La Tribu 2.0 y las mamás 1.0

Llevo un tiempo dándole vueltas a un tema que hoy quiero comentar con ustedes. Me he dado cuenta de muchos detalles, pero no fue hasta que escribí mi post del túnel sin luz, que vi la magnitud de todo esto, que ser mamá bloguera no es fácil porque el tiempo da para poco, pero hay que ver la de satisfacciones que aporta, porque en este pequeño gran mundo se encuentran grandes personas, y de eso quiero hablarles hoy. Este post nace de una reflexión que hice en una conversación con MaridoBello a raíz de aquel post, y hoy quiero compartirla con ustedes, mamás y papás de la Tribu 2.0.

En mi entorno más “cercano” digamoslo así, porque no suelo verlas con frecuencia, tengo dos amigas con bebés, a las que se ha unido una conocida en estas últimas semanas. La hija de una de ellas tiene casi 3 años, el hijo de la otra casi 2, y el último bebé, hijo de un amigo de MaridoBello, ronda el mes y medio de vida.

Pues bien, en conversaciones con las dos primeras, supongo que por tener más experiencia que yo, porque sus hijos son mayores que el mío, siempre sentí que ellas eran las maestras, las expertas, y que yo tenía que escuchar y recibir consejos de todo tipo por ser la que se estrenaba. Cuando me preguntaban por Príncipe y qué cosas hacía les decía, tan contenta yo como mamá primeriza, que estaba bien, que ya tenía 5 meses, que comía fruta, se mantenía sentado…. No faltaba el instante en que salía su opinión, “ah pues el mío con ese tiempo ya hacía tal cosa y se sentaba con X meses”, como si fuera una revancha, una competición para demostrar que sus hijos eran mejores. ¡Pero si me habían preguntado!

En cuanto a mi rol de madre, nada cambiaba, y casi sin dejarme responder a lo que me habían preguntado salían con su versión del asunto “ah pues yo no, yo hago esto así y así…”.

Y con esta nueva mamá, pareja de un amigo de MaridoBello, al ir a visitarles para conocer a su bebé de días, me preguntaba dudas, y al yo responderle me rebatía, me cuestionaba y me daba a entender que ella sabía más que yo, que se había informado, que había leído, que había que seguir las indicaciones del pediatra siempre y miles de cosas más. Personalmente vi algunos errores en ella como primeriza, más que nada decisiones que ha tomado, y que creo que al pasar el tiempo se arrepentirá, pero me callé, porque cada cual sabe cómo maneja su vida y si se equivoca ya buscará cómo remediarlo.

Pero por otro lado, tras llevar un tiempo sintiéndome mal (los que leyeron el post del túnel lo saben), en mi necesidad de desahogar el alma, decidí dar a conocer mi situación y me sentí apoyada, querida, comprendida y, lo más importante, escuchada. Cosa que en el día a día no siento al hablar con otras mamás, por detalles como estos. Pero en este caso en que necesité de ustedes, que están en mi mismo camino, que saben lo que es la ma/paternidad, lo que implica, y lo importante que es una palabra de aliento en un momento dado, no me fallaron. Estuvieron ahí para animarme, e incluso ofreciéndome su cariño para cuando lo necesitara, y eso, para mí, no tiene precio alguno. Más que nada porque no me conocen, no saben quién soy, pero me han acogido, me han aceptado entre ustedes, y me siento una más de la tribu 2.0.

En definitiva, lo que venía a contarles es que no se si sea mi entorno, si el convertirte en madre/padre saca a relucir tu lado competitivo y a desear (y pretender) que tu hijo sea mejor en todo, o simplemente es mi forma de verlo, pero noto gran diferencia entre los progenitores del mundo normal, el 1.0 y los componentes de la Tribu, de mi tribu 2.0.

No se si sea la facilidad de escribir un mensaje en lugar de hablarlo, que lógicamente nadie puede interrumpirte cuando lo estás haciendo y puedes contar y explicar todo con todos los detalles, o si por el contrario, el filtro que permite internet y el blog, que dan la facilidad de ver tantas y tantas opiniones y versiones de un sólo tema que te hacen ser más tolerante con los demás y no juzgarles tanto.

Realmente no se cuál sea la razón, pero lo que sí es cierto es que siento que con ustedes, componentes de mi Tribu 2.0 puedo hablar cosas y pedir opinión de muchos temas, mejor que con mi entorno, con mi mundo habitual, porque en la calle la sensación que me da es que todo el mundo sabe de todo y no está dispuesto a que le des ideas que le cambien la versión.

Desde mi humilde rincón en el mundo, ¡mil gracias por estar siempre ahí!

¿Y tú que piensas? ¿Has notado diferencia entre las conversaciones con las mamás del día a día y con las mamás blogueras de la Tribu? ¡Cuéntanos qué piensas!

Anuncios