#AZdelaMaternidad…con la I: “Intimidad”

Intimidad. Hermosa palabra. Efímero significado.

Qué fácil es ir al baño cuando tu cuerpo tiene la necesidad de expulsar sobras. Qué rico es rendirte al amor y dejarte llevar por los besos y las caricias de tu pareja. Qué bien sienta dejarse llevar por la efusividad y la adrenalina al escuchar esa canción que te acelera el alma y ponerte a cantar y gritar como una loca.

Es sencillo tener intimidad, reservarte un espacio sólo para ti, para tus necesidades, para estar a solas contigo misma…

Ay lectoras no-madres, ¡disfrútenlo mientras pueden!

De repente recibes una noticia, vas a ser madre, la ilusión te invade, la alegría y la emoción se apoderan de ti. Pasan los meses, nace tu bebé y entre el cansancio, las ojeras y la recuperación post-parto hay algo que también se ha ido, pero tú no te has dado cuenta aún: tu intimidad.

Si ya se deja entrever en el proceso embarazo-parto, en el que todo desconocido posible indagará en tus más oscuros y profundos secretos, y le enseñarás todos tus encantos sin pudor a todo el que tenga que examinarte…nadie te avisa de que tú, la mujer de antes, la que tenía tiempo y espacio para todo, ha desaparecido.

Ahora tienes un bebito que te acompaña en todo momento, para bien o para mal. Y cuando digo en todo, es en todo.

Llorará justo cuando quieras ir al baño, y tendrás que llevártelo contigo, te mirará y tendrás que hacerle carantoñas mientras das rienda suelta a la eliminación de residuos corporales, líquidos o sólidos.

Te ducharás en segundos y te secarás-vestirás mientras dos ojos como dos luceros te miran fijamente.

Más adelante gateará-caminará-explorará mundo, y a tus necesidades biológicas como ser vivo (en el WC) tendrás que añadirle la posibilidad de tener que correr detrás de tu hijo para que no se meta dentro de la cesta de la ropa, para que no se lleve tu teléfono móvil (con posibilidad de lanzarlo a lo lejos), para que deje de maltratar a tu torpe noble perro con un juguete o para calmar su llanto por un golpe…

Llegará un punto en que tu cuerpo femenino volverá a la normalidad y vendrá a verte esa señora de rojo que cada mes hace visitas inesperadas, algunas deseadas, algunas no tanto. Pues bien amiga…aquí entrará en juego la más ávida de las necesidades femeninas. Tendrás que proceder al cambio, limpieza y deshecho de lo que todas sabemos ante esa mirada atenta. Pero recuerda, sin pudores.

No mucho más tarde ese bebé que ya camina y explora mundo vendrá a saber qué estás haciendo, querrá meter la cabeza casi por donde salió donde no le dejas para saber qué es eso que escondes, y si te despistas intentará sacar ese desecho de la basura para ver porqué lo escondes. Real como la vida misma… (El mío tiene casi 1 año, no se qué será lo próximo que intente)

En ese regreso de tu mujer anterior, querrás volver al calor de los brazos de tu pareja, querrás besos tórridos y caricias secretas. En definitiva, querrás sucumbir a tus más oscuros deseos de amor marital. Siempre y cuando tu bebé lo permita. Es muy, pero MUY posible que se despierte para comer justo cuando mejor se pone la cosa. Es muy, pero MUY probable que los ruiditos de los papás le despierten y se ponga en pie en la cuna con esos dos ojos intrigantes abiertos como platos. Es muy, pero MUY probable que justo cuando va llegando ese momento placentero, ESE que todos buscamos y que nos lleva al último piso de la felicidad, tu hijo se despierte para comer-jugar-que le vuelvas a dormir-cambio de pañal. JUSTO AHÍ, no después.

Por supuesto, es muy, pero MUY probable que cuando más necesites que el niño se duerma para entregarte a tu pareja, más ganas tendrá de jugar y de que le prestes atención.

Y si a todo esto le añadimos un perrito cariñoso, amoroso y fiel cual sombra que te acompaña a cada esquina de la casa y te mira con los mismos ojos intrigantes en TODOS los actos anteriores….yo, como madre y dueña de perro declaro que ya no se lo que es la intimidad.

¿Esto se recupera de alguna forma o su pérdida viene en la letra pequeña del contrato materno-filial y nadie lo lee? ¡Acepto sugerencias!

230b1-embarazadasilla2

– – – – –

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

Anuncios