Alimentación complementaria. (I) Los cereales sin gluten

Todos los bebés, en algún momento de sus vidas empiezan a conocer nuevos alimentos. Poco a poco van complementando (o sustituyendo) algunas tomas de leche por algo más. El protocolo a seguir viene marcado por el pediatra, aunque debemos tener en cuenta que se basan en sus propios estudios y valores, con lo cual no esperes que dos pediatras te digan lo mismo.En el caso de Príncipe, que toma leche de fórmula desde el primer momento, me recomendaron empezar con los cereales sin gluten (muy importante) a los 4 meses. Sin embargo, a los 3 meses y medio más o menos darle de comer era toda una odisea. Manotazos al biberón que lo dejaban en el suelo si te descuidabas, seguía con la cabeza a todo ser vivo que se moviera, se embobaba con la tele pero se enfadaba si no estaba puesta… Mi conclusión fue que se había cansado del sabor de la leche. Esta actitud y su interés por vernos sentados en la mesa, abriendo la boca de vez en cuando, me hicieron pensar que buscaba algo más. Por eso decidí introducirle los cereales sin gluten, una pizca, casi nada, en cada biberón. De forma que le volviera a conquistar por tener un sabor nuevo. Y nos ha ido perfectamente.La recomendación que nos dio la pediatra fue clara: introducirlos poco a poco, primero en el biberón de la noche y si le sienta bien, también en la mañana. Si sigue igual de bien, añadimos cereales a todos.

Debo decir que he oído muchas versiones de diferentes pediatras, y llego a la conclusión de que no se quién tiene más razón. Con lo cual yo me basé en la necesidad de mi hijo, y viendo que recibía con gusto un biberón de cereal y rechazaba uno de leche sola, le añadí cereales a todos. Como estaba y está comiendo 210ml, que en leche de fórmula se preparan con 210ml de agua y 7 cacitos rasos de leche, yo le añado desde el principio uno más de cereales, raso también. Y hasta ahora le sienta de maravilla y le encanta.

A las dos semanas más o menos de estar así, decidí introducirle la comida “con cuchara”, porque pensé que sería bueno que se acostumbrara a comer de esta forma también para que no rechazara la fruta cuando llegara su momento. Básicamente, comer de una forma a la que no está acostumbrado (cuchara), una textura que no conoce (más espesa que la leche), una temperatura diferente (al natural o un poco fresca) y un sabor nuevo, pensé que teníamos todos los puntos para ir directos al fracaso. Por eso, empecé a prepararle el biberón de la toma del mediodía, a las 12h o 13h más o menos, dividiéndolo en dos: en 60ml de leche añadirle un cacito raso de cereales y uno de crema de arroz para que espesara un poco y además un biberón de 150ml de solo leche. En un principio nos pringamos los dos de maravilla, pero le gustó. Y bueno, ha ido bien, le gusta, me gusta, y vamos avanzando.

Tan sólo cometí un error que reconocí al segundo día y rectifiqué de golpe: esperar a que pidiera la comida. En caso de comer con cuchara, con mi hijo, jamás debo esperar a que pida, hay que dársela cuando veo que va llegando la hora aunque él no se haya acordado. ¿La razón? Se desespera porque a cucharadas todo es más lento, se enfada y cierra la boca con rabia. Y al final lo pasamos mal sin razón. Así que, ¡lección aprendida!

Desde el primer mes que le cambiamos la leche por ser muy cara y durar muy poco, Príncipe usa la de Hero Baby, y en cuestión de cereales, empezamos también con ellos. Probamos los de Nestlé porque se nos estaban acabando los otros y en la tienda más cercana no había (¡error!), pero no terminó la caja porque le estriñen una barbaridad. Incluso yo noté lo mismo (sí, reconozco que también me como sus papillas). Así que volvimos a lo mismo. Estos son los tres productos de cereales de Hero Baby que ha probado Príncipe hasta ahora. Nos encantan y le sientan muy bien, así que nos quedamos con ellos.

1. Galletas sin gluten (a partir de 4 meses). Al principio en el biberón de la noche le añadía una galleta en lugar de cereales. Se diluyen muy fácil.
2. Cereales sin gluten (a partir de 4 meses). Estos son indispensables en casa. Le añadimos un cacito en cada biberón, y le encanta.
3. Crema de arroz (a partir de 4 meses). En la papilla del mediodía que le damos con cuchara le añadimos además de la leche un cacito de cereales y otro de esta crema.
Anuncios