imagino cuál será mi reacción al saber que existes, pero sí se que te quiero desde ya, que deseo tenerte conmigo, y que pase lo que pase, siempre me tendrás a tu lado compartiendo tus alegrías, viviendo tus emociones, consolando tus tristezas y viéndote vivir, empezar y continuar por tí mismo, tratando de alcanzar nuevas metas cada día y de sonreír con cada nuevo paso que des en la vida.

El próximo paso en mi destino serás tú, porque te necesito, porque eres la pieza que le falta a este puzzle maravilloso en que se ha convertido mi vida, y que cada día que pasa es mejor. Sé que pronto podré gritar a cielo abierto que eres un hecho, que ya no es necesario seguir soñando porque pronto estarás aquí.

No puedo prometerte un mundo lleno de lujos, de regalos caros y brillos de colores, pero sí puedo asegurarte todo el amor que una madre te puede dar, toda la atención que mereces, y sobre todo, un hogar lleno de cariño y de ternura, con dos padres que darán la vida por tí si es necesario con tal de que seas feliz y cumplas tus sueños en la vida. Te aseguro mi pequeño ser, que cuando llegues a nuestras vidas todo dejará de ser importante, porque lo único que importará será ver tu sonrisa cada mañana.

Te quiero bebé escondido, porque aunque aún no estés en mi cuerpo…ya vives en mi corazón.”

Mes y medio después descubrimos que estabas en camino, y la felicidad inundó nuestras vidas, nuestra casa y nuestros corazones.

Recuerdo ese sentimiento, esa sensación al ver el positivo en el test como si hubiera sido esta mañana. Pero de repente, tus gritos me sacan de mis recuerdos. Tus palabras sin sentido, tus gritos de loco, tus correteos por toda la casa y tus besos constantes me recuerdan que eres real, que ya no vives sólo en mi corazón, y que eres tan o más bello de lo que te imaginé.

Hoy empiezas una segunda etapa en tu vida mi pequeño Príncipe, no sabemos lo que nos deparará el destino, pero aquí estaré tendiéndote mi mano para que te agarres fuerte a ella y caminemos juntos por esa senda desconocida.

Fácil o difícil, no lo se, pero lo importante es que lo viviremos juntos, iluminándonos con el destello de tu mirada y la magia de tu sonrisa.

Te adoro más que a mi propia vida. No lo olvides nunca.

Anuncios