#AZdelaMaternidad… Con la V: “Vivencias”

Hay situaciones, experiencias, vivencias que, sin darnos cuenta, nos cambian por completo y para siempre. Hoy quiero contarles una historia, la historia de una personita especial que encontré por casualidad y que gracias a las vivencias que compartimos, me cambió la forma de entender a los demás. Me cambió la vida.

Porque forma parte de mi vida, y lo recuerdo con cariño, aquí la dejo.

Hace casi unos 5 años hice mis primeras prácticas en un colegio, cuando cursaba segundo año de mi carrera universitaria, Maestro Diplomado en Educación Primaria.

Aunque no tenía que ver con mi ramo, asistí varias veces al Aula Enclave. El motivo principal fue que tenía muchas ganas de pasar por allí porque la dinámica de trabajo es totalmente distinta a la de un aula ordinaria, son menos alumnos e incluso hasta la disposición y distribución del aula es diferente y única para cada centro.

Por eso, acepté sin dudar la invitación de una amiga que hacía sus prácticas en ese aula. Al llegar conocí a los alumnos. Por si no lo saben, en esta aula cursan sus estudios los alumnos que por tener algún problema necesitan más atención y un ritmo diferente que el resto. En este caso, habían 5 niños y 1 niña. 6 soles que me hicieron plantearme si había escogido el camino correcto, porque no quería irme de aquel aula, y si por mi fuera, había cambiado papeles con mi amiga sin dudarlo. Pero no podía, mi sitio estaba en otro lado.

Aproveché al máximo los dos días que pasé con ellos, jugando, aprendiendo y conociéndoles uno a uno. Tres de ellos tenían Trastorno General del Desarrollo, dos lo tenían acompañado de Hiperactividad y uno de ellos, Autismo.

Lo poco que se del Autismo lo aprendí con este niño que, desde el primer minuto, me encandiló por completo. Mi amiga me había hablado de él, de su picardía, de lo guapísimo que era y de los enormes ojos oscuros que tenía. Cuando lo conocí le dí la razón. Era pícaro por naturaleza, travieso, alegre y con la sonrisa más bonita que he visto. Se llamaba Dante.

Algunos se pensaban si acercarse o no a mí, entre muchas cosas, por ser la nueva y la desconocida. Pero él se acercó desde el primer momento y me trajo su carpeta de pictogramas. Cuando mi amiga me explicó qué era aquello me senté en el suelo a jugar con él. Lo que me dejaba, porque enseguida se marchaba para hacer alguna travesura, como robarle un lápiz a un compañero y devolvérselo con una sonrisa pícara. Estaba encandilada con aquel pequeño de 8 años, y cuando dejé de ir a su clase, cada día le preguntaba a mi amiga por él.

Tal fue mi admiración por ese morenito de ojos intensos que decidí que, si tenía un hijo varón le llamaría Dante, porque no quería olvidar nunca las sensaciones que tuve cuando le conocí.

Un año después conocí a MaridoBello, y en una conversación como otra cualquiera, le conté esta historia. Le pareció una idea preciosa. Cuando nos confirmaron que estábamos embarazados de 6 semanas, algo me decía por dentro que iba a ser un niño. En la ecografía de las 12 semanas pregunté cuándo se podría saber el sexo, y la chica me dijo “cuando él quiera dejarse ver”. Poco después se dio la vuelta por completo y nos enseñó sus encantos. Claramente era un varón.

Recuerdo mis palabras y las lágrimas en los ojos como si fuera ayer: “ay cariño, ¡es Dante!”.

Según la etimología, Dante significa “el de carácter firme”. Pienso en mi hijo y subrayo cada una de estas cuatro palabras. Con rojo. Intenso. Doble raya. Por si fuera poco, mi hijo tiene unos ojos preciosos, enormes y oscuros como aquel pequeño que conocí hace 5 años.

Y a todo esto… mañana mi pequeño Dante cumple su primer año de vida.

230b1-embarazadasilla2

– – – – –

– – – – –

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

Anuncios