Alimentación complementaria. (II) La fruta

Cuando los cereales sin gluten están totalmente introducidos en la dieta del bebé, es decir, que le sientan bien y los come sin problemas, es momento de pasar a la fruta. Muchas mamás de otra época, por ejemplo mis cuñadas, que sus hijos son más o menos de mi generación (cosa curiosa sí) me han dicho que a ellas en su momento se lo dijeron al revés, primero la fruta y luego el cereal. Incluso, se de quien empezó por las verduras. No se si sea que la cosa ha cambiado o que, como creo, cada pediatra es un mundo, pero este es el ritmo que me ha recomendado la pediatra de mi hijo (cereales a los 4 meses y fruta a los 5), y aunque, como ya he dicho antes, no suelo respetar los tiempos que ella me dice, sino los que marca Príncipe, sí respeto el orden.

Como él tiene perfectamente asimilados los cereales y ya lleva más o menos mes y medio con ellos, llegó el momento de empezar con la fruta. Las primeras que se le deben dar a un bebé son el plátano, la manzana, la pera, la naranja (en zumo) y la papaya (esta me sorprendió). Y el ritmo de introducción en la dieta debe ser de una en una y dejando unos días entre ellas para ver cómo responde el bebé. Me explico.

Podemos empezar por la fruta que queramos de las anteriores, madura, pelada, triturada en compota y a temperatura ambiente, excepto la naranja que se la daremos en zumo. Supongamos que escogemos la manzana como hice yo, así que la pauta a seguir es darle unas cucharadas el primer día a ver cómo le sienta, al segundo otro poco, al tercero otro poco más, siempre respetando la cantidad que desee el bebé sin forzarle. Al cuarto día podemos añadir otra fruta más de las anteriores a la compota, y seguir los mismos pasos.De esta forma damos tiempo a que el bebé se adapte a nuevos sabores poco a poco, y en caso de que alguna le siente mal o le cause alguna alergia, sabremos de cuál se trata. Por lógica, si hasta ahora la pera y manzana le iban bien pero, al introducirla, la naranja le hace daño, debemos consultar con el pediatra para ver qué pasa.La frase nemotécnica que me dijo la pediatra de mi hijo es que “por ahora, las frutas con pelo no, las dejaremos para más tarde”. Con ello se refiere a melocotón, fresa, kiwi… así que es fácil de recordar.
Nosotros estamos en la fase de inicio, llevamos tres días con manzana nada más y por ahora vamos muy bien. Como me despisté y no compré fruta en mi sitio habitual (vienen hermosas), me fui al súper más cercano y compré las compotas que ya vienen preparadas. No me hace mucha ilusión, prefiero hacerlas yo, pero son una opción socorrida. Las que probó Príncipe son las de NaturNes, de Nestlé, y doy mi veredicto de que están muy bien, como las de casa.
Le ha sentado bastante bien y le gusta. No he visto cambios en la caquita ni nada raro, así que estoy contenta con el proceso. Iré informando más.Puedes ver las recetas que le preparo en esta sección del blog.

 
Anuncios