El bautizo de Príncipe (III): El gran día

Como muchos sabrán, bien por entradas anteriores, bien por mensajes en Twitter, ayer fue el bautizo de Príncipe. Como corresponde, y después de tanto tiempo hablando de preparativos, voy a hacer una pequeña reseña de cómo fue todo, incluyendo la celebración y los regalos por si les aporta ideas de cara a las fiestas que se acercan.

Antes y durante la ceremonia

El día anterior, desde las 13h hasta casi las 20h estuvimos preparando el local, desde montar mesas, colocar manteles y faldas de mesas…, hasta repartir platos, vasos y cubiertos para cada comensal, pasando por inflar, anudar y colgar 100 globos. Uno a uno. Gracias a mis padres, mi prima y su novio que nos echaron una mano, porque si no no hubiéramos terminado. El resultado fue este:

Al llegar nos tocó planchar ropa, lavarme el pelo, colocar mil cosas para el día siguiente…dándonos las 2 de la madrugada. A las 8h, por nervios y cosas pendientes aún, yo ya estaba en pie.

La ceremonia fue a las 11h. Recibimos la felicitación del cura por tan hermoso evento y por la educación y tranquilidad que mostramos todos los asistentes, familiares de los 3 pequeños que se bautizaban porque, en sus palabras “da gusto celebrar algo así con la participación y atención de todos”.

Fue algo rápido y sin misa para no agobiar y cansar a los protagonistas, aunque Príncipe se cansó desde el primer momento de estar sentado, y pasó por mis brazos, los de su padre, y los de la madrina (mi madre), además de pretender caminar siempre que veía la ocasión. Con todo tenía que ver y hasta le soltó un “eeeehhh?” al cura cuando lo veía dando vueltas y preparando todo, y le terminó por apartar la mano cuando ya estaba agobiado de que le hiciera cruces y le untara aceites. De esta forma arrancó risas de todos los asistentes y en el momento de recibir el agua, grito “aaaabaaa” delante de todos, consiguiéndole una sonrisa hasta al cura. Pero se portó de maravilla.

La celebración

Estando nosotros en la iglesia llegó la comida al local, y mi tío estuvo allí para recibirla. Cuando llegamos tenía un tenderete montado digno de un organizador de eventos, con sus platos de picoteo, quesos cortados, papas con mojo y hasta vasos con servilletas. Se nota que le gusta y que los años de camarero no fueron en vano. Sirvió comida y estuvo al pie del cañón hasta última hora. Gracias a él y a MaridoBello, que nada más llegar se arrancó la corbata y se puso a servir mesas, pude relajarme un poco y disfrutar de la familia y los amigos, porque en un principio estaba como una moto tratando de llegar a todo y que todo el mundo estuviera a gusto.

Hubo comida para regalar, de hecho, al final tuvimos que repartir comida y bebida. Paella, pata asada, croquetas, tortillas, papas arrugadas con mojo, pechuga en salsa, callos, carne en salsa, ensaladilla rusa, garbanzada, panes, quesos, frutos secos, queques, turrones que no se usaron… refresco, ron, vino, whisky, sidra, licor, cerveza con alcohol, sin alcohol y con limón… Para todos los gustos.

Además de una tarta espectacular y riquísima, regalo de mi tía, que encantó a todos los presentes y que dio para repetir y sobrar.

DSC_0026

Pero lo mejor de todo fue que Príncipe se divirtió de lo lindo, poniendo a prueba el aguante de todo el que quiso compartir un rato con él, sonriendo, repartiendo besos y caminando todo lo que pudo. A todo el que venía a jugar con él le agarraba la mano y se lo llevaba a caminar. Desde las 9h que se despertó, se durmió casi a las 18h. Al llegar a casa, sobre las 20h, se despertó para comer, jugó un rato con uno de los juguetes y volvió a caer hasta esta mañana. Terminó rendido y hecho polvo.

Lejos de lo que yo pensaba, no me reclamó para nada, ni a su padre, ni a nadie conocido. Se dejó querer, no extrañó, no lloró, aunque sí se tiraba a mis brazos buscando algo de tranquilidad cuando me acercaba a él para ver cómo estaba, porque lógico es, le agobiaban de más. Aunque de nuevo se iba buscando juego. Fue maravilloso compartir un día así con la familia y los amigos, sabiendo que el protagonista principal estaba bien y entretenido con los asistentes.

Los regalos

Ya por último, para no alargarme mucho más, el listado de regalos. Además de ropa y dinero, juguetes, muchos juguetes. Aún no ha jugado demasiado con ellos, de hecho se los daremos poco a poco, así que no puedo comentar mucho. Lo haré más adelante cuando tenga algo que decir.

po

1. Casa con tejado de encajables (+6m)  – IKEA
2. Mesa de juegos con música (+9m) – Fisher Price
3. Perrito arrastrable interactivo (+12m) – WinFun
4. Torre de apilables con forma de faro (+12m) – IKEA
5. Simulador de conducción – No tengo más datos porque lo estrenó en la celebración y tiraron la caja. Lo que si puedo decir es que padre e hijo se pelean por él.
6. Juguete musical versión granja con personajes que emiten sus sonidos al presionarlos (+12m) – Baby Auchan (Alcampo)
7. Encajables y apilables (+6m) – Winnie The Pooh – Aún no se lo han dado, así que pongo la foto del catálogo de juguetes
8. Fiambrera para comida – IKEA

Bueno, espero que mi reseña del día no les haya resultado pesada de leer, y sobre todo, que les ayude dando ideas de cara a organizar estas fechas que ya están ahí y para regalar, ya sea ahora o en cualquier momento. ¡Dime qué opinas!

– – – – –

Si quieres leer cómo empezó todo ve a: “El bautizo de Príncipe (I): Preparativos iniciales” y luego a: “El bautizo de Príncipe (II): Las fotos

Anuncios