#AZdelaMaternidad… Con la C: “Causalidad”

Hoy quiero hablarte mi pequeño, de algo maravilloso que aún no te hemos contado. Y es de cómo nos conocimos papá y yo. Por pura causalidad.

Sí, causalidad, porque yo no creo en las casualidades.

Crecimos a más de 100km de distancia, pero por cosas de la vida, él venía mucho a mi ciudad buscando, en una casa oficial de coches, un modelo que le gustaba mucho. Debajo de esa casa de coches tenía mi padre montado su taller, ya que el dueño le alquilaba el local.

La calle en la que viven mis padres, y donde yo vivía en ese entonces, termina en un cruce que tiene salida para una carretera general. Por esa carretera pasaba él siempre que venía a mi ciudad. Suele decir que ese cruce siempre le llamó la atención por ser tan raro, pero que ahora sabe que era porque, unas casas más allá, vivía la mujer de sus sueños. ^-^

La primera (y única) romería a la que yo fui, fue en su pueblo. Como si no las hicieran más cerca….

Él trabajó durante un tiempo en un complejo de apartamentos en el sur. En la calle de arriba hay otro complejo en el cual trabajan tres de mis tíos desde hace años, y en el que yo pasé un fin de año con unos amigos hace un tiempo.

Cuando le conocí tenía un negocio repartiendo mercancía, y una de las zonas de reparto era mi ciudad, y la tienda a la que, años atrás, iba a comprar cada día.

Ahora vivimos en una de las casas que su padre tiene para alquilar, en la ciudad de la que he estado enamorada toda la vida. Realmente no se porqué me gusta tanto, y es que…no tiene nada de especial comparada con las demás, pero desde niña le pedía a mis tíos que me trajeran, porque viven en la ciudad de al lado. Quién me lo iba a decir a mi…

Añadir además que dos calles más allá de la mía vivió mi tío mucho tiempo con su novia, y nosotros veníamos mucho de visita. Él murió cuando yo tenía casi 6 años…quién me iba a decir que volvería tan cerca…

A todo esto, hay que añadir que nunca, jamás de los jamases, nos encontramos en persona. Por cosas del destino, cuando él iba yo venía, o al revés. Por ejemplo, mi padre tuvo su taller en el local que le alquilaba el dueño de la casa de coches durante nada menos que 20 años. Lo dejó y se llevó el negocio a su propio garaje recién construido. Dos o tres meses después, fue cuando papá empezó a ir por esa casa de coches buscando el que le gustaba. Es decir, que faltó poco para que coincidieran.

Para rizar más el rizo, como el destino no podía conseguir que nos encontráramos de una vez, hizo que un amigo suyo y una amiga mía se conocieran por internet y se enamoraran. Y de ahí, todo vino rodado.

Yo terminaba una relación a distancia de casi dos años que me dejó destrozada, y mi amiga para animarme me invitó a ir un domingo al cine con su novio y un amigo (ese domingo yo cumplía una semana de soltera). Yo no esperaba encontrar lo que no iba buscando, pero entre más hablaba con él, más claro me quedaba que tenía que seguir conociéndole. Me invitó a salir el siguiente sábado solos, o los cuatro de nuevo si yo estaba más cómoda, pero algo me decía que teníamos que ir solos. Ni me lo pensé, porque a su lado me sentía como si le conociera de toda la vida. Me recogió a las 20h y tras una cita de nada menos que 11 horas, me dejó en casa para recogerme tres horas después (y él durmiendo bajo mi ventana, dentro del coche). A las 10h nos reencontramos, y unas horas más tarde, a las 2 de la tarde de un maravilloso domingo que nunca olvidaré, me pidió ser algo más que amigos, y sin pensármelo un segundo le dije que sí.

Un año y un mes después nos vinimos a vivir juntos, y 6 meses después recibimos la noticia más maravillosa que se puede recibir. Por fin estabas en camino.

Después de meses buscándote, deseándote, soñándote…por fin dejabas de ser un sueño para convertirte en la maravillosa realidad que eres hoy. La realidad más hermosa, surgida de la causalidad más bonita que se podría vivir…

embarazada silla2

– – – – –

“La maternidad de la A a la Z” es un carnaval de blog iniciado por Trimadre a los Treinta que consiste en que cada madre participante describa un sentimiento al que ha descubierto un nuevo sentido con la maternidad, o una faceta de su personalidad que desconocía antes de ser madre. El objetivo es crear en red, colaborando unas con otras, un “Diccionario de madres” con el que reírnos, emocionarnos y conocernos un poco más.

Síguelo en Twitter #azdelamaternidad

Si estás interesada en participar, tienes toda la información a tu disposición aquí.

 

– – – – –

Esta es nuestra historia de amor. Con ella también participo en el Carnaval de Historias de Amor que organiza mi querida Kat en su blog, Mami Katabum.

Anuncios