Útiles de bebé: El carrito…

Al pensar en el carrito que quería para mi hijo busqué información sobre qué es lo que se debe tener en cuenta antes de comprar. Que los frenos funcionen bien incluso empujándolo; que sea fácil de montar y desmontar; que tenga arnés de seguridad para la cintura, entrepierna y hombros; que tenga el tipo de ruedas ideal para el uso que quieras darle: ciudad o montaña; que sea ligero al manejar y práctico…Además de todo esto, yo tenía una lista de cosas en mente que iba buscando.

*Cierre de libro. Hasta el embarazo tenía un coche deportivo que tuvimos que vender con todo el dolor del mundo porque, evidentemente, no podría volver a usarlo. Con lo cual, no tengo coche propio. Pero en el caso de poder comprar uno más adelante, quería un carro que al cerrarlo ocupara lo menos posible y pudiera entrar en cualquier maletero. Además, me parece perfecto el poder tirar hacia arriba para abrirlo o soltarlo y que se pliegue, porque es un gesto que podemos hacer incluso con el bebé en brazos o con una mano ocupada.

*Peso y ligereza. No tengo mucha fuerza para coger peso, además de que lo tengo prohibido por los médicos para no empeorar mis problemas de espalda. Mi excepción es coger a Príncipe. Por tanto, quería un carro lo menos pesado posible, manejable, que pudiera incluso girar y cambiar de dirección con una sola mano, pero sobre todo, que pudiera cogerlo plegado sin sentirlo mucho en la espalda.

*Departamentos para llevar cosas. La cesta de abajo lo más grande posible para llevar bolsas, y bandeja para un biberón o botella de agua.

*Color oscuro. No me importaba que fuera azul o no por tener un bebé varón, es más, no soy nada partidaria del rosa para niñas y el azul para niños, ya que hay un mundo de colores precioso y me encanta lucirlos. Pero sí que quería un color oscuro. Me parecía más relajante, más desapercibido, y sobre todo, menos sucio.

*Barato. No buscaba un regalo, pero sí algo a lo que pudiéramos hacer frente sin dolor. Un precio asequible dentro de lo que nos ofrece el mercado, a poder ser de una marca conocida, y de una buena relación calidad-precio. Por esto mismo, nos negamos a pisar una tienda “de bebés”. Son muy bonitas, pero me eriza el cuerpo ver cómo nos piden dinerales que al menos nosotros no tenemos por cosas que se pueden conseguir por mucho menos. Con lo cual, iríamos a sitios comunes. Carrefour, Alcampo, Toys’R’Us por mirar, y ya si no aparecía nada interesante, ampliar la búsqueda. Por supuesto, me daba totalmente igual que fuera de esta temporada como de hace tres. Busco utilidad y una buena relación calidad-precio, no algo con lo que presumir a la última moda por haber salido al mercado el mes pasado. Como con todo en mi vida, no sigo las modas.

*Sin capazo. Tenía claro que no quería capazo desde un principio. Viendo las patadas de mi Príncipe durante el embarazo, que ya apuntaba maneras, me planteé cuánto tiempo llegaría a usar el capazo. Además, vivimos en una casa pequeña (la actual), con lo necesario, ni más ni menos, con lo cual no podemos tener bultos extras ni estorbos, porque no hay sitio. Por eso, pensé en que podría convertirse en un trasto odioso en poco tiempo y decidí prescindir de él. Por tanto, buscábamos una combinación carrito+maxicosi para el coche.

*Durabilidad. Buscábamos una combinación de carrito+maxicosi que durara lo máximo posible y que aceptara bastante peso del bebé. El dinero no sobra y hay que invertir en algo que dure lo máximo posible. Para recién nacidos existen de grupo 0 (de 0-10kg), 0+ (0-13kg) o 0+1 (0-18kg).

Con todo esto, pensé que tardaríamos meses en encontrar el carrito ideal o que nos aburriríamos y escogeríamos alguno que no cumpliera con todo. Pero me equivoqué. Mirábamos carritos cada vez que ibamos de paseo, no salíamos expresamente a eso, y no tardó mucho en aparecer. En Carrefour estaba mi carrito ideal.

Parecía imposible, pero existe y con todas mis exigencias. Cierre de libro, azul oscuro, ligero, manejable con un dedo incluso con el bebé (y su peso añadido) dentro, con bandejas para el bebé y el conductor y un compartimento para guardar pequeñas cositas, una buena cesta bajo el carrito donde guardar hasta 5kg de peso, carrito+maxicosi, de grupo 0+ (0-13kg) y bonito a simple vista. Sencillo, pero no buscaba lujos. Marca: Graco. Modelo: Mirage Plus. ¿Precio? 129€. Me enamoré.

Era todo lo que íbamos buscando y se vino con nosotros a casa sin pensarlo. A día de hoy y viendo cómo lo trata Príncipe a patadas, estoy contentísima con él.

El único problema que veo a corto plazo, pero creo que hubiera pasado con cualquier maxicosi llegados a este punto, es que creo que Príncipe dejará de usarlo muy pronto. Es un niño largo, y ahora mismo, con sus 8kg de peso (aproximadamente), sentado en el maxicosi, al contrario de la marcha, apoya los pies completamente en el respaldo del sillón. Ya los tirantes del arnés están en la posición más alta posible (tiene dos) y le doy dos meses más para que ya no quepa en él. Si llega. Con lo cual, eso de 0-13kg no se va a cumplir con él al menos en el maxicosi, porque creo que poco tiempo tendremos que buscar otra opción.

Realmente no es problema, ya que hace ya unos dos meses que no usamos el maxicosi en el carro como en la segunda foto, y creo que lo usamos en contadas ocasiones para no despertarle al pasarle al carro. Pero desde que intentó tratar de sentarse sin éxito (a los 3 meses) va en el carrito, bien sujeto, a todas partes. Sólo se usa en el coche, así que si fuera necesario cambiarla no vamos a notarlo mucho en los paseos. Tiempo al tiempo. Iré informando…

NOTA: Por si a alguien le interesara este carrito en concreto, les dejo un vídeo de YouTube donde verán sus características y utilidad más detalladas.

Anuncios