#AZdelaMaternidad… Con la G: “Genética”

Qué cosa más curiosa es la genética…

Miro a mi hijo por cada rincón de su pequeño cuerpecito y no me veo por ningún lado. Bueno sí, papá dice que las dos venas que se le notan en la frente son mías, y en eso acierta. Soy de piel clara y se me notan mucho ciertas venas. Para reírse de mí, MaridoBello dice que mis brazos son como mapas de carretera y que casi puedes escoger una y seguir su recorrido a ver dónde va.

Pero bueno, quitando esas dos minivenas de su frente que dicen que es mi hijo, tiene el físico completo de papá. Hay fotos de mi MaridoBello cuando tenía meses y pocos años de edad (la verdad es que tiene pocas fotos de pequeño… 😦 ) y muchos me han discutido que ese es mi hijo. Se parecen tanto, hasta tal punto, que hay una foto de MaridoBello con 1 año junto a una tía suya el día que esta se casó. No ha sido solo uno el que comenta lo antigua que es esa señora que acompaña a mi hijo en la foto. Normal, hace 28 años de eso. Pero erre que erre, no se bajan del burro, me dicen que ese no puede ser el padre.

Y por supuesto, seguido a esto viene el: “a ti no se te parece en nada, es el padre pintao”. Lo se, lo tengo asumido, se que es mío porque lo parí, de eso estoy segura, pero si me ves con el niño por la calle parece que me lo regalaron.

Yo soy rubia, ojos verdes, pelo liso, piel clara. Mi Príncipe tiene el pelo castaño oscuro, ojos marrones, pelo ondulado, piel tostada.

Peeero, hay una parte de mi hijo que sí es mía. Ay, madre, agárrense los pantalones. El carácter. Ese del que tanto me quejo, ese carácter con el que tanto choco, ¡es mío! Mío y de nadie más.

Hubiera sido perfecto si tuviera mi físico y el carácter de papá. Sería un niño modélico. Rubito y de ojos claros digno de un anuncio como lo fui yo de niña, y de carácter relajado, tranquilo y fácil de querer, como su padre. ¡Ay! Hubiera sido perfecto.

Pero no, mi pequeño nervio tuvo que salir a mí, pero multiplicado por 3. Impaciente, nervioso, de ideas claras y que se enfada rápido cuando no lo dejas hacer lo que quiere. Un culo inquieto en toda regla, como diría mi abuela. Un calco de la madre, vamos.

Por eso chocamos tanto, por eso me cuesta tanto el día a día a su lado, porque los polos opuestos se atraen sí, pero los polos iguales chocan y rebotan.

Sin embargo, todo tiene que tener su lado bueno, y con eso me quedo. Mi hijo tiene mi parte mala sí, pero también la buena. También tiene imaginación, es inteligente, tiene afán por aprender todo pero a su manera (autodidacta como mamá 😀 ) y es cariñoso a más no poder.

Ahora que lo pienso, esta combinación me gusta más que la del físico de mamá y el carácter de papá. MaridoBello se piensa mucho las cosas a veces, y por faltarle el impulso que a mí me sobra, deja de hacer muchas cosas que debería. Digamos que le falta algo de carácter para enfrentarse a la vida, y eso es lo que Príncipe ha heredado de mí. MaridoBello es de los que prefiere ver los toros desde la barrera porque es más seguro, y te dará mil motivos de porqué lo es, y es perfecto. Sin embargo, hay toros que hay que ayudar a agarrar, y yo eso no me lo pienso. Él sí.

Hecho de menos ciertas cosas de MaridoBello en Príncipe, y espero que las coja en adelante. Como la sabiduría y la inteligencia de la que hace gala en cada conversación que tienes con él, la capacidad de analizar las cosas hasta el punto de destriparlo todo y explicarte paso a paso cómo funciona el motor de un coche, y sobre todo, sus valores y su forma de ver la vida.

Sin duda, por ahora Príncipe es una mezcla de los dos, de forma positiva, aunque yo siempre no lo vea así, porque todo tiene su lado bueno si no se lleva al extremo. Tan sólo nos queda ver qué cualidades tiene por sí mismo, qué es aquello que le define porque es suyo y de nadie más.

Es precioso andar el camino con él y ver cómo se forja su personalidad poco a poco, como cada día que pasa saca a relucir nuevos detalles que te dan a entender que va a ser una persona de armas tomar, de las que tienen las cosas claras y no aceptan un no por respuesta.

Espero que siga en esa línea y que sea una persona de carácter, de las que no se “achica” ante nadie y no se deja humillar fácilmente. Pero eso depende de él. Nuestra función será ayudarle para que vaya por el buen camino. Espero que así sea…

230b1-embarazadasilla2

– – – – –

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

 

Anuncios