¿Cómo ahorrar gastos en casa?

Hace unas semanas escribí una entrada en la sección “Útiles de bebé” referente a cómo enfrentar los gastos que supone la llegada de un recién nacido. Pues bien, hoy quiero hacer algo parecido, pero con los gastos referentes al hogar. No es nada fácil controlar cada agujero por el que se pierde el dinero, sobre todo con esas cosas que no cuentas y que parece que Murphy sabe que tienes un dinero ahorrado para que, de repente, se rompa el coche. Por eso, es bueno ir haciendo una montañita con granitos de arena poco a poco de forma que tengas una pequeña parte para afrontar imprevistos. Les cuento mis trucos.

LIMPIEZA DEL HOGAR

limpieza

La limpieza de muebles y cristales la hago con un paño húmedo. Preparo una bañerita con agua y producto “limpiahogar”. En ella empapo una bayeta y limpio el mueble, vaporizo un poco de multiusos, seco y listo. Si ha caído tierra o hay polvo en el ambiente y el agua se ensucia pronto la cambio, pero por lo general suele darme para toda la casa una sola bañerita (recordemos que mi casa es pequeña, tamaño estandar digamos: dos habitaciones, salón-cocina, baño y terraza). Los pisos los limpio solamente con agua y un poco del “limpiahogar”. Y el baño con lejía y multiusos para el espejo. ¿Dónde está el ahorro? En los productos. Sólo tengo lejía, limpiahogar y multiusos. Y con eso me da para todos los ambientes de la casa.

En la cocina uso Fairy para fregar y quitagrasas para la cocinilla de gas. ¿Cómo lavo la loza? Tengo un tupperware que perdió su tapa para fregar. Echo agua, Fairy y un poco de lejía, y ahí voy mojando el estropajo, enjabono toda la loza y luego aclaro todo junto. ¿Porqué se ahorra así? Porque al estar todo enjabonado y limpio, mientras aclaramos una pieza las demás se van aclarando también con el agua que cae, de forma que al aclararla en su turno usaremos menos agua.

La lavadora. Pongo una lavadora diaria porque MaridoBello solo tiene dos uniformes y no puedo amontonar. Ya que lavo, lavo lo que tenga. Pero como es ropa del día a día, no suele estar manchada, con lo cual pongo el programa rápido de la lavadora. Poniendo la cantidad de detergente y suavizante que indica el fabricante para ropa sin manchas ahorro una barbaridad en producto.

Tender la ropa. Tengo secadora para el invierno, aunque sólo la uso si llueve. De resto, tiendo en la terraza, que con el aire se seca en poco tiempo. Me gusta más cómo queda una toalla en la secadora y no al aire, es más esponjosa, pero me atrae más la idea de ahorrar. Además, la ropa dura más tiempo así, porque la secadora suele debilitarla más rápido.

LA COMPRA DEL MES

compra

Trato de hacer una sola compra al mes y de estirarla lo máximo posible. Con lo cual, si algo se gasta antes de finalizar el mes no suelo volver a comprar, por ejemplo refrescos, zumos y cervezas. Si algo se acaba, hay más cosas para beber y si no agua. Trato de aprovechar todas las ofertas posibles si merecen la pena (contando con el gasto que supone el desplazamiento en coche si es necesario) y de utilizar las promociones 3×2 siempre que puedo. Sobre todo en pañales y artículos de bebé. Además, las marcas blancas son un gran aliado, aunque no siempre la opción más barata. Por eso hay que buscar bien.

Compro congelados controlando los precios. De tres opciones posibles, una de ellas es la más barata aunque me pilla lejos, de camino a casa de mis padres. Por eso, aprovecho el día que voy de visita para pasar por allí y comprar suficientes congelados. Carne, pescado, pollo y marisco. Y voy alternando con pastas y legumbres.

Suelo hacer la comida el día anterior porque MaridoBello con su horario inestable, a veces come en casa, a veces en el trabajo, a veces no se sabe. Entonces suelo preparar la comida, meterla en un tupper y una ración para él en un tupper aparte. Si come en el trabajo se lo lleva y si come aquí, se calienta en casa. De esta forma controlo que todavía queda algo preparado y lo gastamos sin tirar nada. Por ejemplo un día hago macarrones y para el día siguiente queda una pequeña ración. Si él no se la lleva al trabajo la comparto para los dos y la acompañamos con una sopa o ensalada.

Aprovecho todo lo que puedo. Si sobra pollo asado lo aprovecho para una sopa mañana. Si tengo pan duro hago una crema de verduras y lo añado. Si hago carne en salsa y sobra salsa la aprovecho para unos macarrones. Trato de tirar lo menos posible sin hacer guarrerías por ahorrar. Todo lo susceptible de ser reutilizado, se aprovecha.

Igualmente ahora que ya estoy instalada preparo las compotas de frutas de Príncipe en casa en lugar de comprarlas hechas, al igual que haré con los purés de verduras cuando le toque. Por ello, frutas y verduras las compro frescas, lo necesario para cada plato que prepare en una frutería cerca de casa a la que voy a pie. Mi lema es que prefiero ir a comprar lo que necesite, cuando lo necesite, que tener el dinero invertido en la nevera con posibilidad de ponerse malo. Por eso, voy y compro para una ensalada y si mañana se me antoja un potaje vuelvo a ir a comprar para el potaje.

LAS FACTURAS

facturas

Tengo un calendario hecho por mí siempre a mano con la vista previa del mes. De esta forma, si pronto se acerca el pago del seguro del coche o la factura de los teléfonos puedo ver cuánto tiempo queda para eso y juntar el dinero poco a poco. Si pagas 600€ de seguro del coche, no es lo mismo buscar de dónde sacarlo en el último mes que ir guardando a parte 50€ todos los meses, o 20€. Igual no lo reúnes todo, pero ya tienes algo acumulado que poco a poco no se ha ido notando y es menos lo que tienes que poner después para completarlo.

Ahorros. En mi caso tengo una botella de agua vacía (veo una tontería comprar una hucha para ahorrar en ella habiendo miles de envases en casa; gastar para luego ahorrar, no tiene lógica). Poco a poco, durante el año, voy añadiendo monedas de 1€ y 2€ cada vez que tengo, intento añadir algo todas las semanas, y cuando nos damos cuenta, hay una pequeña cantidad ahorrada para imprevistos, vacaciones, regalos, o cualquier necesidad.

Por supuesto, buscar siempre la opción más barata. En el agua, la luz, el coche, los teléfonos… cualquier servicio que tengamos en casa tiene decenas de empresas que se dedican a lo mismo. No veo necesidad de “casarte” con una sola por comodidad cuando pueden haber muchas más opciones y más baratas. Sólo es cuestión de dedicarle tiempo y estar siempre alerta de las nuevas promociones.

REUTILIZAR y APROVECHAR LAS COSAS

reutilizar

Las botellas vacías de refresco las relleno de agua para congelar y hacer hielo o para beber agua fresca. Los tupper de comida china o preparada los reutilizo para cualquier cosa. Los botes de leche vacíos de Príncipe los reutilizo como envase para nuevas cosas.

El mismo gel, champú, desodorante de spray, pasta de dientes para todos. La colonia de Príncipe también para MiMascota y para mí si estoy en casa. Y para la casa como ambientador a veces también.

Las mantas que se estropean o no se usan en verano son ideales para que Príncipe juegue en el suelo. Compro bolsas biodegradables a 1,50€ el paquete de 250 para la comida de MaridoBello en el trabajo y para la papelera del baño.

Sólo es cuestión de pensar un poco las cosas y darle un segundo uso a aquello que ya no nos sirve. Espero que les ayude mi experiencia y les de nuevas ideas que no habían pensado.

Y tú, ¿qué haces para ahorrar en casa?

Anuncios