La alimentación complementaria (IV). La carne

22

Escribo esta entrada un poco tarde, porque Príncipe ya lleva unos 15 días comiendo carnes, pero por falta de tiempo y por tener otros temas en mente la he ido posponiendo. Pero bueno, nunca es tarde…

Pues lo dicho, Príncipe ha empezado a comer carne al cumplir los 7 meses, y el procedimiento es el mismo de siempre: empezar por la que queramos dejando unos días entre un tipo y otro para descartar posibles problemas o alergias. En este caso, las carnes que puede comer son pollo, pavo, jamón cocido y ternera, esta última, la que le falta por probar.

   

    

Y la preparación es sencilla. Cocer las verduras como siempre añadiendo unos 30-50gr. (cosa que no respeto, le pongo “a ojo”) de la carne elegida a la cocción y triturarla para hacer el puré. En un principio me dijo que si rechazaba el nuevo sabor, podía retirar la carne antes de triturar y dejar solamente “la esencia” en el agua de la cocción. Es decir, cocer la carne pero no triturarla, sino solamente sus nutrientes irán a parar al bebé y la carne te la comes tú. Y cuando se acostumbre a ello, empezar a triturar la carne.

Pero no ha sido necesario. Mi pequeño devorador recibe todo con gusto y todo lo que le des es bueno. Eso sí, noto que come menos. Imagino que sea lógico porque la carne le llena más, pero lo que antes le daba para un día, ahora le da para dos, y sigue respetando sus horas de comida. Hablando claro, que come la mitad pero aguanta lo mismo hasta la siguiente comida. En cuanto a crecimiento sigue en su línea y estamos muy contentos, sobre todo yo que ya puedo innovar más y prepararle purés variados para cada día de la semana. Pueden ver todo lo que hago para él en la sección de Recetas para bebés.

Y tú, ¿como empezaste a darle carnes a tu bebé? ¿Tienes nuevas recetas que aportar? ¡Espero tu opinión!

Anuncios