5 meses

¿Ya? Sí.

Hoy mi pequeño gran hombre está de cumple-mes, y a mi me parece increíble. Y es que casi fue ayer cuando entramos en paritorio, y mira todo el tiempo que ha pasado. Aún así, si lo pienso, me parece una eternidad. 24 horas al día durante 5 meses, no lo han hecho corto, precisamente.

Es un niño muy activo, lo he dicho hasta aburrir. Se recorre la cuna completa impulsándose en los barrotes, se gira en un milisegundo y consigue posturas imposibles dignas de un contorsionista, sobre todo para dormir, que la posición más enredada es la mejor.

Su sonrisa, sus carcajadas, sus conversaciones sin sentido en las que parece contar una historia con todo detalle, sus gestos, su expresividad, su carácter fuerte pero a la vez noble. Todo esto forma un cocktail perfecto al que todos, poco a poco, nos hemos ido amoldando, pero no ha sido fácil.

Aunque nos dicen que es un niño muy bueno y que debemos agradecer su carácter, hay que estar con él las 24 horas del día y comprobar la energía que tiene para decirlo. Es muy tranquilo, se entretiene un rato con cualquier cosa cotidiana (nunca juguetes de bebés, sólo peluches), y se duerme en un laurel, pero recarga pilas enseguida y en media hora como mucho ya está buscando juego otra vez, ya sea solo pero contigo cerca para que le des lo que tira, o pidiendo tu presencia en el juego. Así que sí, podemos admitir que es un niño bueno, nada llorón, pero con una energía inagotable y eso pasa factura. Se pasa el día hablando en su idioma y dando gritos cuando está contento, pataleando el carro con toda su alma (benditos fabricantes, que producto tan bueno) y pegando puñetazos a Winnie The Pooh, que contento estaría el pobre si hablara. Con lo cual, te vuelve loca en un rato con el escándalo que monta (-¡Y la que te espera chata!, +¡Lo sé!) Pero por otro lado, cuando se levanta enfadado no hay quien le tenga al lado porque todo le molesta y todo lo quiere para ya, no tiene espera alguna. Pensando un poco, el niño tiene a quien salir…. (añadir aquí: mirada perdida con mal disimulo), y es que sí, tiene un carácter fuerte.

Sea como sea, le quiero con locura. Poco a poco he aprendido a adaptarme a sus horarios y a entender que su ritmo marca el mío, y que si ahora no puedo ir a orinar, aunque me reviente, ya iré más tarde. Antes no lo entendía así y me frustraba. Lo mío me ha costado.

AVANCES
Como empecé el blog con él ya nacido, no se ha reflejado su avance desde el principio, así que en esta primera entrada sobre su crecimiento diré más o menos todo lo que sabe. ¡Aviso, puede ser largo y poco interesante!

Comida: Ahora mismo come 210ml de leche con cereales sin gluten en todos los biberones, cada 4 horas, 5-6 y 7 si no tiene interés en comer (siempre he dejado que pida él, no obligarle si no quiere). Hasta el domingo su dieta y horario eran: biberón con cereales a las 8h, 60ml de papilla con cuchara y biberón de 150ml de solo leche a las 12h-13h, y de nuevo biberón con cereales a las 18h y 22h. Ayer empezó con la fruta, por la manzana, y como siempre Sr. Murphy nos descontroló el horario. Ahora que iba todo medianamente rodado y que comía a las mismas horas más o menos, llega él y lo chafa.

Talla y peso: En la revisión de los 4 meses pasaba de los 7kg, así que imagino que ya pasa de los 8. Es un niño normal tirando a delgado, pero largo (midió 64cm en esa revisión). De todo lleva talla 6-9 meses, y de algunas tiendas 12 meses. De bodys y peleles normalmente lleva una talla menos que de ropa “de fuera”, pero ya la ha igualado. (Mi tienda de referencia en las tallas es Primark porque es donde más compro, lo que tiene de otros sitios la gran mayoría es regalado).

Ritmo de sueño: Duerme la noche de un tirón desde final de los 3 meses, no se despierta ni para cambio de pañal; come a las 8h, juega un poco y a las 10h vuelve a caer otro ratito. Hace dos siestas durante la tarde.

Aprendizaje y destrezas: Sabe ponerse boca abajo pero no volver boca arriba. Estando boca abajo levanta el culillo como para gatear pero no sabe qué tiene que hacer y se enfada. Intenta sentarse desde los 3 meses. Si le calzamos con almohadas mantiene el equilibrio sentado, pero solo no. Mantiene el peso de la cabeza y la espalda desde los 2 meses, con lo cual, desde ahí le cogemos como a un niño “mayor” digamos, sin ponerle la mano en la espalda. Igualmente, coge cosas desde los 2 meses y medio, cada vez con más facilidad, claro está. Le llaman la atención todo tipo de colores, claros, oscuros, brillantes, y si algo no le interesa por mucho que quieras que juegue con él, con su indiferencia nada más verlo te lo deja claro de entrada.

Tiene muchísima fuerza, es muy bruto y todo lo quiere. Es un pulpo. Incluso cosas que piensas que no cogerá porque no alcanza, sin saber cómo, él llega. Le encanta el ordenador y el teléfono móvil, se emboba viéndolos y trata de cogerlos, aunque por supuesto no se los dejamos tocar.

Gustos: se pasa horas poniéndose y quitándose la chupa, le gusta chupar los tirantes del carro que le sujetan, le gusta estar boca abajo pataleando como si nadara, le gusta beber agua, le gusta la fruta y parece que será bueno para comer de todo, se entretiene muchísimo con un plástico cualquiera, como el paquete de toallitas.

Marcas: aunque no sea importante, lo digo por si interesa. Utiliza pocas cosas de marca. Pañales Carrefour (los mejores que he encontrado). Chupetes Chicco. Biberones, tetinas y esterilizador Suavinex. Champú-gel Mustela. Hidratante Johnson&Johnson. Crema de pañal Mitosyl y Mustela. Comida: hasta ahora todo HeroBaby, nos encanta y ahí seguiremos. Ropa, la mayoría de Primark; tiene cosas de otros sitios pero regaladas, ejemplo Charanga, que tiene bastante.

Y bueno, siento que fuera un poco largo y aburrido de leer, pero de nada me servía reseñar sólo el quinto mes si no había hablado de los anteriores. Prometo que los siguientes serán más cortos.

Anuncios