Caja sensorial para desarrollar sus habilidades

Ahora que Príncipe ha aprendido a caminar, y lógicamente es su actividad favorita del día, cuesta mucho más que permanezca unos instantes entretenido en algún juego que permita desarrollar más sus habilidades.

2013-12-23 17.27.51

Por eso, hice para él esta “caja sensorial”, a la que recurro cuando necesito que se entretenga unos minutos, y resulta todo un éxito. Es decir, no se la doy siempre para que no se canse, sino como comodín cuando ningún juguete le interesa.

Se trata, sencillamente, de coger una caja cualquiera que tengamos por casa y meter en ella todo tipo de objetos no peligrosos que tengan diferentes texturas. La tapamos y se la damos al bebé para que explore, experimente, y poco a poco conozca nuevas sensaciones y objetos. Es preferible que no sean juguetes ni objetos que ya conoce para que no muestre predilección por ninguno. Más adelante, cuando alguno de los objetos deje de interesarle o se vuelva peligroso, debemos retirarlo o sustituirlo por cualquier otro.

2013-12-23 17.27.51 - copia

Esta caja sensorial contiene: un envase de plástico vacío (el mío era de compota, pero vale cualquier tupperware pequeño), un cepillohilos gruesos, un peine, un rulo de pelo (de estos envueltos en una especie de velcro para fijarse sin necesidad de pinzas), una pinza de tender la ropa y una cinta con velcro para cerrarla (en nuestro caso es una cinta de recoger la cortina que no utilizamos). Además, en sus inicios añadí una esponja de baño y un estropajo de fregar la loza (ambos sin usar, lógicamente) que tuve que quitar cuando le salió su primer diente y optó por morder y tirar de todo tipo de cosas.

He de decir que esta “caja sensorial” es un entretenimiento maravilloso para Príncipe, y se pasa minutos poniendo y quitando cosas de la caja, además de mostrar gusto o disgusto por las diferentes texturas (el rulo fue el último en aceptar).

Como me imagino que lo estarás pensando, en todo momento que ha estado usando la caja he estado a su lado, mirándole, vigilando su forma de hacer uso de cada objeto, y comprobando que podía dejarle jugar con ellos sin miedo alguno, aunque siempre con supervisión. Todos los objetos que hay en la imagen están limpios y tengo comprobado que no suponen problema para mi hijo, porque aunque se sigue metiendo cosas en la boca y ahora mordiendo, ninguno supone riesgo. Igualmente, si lo intentas, comprueba de cerca que los objetos que utilices son seguros para tu bebé.

Con esta caja, comprobé el creciente interés de Príncipe de poner y quitar cosas de los sitios. Empezó con ella, siguió con la lata de leche vacía, y lo ha llevado incluso al resto de sus juguetes. Esta casita, regalo de su bautizo es su siguiente opción (si quieres ver los demás regalos de su bautizo para hacerte ideas, lee esta entrada)

Él le quita el tejado y utiliza el cajón que forma la casa para meter una a una todas las piezas que se ven en la imagen, y cuando las tiene todas puestas, las vuelve a sacar.

Es decir, que no sólo les permite conocer nuevos objetos y texturas, sino hacerse ideas del espacio al experimentar poniendo y quitando cosas dentro de la “caja sensorial”. Y si queremos llevarlo más allá, podemos enseñarles algo de vocabulario nombrándole cada objeto unas veces para que lo vaya interiorizando e incluso, describiéndole lo que siente: “es suave”, “esto raspa”, “esto es blando”… Para nosotros ha sido todo un descubrimiento, ¡te animo a que lo pongas en práctica!

Esta fase en la que están tomando consciencia del mundo que les rodea y que resulta fundamental en su desarrollo, trae consigo un amplio abanico de posibilidades para explorar y aprender. De nosotros depende permitirles un entorno sin peligros donde investigar. Poco a poco iré hablando de las actividades y juegos que hacemos para estimular y fomentar su desarrollo.

¿Has puesto en práctica alguna actividad así? ¿Qué actividades haces con tu bebé para desarrollar su autonomía y sus habilidades?  ¡Cuéntame lo que haces!

Anuncios